Está navegando en la edición del Martes 16 de Abril del 2013. Para volver a la versión actual presione aquí.

Vivir +

Anina y las burlas en el colegio

La película animada ´Anina´ se presentó durante el segundo Festival Internacional de Cine en Panamá.

LABOR. Sebastián Santana es el director de arte de ‘Anina’ y cuenta detalles de la realización e historia de este filme. LA PRENSA/Ana Rentería

16/04/2013 - Anina es una niña de 10 años, cuyo nombre completo es Anina Yatay Salas, un nombre palíndromo, pues se puede leer de manera igual en ambos sentidos.

Y esta es la razón que convierte a Anina en blanco de burlas en la escuela, situación que termina en un enfrentamiento con una de sus compañeras de clases.

El castigo que le dan a Anina está escrito en un sobre cerrado que se transforma en un entender del mundo y su alrededor.

Así marcha la historia de la película animada colombo-uruguaya, dirigida por Alfredo Sodeguit y que nació hace nueve años cuando ilustró una obra de un escritor uruguayo, cuenta el director de arte de Anina Sebastián Santana.

Santana ofrece más detalles de Anina y de su trabajo en este filme.

¿Cuál fue el punto de partida de Anina?

Surge en la novela Anina Yatay Salas, que es el nombre del personaje y que es una novela de literatura infantil que escribió el autor uruguayo Sergio López Suárez.

¿Qué tiempo les tomó para concretar este filme?

Desde que alguien se sentó a escribir un guion para que la novela fuera una película hasta el 10 de abril de este año, que fue el preestreno en Montevideo, Uruguay. Pasaron ocho años.

¿Cuáles son las labores de un director de arte en una película animada?

Mi experiencia era nula hasta Anina, no hice estudios de dirección de arte ni tengo vocación de cinematógrafo, soy dibujante, ilustrador y diseñador gráfico. La labor es desarrollar imágenes base de las que después salían todos los escenarios. Es decir, arte conceptual, por ejemplo, de cómo se vería un patio de escuela y la casa de Anina; también los objetos que los personajes utilizaban: papeles, lapiceros, entre otros.

Es una película particular, somos tres ilustradores de literatura infantil, y si bien yo tenía la responsabilidad de desarrollar los escenarios o los fondos veíamos juntos cada cosa que se adelantaba.

¿Trabajar cine para niños es igual o más esforzado que cuando se hacen películas para una audiencia adulta?

La base es más o menos general... si es para niño se utiliza un lenguaje que se pueda asimilar. Y claro está, hay determinados temas que son muy difíciles de tratar con niños; es decir, hay que situaciones vedadas para los niños. Pero la gran mayoría de los dramas humanos y de las cosas que uno puede soñar o contar se la puedes contar a la vez a un niño, pero mostrando un lenguaje adecuado. Es, básicamente, tener respeto por el público y conocer un poco su inteligencia y la manera en la cual ellos asimilan las cosas y las decodifican.

El mundo de los niños puede ser más cruel de lo que uno pueda imaginarse. ¿Qué opina?

Sí. Aunque depende, porque hay niños que de acuerdo con las circunstancias en las que fueron criados pueden estar desarrollando su libertad y su manera de ver el mundo.

Pero de base los niños tienen una cualidad salvaje en términos positivos.

¿De niño fue objeto de algún tipo de burla o fue marginado como ´Anina´?

Sí, aunque muy leves, y más que nada porque siempre estuve sumergido en el mundo del dibujo. En una ocasión no quería jugar al fútbol, un chico me empezó a perseguir y decir cosas, me di la vuelta y le di un golpe.

¿Por qué recomendaría al público infantil y adulto a ver la película?

Lo mejor que tiene Anina es que fue hecha con un deseo de lo más quijotesco posible... es una película construida a base del amor por el proyecto. Trato de verla fuera del proyecto y me animo a decir que es una historia que está bien contada y que respeta a los niños.

¿En qué festivales se ha presentado la película?

En el Festival de Cine de Berlín, en el de Cartagena de Indias, Colombia; en el de Buenos Aires y ahora en estos momentos en el segundo Festival de Cine Internacional de Panamá. Y vienen otros que aún no están confirmados.

¿Qué opina del cine de animación en Latinoamérica?

He visto muy pocas cosas. Creo que es por lo complicado y lo caro que resulta... hay poco, y hay que animarse a hacer más películas encontrando las herramientas, incluso se pueden hacer en una computadora.

Las pocas que existen son sueños bastante locos.

 

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A. Nos reservamos el derecho de editar y/o eliminar comentarios por:

  • Salirse del tema que trata la nota.
  • Postear enlaces (links) a otras páginas.
  • Promover servicios o páginas web.
  • Insultar a otros foristas.
  • Hacerse pasar por otro forista.
  • Usar obscenidades en sus comentarios.

EDICIONES ANTERIORES