Está navegando en la edición del Lunes 1 de Julio del 2013. Para volver a la versión actual presione aquí.

Panorama

ESPIONAJE. se complica la trama del EXPERTO INFORMÁTICO DE EU.

El pasajero invisible

Edward Snowden se convierte en un dolor de cabeza cada vez más complicado para Estados Unidos. Mientras, fugitivo, él define su destino.

¿DÓNDE ESTÁ? El rastro Snowden se perdió en el aeropuerto de Sheremetyevo, Moscú. Ecuador o Venezuela podrían darle asilo, mientras que Estados Unidos lo reclama. AP

01/07/2013 - Un fantasma recorre el mundo. No es el comunismo. Es Edward Snowden.

El caso del exasesor informático que trabajó para la Agencia Central de Inteligencia (CIA) y para un contratista de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) de Estados Unidos (EU), sigue complicándose a cada minuto.

La revelación del semanario alemán Der Spiegel basada en nueva información facilitada por Snowden, de que Washington infiltró los sistemas informáticos de la sede estadounidense de la Unión Europea y perpetró ataques cibernéticos a Bruselas, ha desatado la indignación entre altos estamentos políticos europeos, y EU se ha apresurado a asegurar que investigará las denuncias sin dar mayores explicaciones.

Pero el rastro del hombre que hizo público el vasto programa de interceptación de comunicaciones privadas Prism del Gobierno estadounidense se diluye cada vez más.

Snowden ha borrado sus huellas de los sistemas informáticos, datos personales, perfiles, contactos. Ya no es claro si alguna vez uso redes como Twitter o Facebook. Julian Assange, el sitiado director de Wikileaks, ha dicho que hay más información filtrada por Snowden y que esta se va a hacer pública, aun si a este le sucede algo, porque toda quedó, debidamente encriptada, en manos de personas que la pueden divulgar en cualquier momento.

EU lo busca, dice que tiene que comparecer ante la justicia, ha amenazado con tomar fuertes medidas contra los países que han mostrado interés en darle refugio, pero Snowden, hasta el momento de escribir estas líneas, no aparece. El padre de Snowden ha pedido que se entregue, pero ha planteado condiciones al Gobierno estadounidense para que se le respeten ciertas garantías.

Rusia, su último paradero conocido luego de su escape de Hong Kong, asegura que no lo puede extraditar porque no existe un tratado de extradición entre ese país y EU, pero asegura que “debe encontrarse” en algún lugar de la zona de tránsito internacional del aeropuerto de Sheremetyevo, el segundo en importancia de la capital rusa.

“Yo no creo que sea un héroe ni un traidor”, ha dicho el expresidente estadounidense Jimmy Carter al periodista Andrés Oppenheimer, “pero es una persona que violó su compromiso oficial y legal de mantener secreto el trabajo confidencial que hacía”.

Pero Carter admite al mismo tiempo que “la intrusión en los asuntos privados de los estadounidenses, y en particular de los extranjeros a quienes hemos intervenido llamadas telefónicas y correos electrónicos, ha sido excesiva”.

Simon Tisdall es subdirector y columnista de asuntos exteriores del diario británico The Guardian, y trabajó como corresponsal de la Casa Blanca. Tisdall muestra cómo EU se encuentra contra las cuerdas en el caso del fugitivo.

“La Casa Blanca está furiosa por la falta de cooperación que ha recibido. Pero no se le ha ocurrido que a lo mejor no solo los rusos y los chinos, sino también que a los suaves europeos liberales y al resto de los países neutrales tampoco les gusta la idea de ser espiados por una agencia transnacional fuera de control más allá del alcance de la ley, cualquier ley y en cualquier lugar”, dice.

“Obama y Kerry pueden hablar de seguridad hasta que pierden la señal. En este momento, el resto del mundo está hablando de la soberanía, la privacidad y los derechos individuales. Y disfrutando del momento en que el gran imperio está recibiendo los golpes”, añade.

¿En las manos de Correa?

Un avión repleto de periodistas se quedó esperando a Edward Snowden el pasado 23 de junio. El experto informático se quedó en el camino, en Moscú, a la espera de que algún país, como Ecuador, le dé asilo. Y el presidente Rafael Correa lo está considerando. “Al menos merece que se considere el asilo muy seriamente. Si bien pudo haber roto leyes norteamericanas, soy muy respetuoso con otro país y con sus normas, y creo que alguien que rompe la ley tiene que asumir sus responsabilidades, pero también creemos en los derechos humanos y su debido proceso y en la legitimidad de la acción”, le dijo Correa a la agencia AP el domingo.

Correa admitió que un funcionario consular le dio por su cuenta a Snowden un salvoconducto ecuatoriano para salir de Hong Kong, pero dijo que aquello había sido un “grave error” y que será sancionado por ello.

 

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A. Nos reservamos el derecho de editar y/o eliminar comentarios por:

  • Salirse del tema que trata la nota.
  • Postear enlaces (links) a otras páginas.
  • Promover servicios o páginas web.
  • Insultar a otros foristas.
  • Hacerse pasar por otro forista.
  • Usar obscenidades en sus comentarios.

EDICIONES ANTERIORES