Está navegando en la edición del Sabado 20 de Julio del 2013. Para volver a la versión actual presione aquí.

Vivir +

Vestir de naturaleza

Karla Jiménez Comrie
karla.jimenez@prensa.com

20/07/2013 - Ya lo venía anunciando Greenpeace y otros organismos ambientalistas. Algunos químicos utilizados en la ropa de marca, que tanto nos gusta, podrían resultar peligrosos, porque al liberarse en el medio ambiente y degradarse dan lugar a otros componentes responsables de trastornos más graves como el cáncer.

Para probar esta hipótesis, en 2012 Greenpeace analizó 141 prendas de 20 marcas conocidas en todas las latitudes, probando así que casi todas tenían un químico llamado etoxilato de nonilfenol, que en cantidades elevadas podría ser un disruptor hormonal.

Estos resultados fueron denunciados por Greenpeace en el informe “Puntadas tóxicas, el lado oscuro de la moda” (www.greenpeace.org/international/en/publications), que puso en el ojo del huracán a varias firmas europeas y estadounidenses de uso habitual entre los consumidores de la moda.

Los químicos utilizados en la industria textil responden a la necesidad de lavado y teñido de las prendas. No obstante, al mezclarse con el agua resulta tóxico para la fauna acuática, sin contar los quebrantos que podría ocasionar a la salud humana.

En la actualidad, hay cerca de 11 compuestos que Greenpeace propone eliminar en esta industria para evitar mayores impactos a la naturaleza.

A esta propuesta se han unido varias empresas de moda, como la sueca H&M, que ya presentó su primera línea de ropa ecológica basada en telas de algodón, lino orgánico y poliéster reciclado.

Aunque este tipo de prendas sigue siendo difícil de conseguir y presentan otros inconvenientes, como sus costos elevados, paulatinamente las empresas de diseño y las grandes firmas comienzan a ceder para darle oportunidad a una nueva forma de vestir.

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

EDICIONES ANTERIORES