English version

CASCO ANTIGUO, SAN FELIPE

Periodista de Estados Unidos denuncia agresión policial

El fotoperiodista estadounidense Darren Ornitz denuncia que fue golpeado y encarcelado sin razón por agentes de la Policía Nacional el pasado lunes 2 de noviembre de 2015.

English version

Temas:

Darren Ornitz relata que fue golpeado en la cabeza y recibió patadas cuando estaba en el suelo. Empero, indica que algunos de los agentes fueron respetuosos durante la requisa. Darren Ornitz relata que fue golpeado en la cabeza y recibió patadas cuando estaba en el suelo. Empero, indica que algunos de los agentes fueron respetuosos durante la requisa.
Darren Ornitz relata que fue golpeado en la cabeza y recibió patadas cuando estaba en el suelo. Empero, indica que algunos de los agentes fueron respetuosos durante la requisa. LA PRENSA/Luis García

Una fiesta de cumpleaños terminó abruptamente cuando agentes de la Policía Nacional (PN) entraron a la fuerza en una casa ubicada en San Felipe. Serían las 9:00 p.m. Entre los invitados se encontraba Darren Ornitz (30), un fotoperiodista estadounidense que desde octubre de 2014 visita Panamá para documentar el proceso de un programa de reinserción social para jóvenes expandilleros. Esa noche fue encarcelado.

Al margen de que al momento del operativo Ornitz manifestó ser periodista, señala que fue golpeado por algunos agentes y terminó en una celda de la subestación San Miguel durante algo más de hora. El resto de los jóvenes fue liberado unas ocho horas después, sin cargo alguno.

Este medio intentó en repetidas ocasiones obtener una versión de lo sucedido de la PN, pero la respuesta recibida después de varias semanas fue que no había registro de que Ornitz haya sido detenido. Tampoco hubo mención sobre el excesivo uso de fuerza que denuncian los aprehendidos.

Empero, la explicación que dio la PN a la Embajada de Estados Unidos fue otra: que se trató de un operativo llamado de “profilaxis”, que se realiza de manera regular en busca de drogas o de individuos que se encuentren en el país de forma ilegal. La institución señaló en la misiva que Ornitz estuvo encarcelado una hora porque el Servicio Nacional de Migración tiene poco personal en la noche y se requería comprobar su estatus migratorio.

La Policía también hizo hincapié en su aclaración a la embajada en que una vez se pudo corroborar que el periodista no cargaba nada ilegal y que su estatus migratorio estaba bien, fue liberado automáticamente. Ornitz, empero, indica que su liberación de la subestación pudo haberse dado por otra razón.

VIOLENCIA INNECESARIA

Ornitz todavía no logra caminar derecho. Dice tener un dedo quebrado y siente dolor en las costillas. Le preocupa no los golpes en sí, sino la “excesiva e innecesaria violencia” de ciertos agentes de la Policía que irrumpieron en la casa en San Felipe, el lunes 2 de noviembre.

Aquella noche, el personaje principal a través del cual Ornitz documenta la historia acababa de llegar de trabajar en un restaurante del área. Algunos de los jóvenes que estaban en la fiesta de cumpleaños eran -o son- miembros de la pandilla “La Terraza”.

Eran cerca de las 9:00 de la noche cuando escucharon ruidos en el edificio. Ornitz estaba allí tomando fotos y celebrando con quienes de alguna forma ha generado cierto afecto. Calcula que cerca de 10 agentes de la PN, unos vestidos de civil y con gorra, otros uniformados y con pasamontañas en la cabeza, rompieron la puerta con un mazo y entraron iracundos.

Relata el fotógrafo que soltó su cámara, levantó los brazos y avisó en el castellano más claro que pudo: “¡Soy periodista! ¡Soy fotógrafo!”. El anuncio se mezcló y perdió en la oscuridad y la histeria del momento. Sintió un golpe en la cabeza y cayó al suelo. Recuerda que uno de los agentes le pateó las costillas que ahora le duelen.

De acuerdo con los aprehendidos, algunos de los policías estaban uniformados y con máscaras.

Según Ornitz, el operativo no duró más de 15 minutos. En ese lapso, los uniformados habrían destrozado la habitación, supone él que en busca de drogas o dinero ilícito. Aunque lamenta el uso excesivo de violencia de parte de algunos agentes, subraya que otros fueron respetuosos durante el proceso.

“Tal vez un vecino se quejó por el volumen de la música o algo, y la usaron como oportunidad para hacer la redada. No estaba pasando nada ilegal (…). Entiendo que históricamente se vendían drogas en esa casa y que este tipo de cosas -los operativos- pasa dos o tres veces por semana”, explica el  

neoyorquino.

A pesar de que su profesión lo ha llevado a varios países de Centroamérica, Europa y África, confiesa que esta fue la primera vez que sintió miedo: “Había escuchado historias de lo que hace la Policía cuando hacen estos operativos. Me rendí automáticamente”.

Él y algunos de los jóvenes terminaron esposados en la parte trasera del vehículo policial. Desde allí, Ornitz, que antes de salir escoltado del edificio logró tomar su cámara del suelo, se las ingenió para tomar fotos de lo que acontecía. Hasta ese momento nadie les había explicado por qué estaban allí ni hacia dónde se dirigían.

Llegaron a la subestación de San Miguel, ubicada en el corregimiento de Calidonia. El estadounidense, que además de su cámara aún tenía su teléfono celular, le avisó lo que sucedía a su hermano que estaba en Nueva York. Este, a su vez, se puso en contacto con conocidos en Panamá, quienes finalmente avisarían a la Policía que tenían a un periodista encarcelado.

"Algunos de los jóvenes tenían 16 o 17 años, y puedo asegurar que varios se están esforzando por vivir honestamente. (…) Necesitamos soluciones, no más agresión”.

Darren Ornitz Fotoperiodista

Ornitz recuerda que lo dejaron en libertad tras aproximadamente una hora y que al momento de liberarlo de la celda lo llamaron por su nombre y profesión. El resto de los jóvenes fue puesto en libertad en la madrugada siguiente. Nunca nadie les explicó lo que pasó aquella noche. El periodista asegura que “en la casa no encontraron nada”.

Sobre lo sucedido, el neoyorquino subraya que sus grandes preocupaciones se basan en “los derechos fundamentales que debemos tener todos como seres humanos”. Entiende que este tipo de situaciones son complejas y que la PN debe velar por la seguridad. El asunto, continúa, es la manera en que se llevan a cabo los operativos.

“La Policía no tenía idea de que un periodista estaba en la casa, así que fui capaz de experimentar de primera mano lo que un determinado grupo de personas desfavorecidas atraviesa semanalmente”, explica. “Algunos de los jóvenes tenían 16 o 17 años, y puedo asegurar que varios se están esforzando por vivir honestamente (…). Necesitamos soluciones, no más agresión”.

A pesar de lo sucedido, Ornitz afirma que seguirá visitando Panamá para continuar documentando el proceso de reinserción de estos jóvenes y el impacto del programa. La PN aseguró a la embajada estadounidense que no habrá ninguna limitación para su regreso.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

PROYECTO La ecología, un huerto orgánico y los gusanos como terapia

La historia de Jabal e Ismael La historia de Jabal e Ismael Vídeo
La historia de Jabal e Ismael

La percepción sobre el cuidado de la naturaleza de Ismael Tenorio y  Jabal Rodríguez, ambos  estudiantes de  la escuela de ...

PROCESO DE PAZ Entregan 21 restos de desaparecidos en conflicto en Colombia

Las víctimas perecieron a manos de paramilitares, guerrillas y fuerzas estatales en los departamentos de Antioquia, Nariño y Sucre. Las víctimas perecieron a manos de paramilitares, guerrillas y fuerzas estatales en los departamentos de Antioquia, Nariño y Sucre.
Las víctimas perecieron a manos de paramilitares, guerrillas y fuerzas estatales en los departamentos de Antioquia, Nariño y Sucre. AFP PHOTO / JOAQUIN SARMIENTO

Las familias de 21 víctimas del conflicto armado que estaban desaparecidas, recibieron el viernes sus restos en una emotiva ...

COMPRAS Regreso al pasado: prosperan tiendas de juegos retro en Japón

Dado el dominio de Nintendo del mercado de videojuegos local en la década de 1980, no es extraño que buena parte de las compras y las ventas tenga lugar en Japón. Dado el dominio de Nintendo del mercado de videojuegos local en la década de 1980, no es extraño que buena parte de las compras y las ventas tenga lugar en Japón.
Dado el dominio de Nintendo del mercado de videojuegos local en la década de 1980, no es extraño que buena parte de las compras y las ventas tenga lugar en Japón. Bloomberg/Archivo

Un renovado interés en los video juegos japoneses antiguos está llevando a compradores a los mercados online y tiendas que ...