Está navegando en la edición del Viernes 21 de Diciembre del 2012. Para volver a la versión actual presione aquí.

Vivir +

El nombre de una región

El ´nuevo continente´ ha sido recibido con los nombres de Latinoamérica, Hispanoamérica e Iberoamérica.

Efe. Valladolid, España

21/12/2012 - No poca confusión, uso incorrecto o escasamente apropiado ha suscitado el uso de Latinoamérica, Hispanoamérica e Iberoamérica por parte de políticos, dirigentes, y la sociedad en general, como sinónimo para nombrar un área de influencia o ámbito geográfico del nuevo continente.

Los conflictos geoestratégicos, la pugna entre países europeos por figurar en escenarios coloniales emergentes, de indudable interés comercial y cultural, subyace en el acuñado y fortuna de la expresión “América Latina” y su derivada “Latinoamérica”, concebida como un arma lingüística para socavar la huella española.

El término América Latina se usa por primera vez, a mediados del siglo XIX, en la Francia de Napoleón III como “una operación del imperialismo cultural francés ante la evidente decadencia española y la desmembración de su imperio, luego de la independencia de la mayoría de los países hispanoamericanos del primer tercio de siglo”.

Quien así se expresa es el lingüista, humanista y ya fallecido profesor universitario Santiago de los Mozos, a través de una de las numerosas conversaciones transcritas por el escritor Agustín García Simón en el último libro de este, titulado Retrato de un hombre libre, que presentó en Valladolid.

El filólogo Santiago de los Mozos reflexionó así en una de las numerosas conversaciones, charlas de café que compartió en Valladolid con García Simón desde mediados de los ochenta hasta 2000, ahora glosadas y anotadas en Retrato de don Santiago. Memoria de un hombre libre. El profesor siempre se decantó por “Hispanoamérica”. Como término medio, por otra parte, si se refería a Brasil, también solía usar la denominación “Iberoamérica”.

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

EDICIONES ANTERIORES