Está navegando en la edición del Lunes 24 de Diciembre del 2012. Para volver a la versión actual presione aquí.

Vivir +

Tradiciones navideñas

Villancicos y posadas son actividades aún vigentes relativas a la Navidad. Sus esencias y mensajes invitan a la reflexión y a la solidaridad.


24/12/2012 - Los villancicos son cantos que tienen como tema el nacimiento de Jesús. Sus letras suelen ser muy sencillas y repetitivas, con ritmos alegres porque el que Jesús haya nacido es una buena noticia para los hombres y mujeres de todos los tiempos, explica el padre Rafael Olmos, de la parroquia San Juan Bautista de La Salle y Santa Mónica, conocida como la Iglesia de Piedra de Parque Lefevre.

Interpretando estas tradicionales piezas musicales “se canta con alegría la manifestación de Dios a los hombres, son canciones que todos pueden cantar, especialmente los niños. Y por ser el tema del nacimiento, lo asociamos más fácilmente con los niños”, amplía Olmos.

Cada año por estas fechas, la Orquesta Sinfónica Nacional ofrece conciertos adaptados a repertorios navideños, tradición que, según el director de la orquesta, Jorge Ledezma Bradley, son “melodías características de la época que proporcionan un ambiente para pensar en los demás y no solo en nosotros, además revive el espíritu de compartir y de alegría en la Navidad”.

LAS POSADAS

Sobre la llegada al mundo de Jesús, también tratan las posadas, que representan un tiempo de preparación para la Navidad. Específicamente buscan revivir el recorrido que hacen María y José desde Nazaret hasta Belén, indica el padre Olmos.

“Luego la tradición y el mismo Evangelio de Lucas (2, 1-7) hablan de que no hubo sitio para ellos en el albergue para hospedarse, fueron pidiendo posada para alojarse, pero no los recibieron, por lo que tuvieron que quedarse en un establo”, detalla.

El padre Olmos añade: “Jesús nace en medio de la pobreza y la indiferencia de muchos que no tienen cuidado ni les importa con una pobre familia en la que la mujer está a punto de dar a luz”.

Olmos encuentra que las posadas permiten a las personas reflexionar sobre el verdadero sentido de la Navidad, “que está alejado totalmente de una cultura consumista que se olvida de Dios y del que menos tiene”.

Sugiere que este “es un tiempo para enseñar a compartir, especialmente a los niños y jóvenes, pero también a toda la comunidad. Las posadas son para vivir en familia, en comunidad: son los peregrinos que esperan el nacimiento del Señor”.

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

EDICIONES ANTERIORES