Está navegando en la edición del Jueves 6 de Diciembre del 2012. Para volver a la versión actual presione aquí.

Vivir +

LA VOZ DE LA ACADEMIA

Uso de los numerales partitivos y ordinales

06/12/2012 -

Vamos a analizar los siguientes ejemplos de adjetivos numerales partitivos usados en lugar de adjetivos numerales ordinales:

• “Pablo cursa el doceavo grado y pronto se graduará”.

• “Todavía no he comprado los libros de onceavo grado”.

¿Qué quieren significar onceavo grado y doceavo grado?

Aquí quieren significar el orden de los grados escolares. Obsérvese:

• Pablo cursa el primero, segundo, tercero, cuarto, quinto, sexto, séptimo, octavo, noveno, décimo, undécimo, duodécimo grado (y no doceavo).

• Todavía no he comprado los libros de primero, segundo, tercero, cuarto, quinto, sexto, séptimo, octavo, noveno, décimo, undécimo (y no onceavo).

En los ejemplos anteriores es preferible usar adjetivos ordinales (que han sido mostrados en los ejemplos).

En los adjetivos partitivos, los sufijos –ava, -avo sirven para señalar la fracción de partes iguales de una unidad, y aparecen a partir de la fracción 1/11. Ejemplo:

• Me tocó medio pastel, una tercera, cuarta, quinta, sexta, séptima, octava, novena, décima, onceava parte o undécima parte del pastel; doceava parte o duodécima parte; treceava parte; catorceava parte; veinteava parte o vigésima parte.

Observe lo siguiente:

Se admite, según el Diccionario Panhispánico de Dudas (DPD), que el ordinal undécimo y duodécimo (que son numerales ordinales) funcionen como fraccionarios, con el sentido de ´onceavos´.

Pero esto no significa que el fraccionario onceavo pueda, a la inversa, funcionar como ordinal: no debe decirse, pues, el onceavo piso, sino el undécimo piso.

Sobre “decimoprimero” y “decimosegundo”, utilizados muchas veces por analogía con decimotercero, decimocuarto, los cuales son los ordinales correspondientes a los cardinales trece y catorce, se recomienda el empleo de undécimo y duodécimo porque son las formas etimológicas preferidas por el uso culto. No obstante, hoy es frecuente la forma analógica decimoprimero, que también es válida.

La Academia dice:

Para expresarnos con claridad evitemos siempre remplazar los numerales fraccionarios como onceavo y doceavo, por los numerales ordinales , por ejemplo, undécimo, duodécimo.

Así, evítense ejemplos como los siguientes:

• Quedó en el onceavo lugar. Subí al onceavo piso.

Dígase:

• Quedó en el undécimo lugar. Subí al undécimo piso.

 

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A. Nos reservamos el derecho de editar y/o eliminar comentarios por:

  • Salirse del tema que trata la nota.
  • Postear enlaces (links) a otras páginas.
  • Promover servicios o páginas web.
  • Insultar a otros foristas.
  • Hacerse pasar por otro forista.
  • Usar obscenidades en sus comentarios.

EDICIONES ANTERIORES