Ambientalistas reclaman en Panamá el fin a la matanza de cetáceos

Naciones balleneras aducen que los santuarios carecen de fundamento legal. El argumento es rebatido por Argentina y Costa Rica, donde muchas personas viven del avistamiento de ballenas. En Panamá está reunida la Comisión Ballenera Internaci
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/03/0_201412034Pz8lV.jpg /deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/03/0_201412034Pz8lV.jpg
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/03/0_201412034Pz8lV.jpg

CIUDAD DE PANAMÁ, Panamá. (DPA).- Dirigentes de la Sociedad de Conservación de Ballenas y Delfines (WDCS, por su siglas en ingles) y de la Fundación Cethus exigieron este domingo, 1 de julio, en Panamá la creación de un santuario de ballenas en el Atlántico Sur para detener la matanza de mamíferos marinos.

En un diálogo con DPA, las ecologistas Vanesa Tossenberger, Carolina Cassani y Marta Hevia, afirmaron que elevarán su voz en la 64 Reunión Anual de la Comisión Ballenera Internacional (CBI), convocada en la capital panameña del 2 al 6 de julio, para que sea aceptada la creación del santuario.

Tossenberger recordó que la iniciativa no fue votada en la 63 Reunión Anual en Jersey, en el Reino Unido, cuando delegados de países con flotas cazadoras de cetáceos, encabezados por Japón, abandonaron la conferencia para evitar un consenso sobre un tema crucial que atañe a la preservación de los océanos.

Al respecto, Cassani criticó al entonces presidente de la CBI por el "mal manejo" del debate en 2011, ya que debió someter a votación el proyecto, en cumplimiento de la regla de procedimiento B1, que define el quórum como "presencia de una mayoría de miembros de la Comisión".

Las naciones balleneras aducen que los santuarios carecen de fundamentos legales, pero el argumento es rebatido por países como Argentina y Costa Rica, donde hay comunidades que viven del avistamiento de ballenas.

Hevia, integrante de la Fundación Cethus, manifestó que la desaparición de especies tendría implicaciones biológicas, pero también consecuencias para las localidades costeras que protegen a los mamíferos marinos y obtienen beneficios de la "caza cero".

El experto indicó que está demostrado el aumento de beneficios en la transformación de las flotas balleneras en naves de avistamiento de cetáceos, en contra de la posición de Japón, que defiende la "caza científica", mientras que otros justifican la práctica ancestral de cazadores de marsopas, orcas y belugas.

Cassani recordó que la propuesta de santuario del Atlántico Sur fue planteada oficialmente por Brasil y Argentina. Este año se han sumado a la presentación Uruguay y Sudáfrica, quienes reclaman "ni una ballena muerta más".

El proyecto está dirigido a proteger a unas de 58 especies amenazadas.

Actualmente, hay dos santuarios creados por la CBI, uno de ellos en el Océano Índico y otro en el Océano Austral (Antártico). El primero fue promovido por el gobierno de las islas Seychelles y entró en vigor en 1979. El segundo, propuesto por el gobierno de Francia, fue establecido en 1994.

Sin embargo, los ambientalistas consideran de vital importancia la aprobación del santuario en el Atlántico Sur, para una mejor protección de los mamíferos marinos amenazados por las flotas de barcos arponeros y el aumento de la contaminación en los mares.

Tossenberger sostuvo que la posición de los países balleneros en contra de los santuarios va más allá de la caza, porque comprenden que si aceptan los santuarios, tendrán que ajustarse en el tiempo a nuevas prácticas ambientales en materia pesquera.

En la 64 Reunión Anual de la CBI en Panamá serán revisadas las cuotas balleneras, un tema vinculado con la decisión adoptada en 1986 por la CBI para la prohibición de la caza comercial, con el fin de permitir que las poblaciones de cetáceos puedan recuperarse. Pese a ello, Tossenberger denunció que hasta octubre de 2011 Islandia vendió abiertamente carne de ballena minke envasada para exportación en el área de partida del aeropuerto de Keflavik y advirtió que los pasajeros que compran ese producto se arriesgan a ser detenidos en otros países.

Tossenberger planteó que "nada justifica la caza de cetáceos", ni siquiera el uso "espermaceti o esperma de ballena" en la industria de cosméticos, ya que esa esencia ha sido sustituida por la cera de jojoba.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.


Tu suscripción viene con regalo este fin de año.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo último en La Prensa

Mundo Irán condena a muerte al empresario Babak Zanjani, quien tiene una fortuna valorada en 14 mil millones de dólares

Se pronunció el veredicto en el juicio contra Babak Zanjani. Se pronunció el veredicto en el juicio contra Babak Zanjani.
Se pronunció el veredicto en el juicio contra Babak Zanjani. Tomada de Twitter

La Corte Suprema de Irán confirmó la pena de muerte contra un conocido magnate y dos socios acusados de varios cargos, entre ...

Salud y Ciencia Fallece de un infarto el hombre más obeso de Colombia

Óscar Vásquez, llegó a pesar 400 kilos. Óscar Vásquez, llegó a pesar 400 kilos.
Óscar Vásquez, llegó a pesar 400 kilos. Tomado de El País

El hombre más obeso de Colombia, que alcanzó a pesar 400 kilos, falleció este sábado de un infarto en una clínica del oeste ...

Economía Airbnb retira demanda contra Nueva York por nueva ley

La empresa es cuestionada por funcionarios que dicen que desarrolladores usan Airbnb para alquilar viviendas en lugar de venderlas a residentes permanentes. La empresa es cuestionada por funcionarios que dicen que desarrolladores usan Airbnb para alquilar viviendas en lugar de venderlas a residentes permanentes.
La empresa es cuestionada por funcionarios que dicen que desarrolladores usan Airbnb para alquilar viviendas en lugar de venderlas a residentes permanentes. BLOOMBERG

Airbnb aceptó retirar una demanda contra la ciudad de Nueva York por una nueva ley estatal que hubiera desanimado a ...

Destacados