Está navegando en la edición del Viernes 15 de Febrero del 2013. Para volver a la versión actual presione aquí.

Panorama

SENADORA COLOMBIANA, ACUSADA EN ESCÁNDALO DE PARAPOLÍTICA

Piedad Zuccardi está en Panamá

La embajadora de Colombia en Panamá, Ángela Benedetti, dijo que la dirigente llegó el sábado por la noche, según se lo confirmó Migración.

15/02/2013 - Piedad Zuccardi, la parlamentaria colombiana sobre la que desde el miércoles pesa una orden de captura por supuestos nexos con la parapolítica, está en Panamá.

El senador y presidente del partido de la U, Aurelio Irragori, lo confirmó a medios colombianos, echando por tierra las versiones que señalaban que Zuccardi estaba en Costa Rica a sabiendas de que se emitiría la orden de captura en su contra.

El presidente de la U, partido al que pertenece Zuccardi, indicó que ella estuvo en Costa Rica para acudir al matrimonio de un sobrino, pero que fue en Panamá donde se enteró de la orden de captura emitida en su contra por la Sala Penal de la Corte.

Ángela Benedetti, embajadora de Colombia en Panamá, también confirmó la presencia de Zuccardi en Panamá. “Llegó el sábado en la noche. Ya hablé con Migración y me dijeron que era cierto”, dijo a este diario.

La embajadora aseguró no saber dónde está hospedada Zuccardi. Sin embargo, añadió que la senadora tiene familiares que viven en Panamá, entre ellos Carlos García Romero, uno de los hermanos de su esposo.

Irragori adelantó que el martes próximo Zuccardi llegará a Colombia a entregarse a la justicia. “Llegará a entregarse a la fiscalía (...) todos tenemos la esperanza de que eso avance rápidamente y que la justicia haga los señalamientos que le corresponda hacer”, dijo.

Ayer en la tarde, la propia Zuccardi confirmó mediante un comunicado que la orden de captura la “sorprendió”, pero que “en unos escasos días” volverá a Colombia, de donde salió a un viaje programado con anticipación, “con la convicción de que la Corte declarará que no tuve ningún vínculo con grupos ilegales”.

Cuando se entregue, Zuccardi deberá rendir indagatoria y defenderse de los señalamientos en su contra por supuestos vínculos con integrantes de las Autodefensas Colombianas. Ella está señalada en una investigación que empezó en 2009 por supuestamente haberse reunido con paramilitares y buscado el apoyo electoral de ese grupo armado ilegal.

Tras rendir indagatoria, las autoridades determinarán si le conceden libertad provisional o si le dictan medida de aseguramiento.

UN POCO DE HISTORIA

La carrera política de Zuccardi empezó en 1998 cuando alcanzó una curul en el Senado por el Partido Liberal, pero desde hace unos años pertenece a la U, desde donde se alineó con el expresidente Álvaro Uribe. Se ha reelegido tres veces y es una de las figuras más visibles de la U en el departamento de Bolívar. Es incluso, según la revista Semana, considerada una “baronesa electoral”.

Zuccardi es esposa del exsenador Juan J. García Romero, destituido en 2007 y condenado a prisión por apropiarse de recursos del Estado. Y Álvaro García Romero, hermano de su esposo, fue condenado a 40 años de prisión por la masacre de Macayepo, que según medios colombianos dejó al menos 200 familias desplazadas y 15 campesinos muertos violentamente a manos de los paramilitares.

Ahora Zuccardi se enfrenta a una orden de captura que revive el proceso de la parapolítica, que ya tiene procesados o presos a más de 60 exparlamentarios.

Falta de información y cautela en Panamá

El vicepresidente del Partido Popular (PP), Aníbal Culiolis, opinó que, aunque históricamente Panamá ha estado a favor del asilo por razones políticas o humanitarias, el caso de la senadora Piedad Zuccardi es diferente y no aplica.

Consideró que si Zuccardi pide asilo a Panamá se le debe negar, porque el hecho de que las instancias judiciales colombianas acogieran la solicitud de la Corte de ordenar su detención, demuestra que hay fundamentos para esa decisión.

“Panamá no puede ser santuario de personas como Zuccardi, a quien se le está vinculando con grupos irregulares financiados por el narcotráfico”, expresó.

Por su parte, el diputado panameñista Alcibiades Vásquez destacó que si bien es cierto el derecho internacional obliga al país a respetar normas en materia de derechos humanos, “también es cierto que somos signatarios de convenios relacionados con la corrupción”.

“Le tocará a Colombia demostrar las pruebas concretas de los delitos en los que haya incurrido Zuccardi y al Gobierno nacional definir la línea a seguir”, indicó.

Este diario consultó ayer al Servicio Nacional de Migración sobre la supuesta presencia de la senadora en Panamá, pero no hubo respuesta.

En tanto, la Cancillería informó que hasta ayer no había recibido petición oficial de Colombia para la detención de Zuccardi, ni ella había gestionado protección ante Panamá.

A su vez, el Ministerio Público explicó que una solicitud de arresto por parte de Colombia debe ser tramitada a través de la Cancillería y, por ende, en las fiscalías no reposa ningún documento sobre el caso.

Al mismo tiempo, la Dirección de Investigación Judicial confirmó que la oficina de Interpol-Panamá tampoco había recibido hasta ayer ninguna petición para la detención de la congresista colombiana.

Isidro Rodríguez

Juan Manuel Díaz C.


john powers
Hace 1 ao

veran al fin,mejor calladitos,mulino no necesita ya municiones para defender el discurso.voy a llevar esto en recuerdo para cuando mulino aplique sancion en cuanto soporte financiero del narcotrafico al supuesto honorable diputado,mejor calladitos.aplicate mulino.

Fer
Hace 1 ao

bienvenida, esperamos a santos pronto. es el momento de expedir la ricarvisa para ella y todos los que delincan, creo que asi pronto el tendra asilo donde le convenga.

EZE
Hace 1 ao

otra basura colombiana, hasta cuándo van a tener a panamá como clocaca...que valla a su país y de la cara, vieja peliteñida, vividora.
Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

EDICIONES ANTERIORES