Está navegando en la edición del Jueves 20 de Diciembre del 2012. Para volver a la versión actual presione aquí.

Panorama

SALARIOS. INVERSIÓN EN EL DEPORTE.

Por amor al arte... y al dinero

En los últimos años, los salarios de los deportistas se han incrementado paulatinamente, y alcanzado cifras astronómicas.

LUIS BURÓN-BARAHONA
lburon@prensa.com

20/12/2012 - La caída del boxeador filipino Manny Pacquiao ante el mexicano Rafael Márquez en el sexto asalto, el pasado 10 de diciembre, movió mucho dinero.

Además de lo recaudado en entradas, patrocinadores y derechos televisivos, la sorpresiva derrota del asiático significó un movimiento considerable en las distintas casas de apuesta.

Sin embargo, uno de los más beneficiados fue el propio Pacquiao, a quien, mientras recibía el conteo del árbitro con su rostro en el suelo del tinglado, se le acreditaban 25 millones de dólares en su cuenta bancaria.

Es decir, el filipino ganó 1.38 millón de dólares por cada minuto de los 16 que duró el pleito. Si el combate hubiese terminado antes, este promedio pudo ser más exagerado, ya que la bolsa no dependía del resultado final ni de su duración.

De acuerdo a la revista económica Forbes, Pacquiao, que también se desempeña como senador en Filipinas, ha amasado 158 millones de dólares en los últimos cuatro años en los que ha sostenido nueve peleas.

DANZA DE LOS MILLONES

Los astronómicos salarios de los deportistas de alto nivel no se limitan al boxeo, y en los últimos años varias disciplinas han disparado su rango de contratación.

En 2011, según la cadena deportiva ESPN, el beisbolista dominicano Albert Pujols firmó un contrato con los Angelinos de Anaheim, en las Grandes Ligas, por 10 años y 254 millones de dólares.

Es decir, el quisqueyano, desde abril del año pasado, gana 48 dólares por cada minuto que pasa del día.

Contrato parecido tendrá el toletero Josh Hamilton, quien, con la misma organización, sumará a su cuenta bancaria 47 dólares por cada minuto de los próximos cinco años, con su fichaje por 125 millones de dólares.

Estas enormes inversiones son retribuidas con los derechos televisivos, los que Anaheim le vendió a Fox por 3 mil millones de dólares por los próximos 20 años.

Sin embargo, el contrato más jugoso de las mayores lo tiene Alex Rodríguez, con los Yankees de Nueva York, por 275 millones desde 2008 hasta 2017, o el equivalente a 52 dólares por cada minuto de esos 10 años.

Los equipos disponen pagar estas cifras, a pesar de sobrepasar los límites que imponen las Mayores. Por ejemplo, este año, los Yankees desembolsaron casi 20 millones de dólares en impuestos a las Grandes Ligas por superar el tope de 178 millones de dólares en salarios.

En el fútbol también se dan elevadas relaciones contractuales, como la que mantiene el camerunés Samuel Eto´o con el club ruso Anzhi Makhachkala, por 85.5 millones de dólares por tres años, reveló el diario inglés The Guardian.

El jugador africano recibe un promedio de 54 dólares por minuto entre 2011 y 2014.

En el baloncesto de la NBA, Kobe Bryant es uno de los jugadores con mejor salario, con un contrato por 90 millones de dólares por tres años con los Lakers de Los Ángeles.

El camino de los panameños

El sueño de los niños panameños que comienzan a practicar algún deporte es irse a jugar al extranjero. Una de las principales razones por las que siempre miran hacia afuera es la de los bajos salarios en el istmo. En el boxeo, un púgil local que defienda el título recibe entre mil y mil 500 dólares por pelea.

El panameño Anselmo Moreno, quien hace semanas perdió ante Abner Mares, obtuvo cerca de 350 mil dólares en Los Ángeles, Estados Unidos.

En el béisbol nacional hay jugadores que ganan 500 dólares al mes, mientras que un promedio alto es de 3 mil dólares mensuales.

El coclesano Carlos Lee, que juega en las Grandes Ligas, recién cumplió un contrato por seis años y 100 millones de dólares.

En el caso del fútbol istmeño, el salario promedio es de 700 dólares, mientras que los más altos rondan los 3 mil dólares al mes.

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

EDICIONES ANTERIORES