Está navegando en la edición del Jueves 7 de Febrero del 2013. Para volver a la versión actual presione aquí.

Panorama

ACTIVIDAD COMERCIAL

Otorgan poder al Mici para cerrar los bares y cantinas

La nueva Ley No. 2 de 2013 aumenta las multas hasta $50 mil a los locales que incumplan con los avisos de operaciones y de venta de licor.

07/02/2013 - Unos 2 mil 300 locales que venden bebidas alcohólicas en el país y que fueron detectados con irregularidades durante inspecciones del Ministerio de Comercio e Industria (Mici) en 2012, serán los primeros negocios que inspeccionarán bajo la nueva Ley No. 2 de febrero de 2013.

Se trata de una nueva norma que modificó la Ley No. 5 de 2007, que regula las empresas cuya actividad principal es el expendio de licor.

Esta legislación fue ratificada ayer por el Presidente de la República y publicada en la Gaceta Oficial.

Con esta norma se le otorgó al Mici la facultad para practicar inspecciones, ordenar sanciones, y hasta cerrar aquellos locales comerciales que no cuenten con los permisos para la venta de bebidas alcohólicas.

Este ministerio anteriormente no podía cerrar los negocios, ya que esa responsabilidad correspondía a las alcaldías.

Virgilio Sousa, director Nacional de Comercio del Mici, explicó que con esta medida los negocios que se dediquen a la venta de bebidas alcohólicas, especialmente aquellos que han generado sus avisos de operación sin verificar la zonificación o área residencial, serán sancionados.

En 2012, el Mici auditó 2 mil 500 negocios en el país de los cuales 2 mil 300 registraron problemas con los permisos de operaciones, entre ellos bares, cantinas, parrillas, billares y restaurantes que funcionaban sin permiso para la venta de licor. Las sanciones para los negocios que infringen la ley es de $500 hasta $50 mil, cuando antes era de $50 a $10 mil.

El director nacional de Comercio indicó que aquellos locales que no cumplan con las medidas establecidas de abrir un negocio de expendio de licor a menos de 500 metros de distancia de escuelas, iglesias y hospitales (tal como lo establece la Ley No. 55 de 1973) también serán sancionados.

Otra facultad que se otorga a la institución es que podrá remitir al Ministerio Público los casos de aquellos empresarios que han generado aviso de operación con información falsa. La ley establece que ahora el aviso de operación será considerado una declaración jurada.

Desde 2007, cuando se creó Panamá Emprende, se han expedido en el país unos 9 mil 298 avisos de operaciones con permisos de expendio de licores.

Hay que denunciar

El Mici solicitó a los alcaldes y a la población que denuncie aquellos locales como bares, cantinas, parrillas o grill , casinos y hasta billares que venden licor y que atentan contra la moral, la paz colectiva y el orden público en las comunidades.

De lo que va de este año se han inspeccionado 100 negocios, y es en San Miguelito, así como en el sector este de la capital, donde más casos de parrillas y cevicherías han encontrado sin permisos para vender licor.

Sousa explicó que hubo casos de negocios que expidieron sus permisos de operaciones como parrillas y cevicherías, y han quedado operando como bares y cantinas.

Para Benjamín Sánchez, un jubilado residente en Betania, es buena la idea de sancionar a los negocios que venden licor sin permiso, ya que atentan contra la paz de la comunidad.

Sánchez considera que por el escándalo que emiten, estos locales deben ser regulados por las autoridades.

opinión ciudadana

En el distrito de San Miguelito, el Mici detectó el año pasado 200 negocios que vendían licor sin los permisos respectivos. También locales que proliferaban en cada esquina, sin considerar que deben conservar su distancia de 500 metros de escuelas, iglesias y hospitales, como dicta la ley.

Por ejemplo, en la parte de abajo de la Gran Estación hay prostíbulos, cantinas y bares que operan cerca de institutos técnicos.

Mientras que en la entrada de El Martillo, un bar abre sus puertas a la par que una capilla católica que ofrece una misa a las 6:00 p.m.

Damaris Gittens, que reside al lado de la capilla Santa Rosa, señala que la medida de sancionar los locales que están cerca de los centros religiosos, escuelas y hospitales debe cumplirse por el bien de la comunidad.

Según Gittens, en la misma calle donde ella reside funcionan dos bares, y aunque no ha escuchado aún escándalos ni peleas, piensa que sí deben ser fiscalizados por las autoridades.

El alcalde de San Miguelito, Héctor Valdés Carrasquilla, aseguró estar consciente de sus facultades y opinó que entre más instituciones supervisen estos negocios, será mejor para las comunidades vecinas.

Para Carrasquilla, la proliferación de estos negocios es culpa de Panamá Emprende, ya que desde este portal cualquier persona pueden obtener un aviso de operación y empezar su negocio.

AVISOS DE OPERACIONES

28,758

Cantidad de avisos de operaciones dados el año pasado.

28,258

Permisos de operaciones que se otorgaron en 2011.

5,000

Son los avisos de operaciones dados para el expendio de licor.


[email protected]
Hace 1 ao

Claro que sí, que cierren estos bares y cantinas que no cumplen con las leyes y que les impongan grandes multas para ver si así aprenden. Y también por otro lado hay quienes abren dizque parrilladas y son burdas cantinas, duro con ellos.

Eduardo
Hace 1 ao

Le van a tumbar el negocio a los alcaldes, bueno ni tanto, porque igual seguirán cobrando coimas por permitir cantinas y "parrilladas", todo el pais es una gran cantina
Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

EDICIONES ANTERIORES