Está navegando en la edición del Jueves 3 de Enero del 2013. Para volver a la versión actual presione aquí.

Vivir +

Linares: enigma, ambiente y mujer

03/01/2013 - “Panamí”, juego de palabras creado entre el nombre de este territorio ístmico y la cercanía que este tiene en el corazón del pintor argentino Diego Linares, dan nombre a la exposición que se presenta por estos días en la galería Arteconsult y que extenderá su tiempo de exhibición hasta el 10 de enero.

En esta serie de obras de gran formato, algunos de tipo díptico, Linares equipara la exuberancia de la naturaleza tropical con la belleza de la mujer negra. El elemento femenino dentro de sus composiciones se vuelve inherente a las connotaciones germinales y de vitalidad a la que se une desde tiempos inmemoriales la representación de la naturaleza.

Más allá del planteamiento temático inicial, la de Linares es una obra de gran sostén formal. A primera vista, sus lienzos dan la sensación de situarse en un punto indefinido que simula una conexión entre la pintura y la impresión. Y es que, en el velado realismo de sus obras, el artista logra reunir de forma inusitada, la sugerencia de la imagen con la presencia real, dando pie a un juego de percepción pura. Una singular característica de esta obra, y acaso la más importante, es el acertado manejo de luz, que posibilita el descubrimiento de la imagen siempre enigmática. La luz cincela los rostros de las mujeres, que van adquiriendo una suerte de relieve escultórico, apoyado a su vez en el tratamiento del color, en degradée.

De gran alcance sensorial, la muestra de Linares da un giro propio a la noción clásica de belleza femenina como objeto artístico, con un sentido de etnicismo y actualidad.

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

EDICIONES ANTERIORES