Está navegando en la edición del Martes 25 de Diciembre del 2012. Para volver a la versión actual presione aquí.

Vivir +

La magia de ´El Cascanueces´

alicia mon chambers
alicia.mon@prensa.com

25/12/2012 - La tradición navideña está integrada por tres elementos que forman un trípode que sostiene la magia de esta época: el tradicional árbol, el entrañable Santa Claus y una última pata irreemplazable que, sin ella, la Navidad cojearía: El Cascanueces, la pieza más conocida de la danza clásica ambientada en esta época.

Esta obra será presentada por el Ballet Nacional de Panamá, junto a la Orquesta Sinfónica Nacional, este 27 de diciembre y 28 de diciembre en el teatro Anayansi de Atlapa, a las 7:00 p.m. Las entradas cuestan desde 10 dólares. Habrá una función gratuita el 6 de enero en el parque Omar, también a las 7:00 p.m.

historia

La trama de este ballet está ambientada en el siglo XIX en Rusia, y es una adaptación de Alejandro Dumas del cuento El Cascanueces y el Rey de los Ratones, del alemán E.T.A Hoffmann. La coreografía original es de Lev Ivanov y la música, de Tchaikovsky.

Cuenta la historia de la pequeña Clara, quien recibe como regalo de Navidad un soldado de juguete que cobra vida y que la invita a una mágica aventura en reinos y mundos nevados y dulces.

Para Jorge Ledezma Bradley, director de la Orquesta Sinfónica Nacional, esta es una ocasión para acercar a los niños a la alta cultura por su temática mágica. “Con esto, divulgamos y hacemos llegar a la gente, desde que se es niño, los valores de la cultura”, afirma.

“La atracción de El Cascanueces, concentrada en el personaje del soldadito, el arbolito, Clara... es primordial para los niños. También está la batalla del Cascanueces y el Rey Ratón, y luego la llegada al Reino de los Dulces. Es una historia atrapante”, dice Pedro Martín Boza, director artístico de esta obra, en la que ha decidido variar el trabajo técnico y artístico, sin dejar de lado la esencia clásica con la que este coreógrafo se define.

La puesta tiene cerca de 150 bailarines en escena del Ballet Nacional y de escuelas particulares. Los papeles protagónicos recaen en los primeros bailarines: Manuelita Navarro, Solieh Samudio y Yosvani Cortellán.

¿Es todo? No, aún quedan detalles por contar.

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

EDICIONES ANTERIORES