Está navegando en la edición del Lunes 24 de Diciembre del 2012. Para volver a la versión actual presione aquí.

Panorama

EDUCACIÓN SUPERIOR DEL PAÍS

Radiografía del arduo proceso de acreditación

Este año 13 casas de estudios superiores lograron acreditarse oficialmente, mientras otras 14 están en busca de alcanzar ese objetivo.

24/12/2012 - El proceso de acreditación en la educación superior, que se inició este año, fue difícil para algunas universidades. Para otras solamente fue un trámite más.

Sin embargo, para las autoridades de Educación era una etapa que no se podía postergar, ya que Panamá tenía un atraso de 15 años, comparado con otros países como Colombia, Costa Rica, Chile, Guatemala y El Salvador, entre otros.

Tras un año de estar en marcha este proceso, la secretaria ejecutiva del Consejo Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria de Panamá (Coneaupa), Mariana de McPherson, tiene su opinión: “en la educación superior no había casi ningún control para crear universidades, y a raíz de este proceso de transformación estas tuvieron que hacer cambios a sus estructuras y planes de estudio”.

La preocupación en Coneaupa no era para menos, ya que a principios de este año se encontraron con universidades “fantasmas”, y otras con estructuras no aptas para impartir clases.

Incluso cuando comenzó el proceso dicho organismo se encontró con que el Ministerio de Comercio e Industrias (Mici) había aprobado 144 permisos de operación para casas de estudios superiores. No obstante, cuando hicieron fiscalización y compendio se percataron de que físicamente había menos de 40 universidades, dijo de McPherson

Pero el balance hasta esta semana es “alentador” para los funcionarios de Coneaupa. De un total de 27 universidades que deben acreditarse, lo han hecho 13, siete no lo lograron, dos están a la espera de que salga la resolución en Gaceta Oficial y otras cinco aguardan a que Coneaupa les apruebe o no la acreditación (vea gráfico).

Aunque su cierre no está directamente ligado con la acreditación, este año a seis universidades se les canceló el permiso de operación por varios motivos, entre ellos: promocionar carreras que no estaban aprobadas.

Las universidades cerradas fueron: Paladium University, Delfy University, Universidad de La Paz, Instituto Tecnológico y Estudios Superiores de Monterrey, Universidad Metropolitana de Panamá e International University.

Además, había otras 10 casas de estudios superiores que no estaban obligadas a participar de esa fase este año, por tener menos de seis años de funcionamiento. Las 27 universidades que participan de este proceso tenían más de seis años de operar.

Por otro lado, las universidades que no lograron su acreditación tienen hasta un año para obtener ese objetivo, de lo contrario deberán cerrar. Y la acreditación, de acuerdo con Coneaupa, tiene una vigencia de seis años.

Es decir cada seis años las casas de estudios superiores deberán llevar cabo este proceso que consta de tres fases. En la primera, las universidades entregan un informe de autoevaluación en el que exponen sus virtudes y defectos; después de allí son evaluados por un grupo de expertos internacionales que levantan un informe, y por último Coneaupa analiza ese informe de pares externos y decide si acredita o no a la universidad.

NUEVAS REGLAS

Una de las principales observaciones, tanto de Coneaupa como del Ministerio de Educación (Meduca), fue que la educación superior se estaba volviendo un negocio.

En ese momento las autoridades educativas se dieron cuenta de que había un vacío legal para la creación de las universidades, ya que desde el Mici se podían expedir permisos de operación a sociedades para establecer centros de enseñanza superior sin contar con el aval o la autorización del Meduca.

Sin embargo, ahora cambiaron las reglas para establecer una casa de estudios superiores. Por ejemplo, deben entregar al Meduca las carreras que impartirán, junto con un estudio de diagnóstico de mercado, la planta docente, la infraestructura física y la sostenibilidad económica, entre otros detalles de carácter administrativo.

Toda esa documentación debe llegar a la comisión técnica de fiscalización, formada por las cinco universidades públicas del país: la Universidad de Panamá, la Universidad Tecnológica de Panamá, la Universidad Autónoma de Chiriquí, la Universidad Especializada de las Américas y la Universidad Marítima de Panamá.

Luego de que la comisión revisa toda la información, debe preparar un informe y enviarlo a Coneaupa para su evaluación. Este, a su vez, recomendará al Meduca otorgar una autorización de funcionamiento provisional a la institución educativa.

Finalmente, toda sociedad que desee crear una universidad tiene que contar con el permiso de operación del Meduca para entonces pedir el permiso de operación al Mici. Para que todo esto sucediera, el Meduca y el Mici llegaron a un acuerdo, ya que ambas entidades sabían que algo no andaba bien en el sistema.

La ministra de Educación, Lucy Molinar, considera que este proceso no debe ser algo de un solo gobierno y señala que hará todo lo posible porque se mantenga.

“Había que poner la educación superior en orden y esta era la manera de hacerlo”, plantea la ministra.

LOS GARANTES

La acreditación no fue gratis para la casas de estudios superiores; algunas tuvieron que gastar entre $5 mil y $35 mil.

Parte de ese dinero se destinó al pago de pasajes y viáticos de 230 expertos internacionales conocidos como pares externos que se encargaron de evaluar todas las universidades. Pero también hubo un grupo de garantes nacionales, muchos de ellos empresarios, que dio fe al proceso, sin cobrar.

Entre ellos, los empresarios Roberto Motta y Juan Carlos Planells, así como el economista Felipe Argote.

Para Planells, la acreditación se requería en Panamá, pero cree que hay que modificar varios aspectos, como que en Coneuapa no hay representación del sector empresarial, cuando es específicamente este grupo el que contrata a los egresados de las universidades.

También cuestionó que Coneaupa esté controlado por miembros del gobierno, lo que hace que de una u otra forma se “politice el proceso”. Además, criticó que en ese organismo haya universidades que también deben ser acreditadas, es decir, son juez y parte en el proceso.

Por su parte, Argote y Motta consideran que este año se ha dado un gran paso pero falta “bastante”.

Ambos esperan que las próximas administraciones continúen con la depuración de las universidades que imparten clases desde “garajes”.

Acreditación, un proceso necesario

Para Ricaurte Martínez, presidente de la Asociación de Universidades Privadas del país, la acreditación en un principio fue complicada para algunas casas de estudios superiores, ya que no estaban acostumbras al proceso. “Costó en un principio, pero era necesario para mejorar la calidad de la educación que se imparte en nuestro sistema”, indicó Martínez. Para el presidente de esta agrupación, los 45 mil alumnos que reciben clases en universidades particulares se beneficiarán con estos cambios.

Por su parte, el rector de la Universidad de Panamá, Gustavo García de Paredes, mencionó que en los próximos 10 años habrá cambios importantes en la educación superior con la acreditación, debido a que este proceso implica mejorar los planes de estudio e infraestructuras.

Además, cree que con la acreditación muchas universidades adquirirán prestigio internacional, pues eso ayudará en la validación de los títulos panameños en el exterior. “Sabemos que hay cosas por mejorar, pero ya empezamos”, acotó.


JulioEnrique
Hace 2 aos

No se quien podria confiar en una universidad que se llame "Paladium University"? suena a nombre de discoteca.

ernesto07
Hace 2 aos

no eran universidades, eran fraudes, bastante evidentes por lo demás. una combinación de capitalismo lumpem, complicidad polìtica (cuantos políticos lucran con el 'negocio'?) y el típico juegavivo de los 'estudiantes', ha producido otra manifestación del facilismo que evita el estudio y el esfuerzo real como criterio.

akemi 5
Hace 2 aos

El sector educativo y universitario está dando grandes cambios para mejor la calidad de enseñanzas; además de construir nuevas escuelas y contratar más educadores.

akemi 5
Hace 2 aos

Excelente gestión, para regular y tener mejores métodos para crear nuevas universidades o centros de enseñanzas bien capacitados, con expelentes planes de estudios.

camilos
Hace 2 aos

"Una de las principales observaciones, tanto de Coneaupa como del Ministerio de Educación (Meduca), fue que la educación superior se estaba volviendo un negocio". ¡Tremendo descubrimiento! Descubrieron el agua tibia. Hoy todo es negocio, Sancho, pues la codicia rompe el saco. Lo dejo de ese tamaño.

Mi verdad
Hace 2 aos

Esta noticia merece que se apauda la gestión del ministerio. Lo que hay que exiir hora es excelencia y rigor educativo.
Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

EDICIONES ANTERIORES