Punto de equilibrio resolvería conflicto con indígenas, dice Lacunza

El representante de la Iglesia católica puntualizó que se debe comprender que los grupos indígenas tienen un apego especial y un respeto especial por su tierra.
El obispo José Luis Lacunza El obispo José Luis Lacunza
El obispo José Luis Lacunza

PANAMÁ (Xinhua). -El obispo de David, monseñor José Luis Lacunza, manifestó su esperanza que se logre un punto de equilibrio entre el gobierno y los indígenas para que concluya un conflicto sobre el desarrollo de proyectos hidroeléctricos en la comarca nativa Ngäbe Buglé. 

El representante de la Iglesia católica panameña, que interviene como mediadora en las negociaciones establecidas para hallar una solución al problema, reconoció en entrevista con Xinhua que sí va a haber un perjuicio (por un desarrollo), "y que no sea un desastre", que las comunidades sientan que se les compensa de ser afectadas en algo. 

La entrevista la ofreció el prelado a Xinhua en la la ciudad de Santiago de Veraguas, en la provincia de Veraguas. Lacunza indicó que resulta importante entender las posiciones ante este conflicto y expresó su confianza en que éstas se puedan acercar luego del receso en el debate del tema en la Asamblea Nacional que se efectuó el viernes por la tarde y y se reanudará hasta el próximo lunes 27 de febrero. 

En la Asamblea se discute la propuesta de los nativos de incluir en un proyecto de ley sobre minería un artículo que prohíba los proyectos mineros e hidroeléctricos en la comarca Ngäbe Buglé, donde los aborígenes consideran que afectarían los recursos que son cruciales para quienes viven en la zona. 

El gobierno del presidente panameño Ricardo Martinelli respondió al señalar que no se puede condenar a los panameños a no permitir el desarrollo de proyectos hidroeléctricos que son importantes para el crecimiento nacional. 

Según lo argumentado por Lacunza, los terrenos del país, aunque estén habitados por un grupo indígena o por los miembros de una comunidad local, son propiedad del estado y no simplemente de la gente que los habita, en beneficio de todos los habitantes de Panamá. 

Sin embargo, consideró evidente que se deben tener en cuenta las consecuencias que determinado tipo de desarrollo pueda tener entre quienes viven en determinada área. "Se debe ver también cómo puedo preservar las áreas en bien de los demás", agregó. 

Ante una consulta sobre los conflictos que han involucrado a comunidades indígenas y campesinas, gobiernos y empresas por desarrollos mineros e hidroeléctricos en América Latina, Lacunza dijo que "lamentablemente tenemos cantidad de ejemplos en América Latina y en el mundo de cómo se ha actuado con mucha excitación y un mal manejo en el uso de los recursos naturales, por lo que se ha devastado bosques y causado perjuicios para todos". 

Reconoció que hay ríos en Chiriquí cuyos cauces se han quedado prácticamente secos por la construcción de algunos proyectos. El representante de la Iglesia católica puntualizó que se debe comprender asimismo que los grupos indígenas tienen un apego especial y un respeto especial por su tierra, y que es parte de su cultura, de su forma de ser y de vivir, pero sin llegar a posiciones tajantes. 

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Lo último en La Prensa

Electricidad Apagón afecta cuatro corregimientos de la capital

La falta de energía eléctrica se produjo a raíz de un incendio, ocurrido en la tarde de hoy, en una cámara subterránea donde ...

Deportes Jaime Penedo se fija metas cercanas

Jaime Penedo quiere ir poco a poco, dice que por el momento vive el presente pero sin dejar de pensar en lo que viene, pero ...