Está navegando en la edición del Viernes 21 de Diciembre del 2012. Para volver a la versión actual presione aquí.

Vivir +

El día en que la Tierra no se detuvo

Las teorías del fin del mundo, alusivas a la supuesta profecía maya, generan reacciones distintas en las personas alrededor del planeta.

21/12/2012 - Si está leyendo estas líneas, puede haber dos opciones. Una es que le quede poco tiempo de vida (al igual que al resto del mundo) o, lo que es más probable, que se haya salvado por tercera vez (o más) del fin de todos los tiempos en apenas poco más de 10 años.

En esta ocasión, como ya pasó en 1999 y 2000, hay quienes se lo toman en serio, mientras que para otros es un día más.

Este último es el caso de gran parte de los panameños. Al menos así lo cree el sociólogo y docente de la Universidad de Panamá, Bolívar Franco.

“Solo hay que observar a la gente de compras, pensando en Navidad y Año Nuevo. Los comercios son los mejores testigos de esta realidad”, expresa.

La percepción de Bolívar se ve reflejada también en un sondeo no científico de La Prensa en su versión online (www.prensa.com).

A los visitantes del sitio web se les preguntó si sentían algún temor de que pasara algún desastre natural el 21 de diciembre, en alusión al supuesto fin del mundo. De las 365 personas que participaron, el 87.4% dijo no sentir temor.

“Nadie sabe el día ni la hora cuando ocurran los eventos que Dios tiene preparados para este mundo”, fue el comentario de uno de los participantes, mientras que otro respondió: “Temor a que pase algo no, mi temor es que siga pasando lo que hasta ahora”.

Sobre las reacciones ante el rumor del fin del mundo, el doctor en psicología clínica, José Eloy Hurtado, explica que a cierto tipo de personas les preocupa más este tipo de profecías. Tal es el caso de algunos individuos con trastornos de ansiedad y con rasgos paranoides.

Los primeros tienden a sobrevalorar los peligros del ambiente y pueden ver los hechos de forma más amenazante que el resto. Mientras que los segundos no necesariamente se asustan más, sino que están a la defensiva y buscan estrategias para sobrevivir, como en el caso de los conocidos prepers, explica el especialista.

¿Dónde está el peligro?

El periodista Tom Avendaño califica esto del fin como “la mayor broma de internet” en su blog en el diario El País (España).

“El fin del mundo es posiblemente la muestra más descomunal del poder de internet [...] el concepto de que este viernes se acabará el mundo, porque así no lo predijeron los mayas, es la encarnación definitiva de la cultura cibernética, que lo ha repetido tantas veces que suena a verdad”.

¿Existen amenazas para la Tierra en 2012?

La respuesta de los expertos de la Nasa y que publicó la revista National Geographic es que “a nuestro planeta le ha ido bien por más de 4 mil millones de años, y la comunidad científica no sabe de ninguna amenaza asociada a 2012”.

Aun así, hay quienes realmente están preocupados y han construido artefactos para sobrevivir, como hizo el danés Pieter van der Meer, quien tiene una especie de arca de Noé en su jardín en Holanda para salvarse del supuesto fin.

En tanto, en Turquía, una villa cercana a la antigua ciudad griega de Éfeso es visitada por miles de curiosos, porque la consideran como uno de los pocos lugares del planeta que sobrevivirá a este día.

Lo único realmente seguro es que este 21 de diciembre será, al igual que siempre, el solsticio de invierno o de verano, dependiendo del continente, y que el turismo y el negocio alimentado por la supuesta profecía maya perderá su atractivo.

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

EDICIONES ANTERIORES