Está navegando en la edición del Miercoles 16 de Mayo del 2012. Para volver a la versión actual presione aquí.

Vivir +

Consumir un real ´cavolo nero´


16/05/2012 - Son muchas las variaciones de la Brassica oleracea, a la que pertenece el cavolo nero, una variedad acéfala de la familia que también nos dan el repollo, las acelgas y muchos otros deleites. El cavolo nero es el que te sirven en las trattorias florentinas, bien con un poco de queso sobre un crostino o como parte de una sopa que forma parte de la identidad culinaria colectiva de la Toscana, la Ribollita. Comer cavolo nero fuera de Toscana no es una experiencia tan agradable como hacerlo ahí mismo, p.e., en la afamada Cantinetta Antinori, que queda en el palazzo de la centenaria familia en plena Florencia.

Tampoco puedes tener un dèjá vú si te comes una bisteccia alla fiorentina afuera de Italia, porque existe una razón para que este gigantesco T-bone no sepa igual fuera de la bota itálica. ¿Por qué? Porque una verdadera bistecca alla fiorentina debe provenir de una res de raza chiannina, uno de los bovinos comestibles más grandes de Europa.

Volviendo al cavolo nero, me imagino a Dante Alighieri comiéndose un plato de acelgas, mientras decidía si le ponía un octavo círculo al infierno de su Divina Comedia. Si viviese hoy, y viera cómo se manipulan a los tribunales para coartar la libertad de expresión de los medios de comunicación cada vez que permiten que los del partido político de turno no solo salgan impunes de sus robos, Alighieri ya andaría por el undécimo círculo del infierno. VEA 5B

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

EDICIONES ANTERIORES