Está navegando en la edición del Sabado 6 de Abril del 2013. Para volver a la versión actual presione aquí.

Panorama

VIOLENCIA Y CRIMINALIDAD

Vinieron a vivir en Panamá y fueron asesinados

Sin incluir las víctimas de sicarios por el narcotráfico, 11 extranjeros han sido asesinados desde el año 2007.

ACUSADA. Debra Ann Ridgley fue procesada por el homicidio de Toni Grossi, en 2007, y absuelta dos años después por un jurado de conciencia. LA PRENSA/Archivo

06/04/2013 - En 2003, cinco años después de la muerte de su esposo, un exitoso banquero de Nueva York, la estadounidense Toni Grossi Abrams decidió radicarse en Panamá y vivir los últimos años de vida.

Aunque sus amigos de los más altos círculos sociales de Staten Island le aconsejaron que no lo hiciera, Grossi insistió en su proyecto y al poco tiempo puso en marcha una serie de negocios que le dieron estabilidad durante varios años.

En 2007, con 59 años de edad, daba su mayor esfuerzo en la reparación y acondicionamiento de tres lujosos apartamentos en El Cangrejo, con miras a convertirlos en una suerte de resort médico para la recuperación de pacientes de cirugías.

Una de sus primeras clientas fue Debra Ann Ridgley, otra estadounidense que se había sometido a un bypass gástrico.

Ambas mujeres firmaron un contrato el 1 de abril de 2007 y nueve días más tarde el cadáver de Grossi fue hallado en un lote baldío de Río Abajo, mutilado y quemado, dentro de una maleta.

Ridgley fue acusada por el crimen junto a los colombianos Camilo Castro y Didier Osorio García.

Nunca se supo con detalle cuál fue el móvil del hecho. Unos dijeron que el motivo fue una discusión por dinero; otros se refirieron a problemas sentimentales en los que estuvieron vinculados Castro y Osorio.

Al final, Ridgley fue encarcelada, mientras que Castro y Osorio huyeron del país y aún están prófugos.

Dos años después del homicidio, Ridgley fue hallada inocente por un jurado de conciencia, y volvió a su país.

Ola de crímenes

El crimen de Toni Grossi Abrams marcó el inicio de una serie de asesinatos de ciudadanos extranjeros, que hasta ahora suman 11 víctimas, siete de ellas estadounidenses, dos españolas, una francesa y una canadiense.

Ninguno de los casos tuvo vinculación, pero todas las víctimas coincidían en el hecho de que vinieron a Panamá para retirarse, y fueron asesinadas en el intento.

La cifra no incluye a las víctimas de sicarios relacionadas con el narcotráfico, la mayoría de cuyos procesos no ha sido esclarecida.

El crimen más reciente es el del canadiense Ed Moynan, visto con vida por última vez en Coronado el 8 de noviembre de 2012, y cuyos restos fueron hallados dentro de una maleta en el Parque Nacional Cerro Campana, en Capira, el 28 de febrero de este año.

El hecho es investigado por la Unidad de Homicidios de la Fiscalía Auxiliar, y hasta ahora no hay detenidos.

Unos meses antes de este caso, el 13 de diciembre de 2012, los españoles José Antonio Perdomo Cebrián y Miguel Untiedt fueron asesinados a tiros en una finca situada en la comunidad de Juan Gallegos, en la costa arriba de Colón, tras discutir con unos cazadores furtivos y matar al perro de uno de estos.

Por este homicidio hay tres detenidos, que son investigados por la Fiscalía Primera Superior.

Asesino múltiple

Pero el caso de homicidios de extranjeros que más ha llamado la atención de la opinión pública en los últimos años es el de los estadounidenses Cheryl Hugues, Bo Icelar, Michael Watson Brown, su hijo Watson y su esposa Manchitha Nankratoke.

Todas estas personas fueron asesinadas en Bocas del Toro entre 2007 y 2009, hechos por los que se sindica a los también ciudadanos estadounidenses William Dathan Holbert, alias Wild Bill, y su pareja Laura Reese, detenidos en 2010.

El propósito fue despojarlos de sus propiedades.

Este proceso está pendiente en la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia, que debe decidir si acumula todos los casos en un solo expediente.

Luego, el Tribunal Superior de Chiriquí y Bocas del Toro debe decidir si llama a juicio o no a la pareja.

Finalmente, los últimos dos casos documentados desde 2007 son los del francés Jean Pierre Bouahard, cuyo cadáver fue localizado el 4 de febrero de 2011; y el del estadounidense Don North, desaparecido desde enero de ese mismo año. El móvil de estos crímenes era despojarlos de sus embarcaciones.

El cuerpo de Bouahard fue hallado atado a un ancla en Portobelo, Colón, mientras que los restos de North no ha sido encontrados.

Por ambos casos es acusado el ciudadano español Javier Martin.

La Fiscalía Tercera Superior pidió el llamamiento a juicio de Martin en 2012, por el crimen del francés, y el Segundo Tribunal está pendiente de resolver una acumulación de ambos casos.

Los dos casos más notorios de la década de 1990

Los asesinatos del japonés Takashi Ota y del suizo Hans Jorg Bosch, dos empresarios radicados en Panamá, fueron los casos más notorios de la década de 1990.

Ota, un alto ejecutivo de la empresa Citizen, fue secuestrado en marzo de 1992 y su cadáver fue hallado varios días después en Chepo.

Por su rescate, la empresa pagó $650 mil.

El Segundo Tribunal condenó en 1994 a los hermanos peruanos de ascendencia china Héctor, Humberto y Horacio Chang Wong; y al panameño Stephen De Castro.

Héctor Chang Wong pagó 12 años de prisión, mientras que sus dos hermanos cumplen 20 años desde 2000, cuando fueron extraditados desde Nicaragua. De Castro cumplió 6 años.

En tanto, Bosch, un alto directivo del banco UBS S.A. de Panamá, desapareció el 13 de agosto de 1998.

Sus captores pidieron $30 millones por su liberación, pero luego bajaron a $5 millones. Por este caso fueron señalados el empresario Marc Harris y el abogado Gilberto Boutin, a quienes nunca se les probó nada.

En 2001 fue hallada una osamenta en Cerro Azul y en 2004 se determinó por pruebas de ADN que era de Bosch. Sin embargo, en 2005 las autoridades suizas lo descartaron, y en 2011 el Segundo Tribunal archivó el caso.

Rubén Polanco


Smartguy
Hace 1 ao

11 personas en 6 años?, me parece una cifra conservadora en comparación a las masacres de nuestros países vecinos

Edmundo
Hace 1 ao

ese es el problema, centroamerica es la región mas violenta del planeta sin guerra, osea hay paz pero las tasas de homicidios son escalofriante. en canada de cada 100,000 habitantes tienen dos asesinatos en panama estamos por 22, mas de 10 veces mas y lo triste cada dia mas violento...y no es bueno compararse con los peores solo nos hace mediocres.

Forrest Gump
Hace 1 ao

Ningún gobierno que no asuma responsabilidad por sus acciones puede resolver ningún problema. La reducción de la inseguridad a todos los habitantes del territorio nacional fue una promesa de martinelli. A un año de finalizar la gestión del cd, promesa incumplida.

Gutta Percha
Hace 1 ao

Crisol de Razas y todas las iniciativas de gobiernos anteriores han conducido a esto. Abrir las puertas indiscriminadamente, como estrategia politiquera, ha sido una gran irresponsabilidad. Han creado un desbalance socioeconomico y han puesto en riesgo la seguridad de panameños y extranjeros decentes que viven en el país.

Forrest Gump
Hace 1 ao

"Todos los partidos políticos mueren al final tragándose sus propias mentiras." John Arbuthnot (29 de abril de 1667 - 27 de febrero de 1735), matemático médico y escritor satírico escocés

templario9005
Hace 1 ao

Segùn lo indicado por JCT la ciudad de panamà tiene una tasa de 7.1 homicidios por cada 100000 habitantes... eso suena pokito comparado con los 160 y tantos de las bellas ciudades mexicanas, brasileñas, centroamericans y venezolanas... el problema es que es 7 veces màs que en ciudades europeas.. por lo tanto sigue siendo un fracaso.. un enorme y terrible fracaso.. es mediocre.

yiyo
Hace 1 ao

aclaro que la tasa de homicidios en el área metropolitana de la ciudad de panamá (lo cual incluye los distritos de panama, san miguelito, arraiján y la chorrera), está más bien cerca de los 28 homicidios por cada cien mil habitantes, para el año 2012. hasta el 2011, nuestra capital estaba entre las 50 ciudades más peligrosas del mundo.

templario9005
Hace 1 ao

yo no sè si hizo los càlculos bien.. jct. porque en el cia fact book sale como dices 28... y eso sigue siendo inaceptable estimado yiyo... panamà tiene el potencial de tener niveles de seguridad europeos... pero.. porquè no los tenemos?..

yiyo
Hace 1 ao

así es. jct cometió un "horror" con los datos que obtuvo del ministerio de seguridad, ya que su "tasa" solo consideró los homicidios entre enero y marzo del presente año. las otras tasas que divulgó se aplican para los homicidios cometidos en todo el 2012. así que el ajuste correcto sería multiplicar por 4, la supuesta tasa de 7.6. y eso daría 30.4 por cada cien mil, lo que indicaría que hay un leve aumento con respecto al año 2012. jct tiene que hacer correcciones públicas.

templario9005
Hace 1 ao

aquì lo que màs me impacta.. es que quitando lo de will bill.. los otros asesinatos han quedado en naada.. muchos extranjeros vienen huyendo por .. "problemas"... esto màs que una crònica de inseguridad de extranjeros en panamà.. màs me parece una crònica de la ineptitud de la divisiòn de homicidios de la dij y de las fiscalìas de homicidios.
Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

EDICIONES ANTERIORES