BELÉN RIVAS DE TOVAR

El comedor de la abuela Belén

Desde 1991, Belén Rivas de Tovar, de 69 años, maneja un comedor infantil al que decenas de niños llegan en busca de sustento.

Temas:

En 2015, Belén Rivas de Tovar fue nominada a Héroes por Panamá por la labor que desde 1991 realiza en favor de los niños. En 2015, Belén Rivas de Tovar fue nominada a Héroes por Panamá por la labor que desde 1991 realiza en favor de los niños.

En 2015, Belén Rivas de Tovar fue nominada a Héroes por Panamá por la labor que desde 1991 realiza en favor de los niños. Foto por: LA PRENSA/Melissa Pinel

El comedor recibe niños con edades entre 1 y 14 años. El comedor recibe niños con edades entre 1 y 14 años.

El comedor recibe niños con edades entre 1 y 14 años. Foto por: LA PRENSA/Melissa Pinel

Son las 11:00 a.m. y en una casita en Felipillo más de 70 niños están listos para recibir el almuerzo. Flores y dibujos de papel decoran las paredes de concreto de la casa y el sonido de animadas conversaciones infantiles retumba en la habitación.

En el centro dos mesas largas encuentran a los pequeños comensales preparados. Algunos con cuadernos frente a sí se entretienen pintando y otros, llenos de energía, utilizan el patio para un apresurado juego de fútbol en el que las reglas parecen no estar del todo claras.

En la cocina, abierta, y parte del espacio en el que los niños se distraen, una deliciosa paella está recibiendo los toques finales. Alguien ya ha salido en busca de los vegetales frescos que hacen falta para completar el menú y la expectativa en el aire es inconfundible. Este es un festín que no se repite todos los días.

En medio de toda aquella actividad, Belén Rivas de Tovar parece estar en casa. Siempre con algún pequeño demandando su atención por medio de un jalón de su falda y un coro de voces que, con alguna pregunta que solo ella puede responder, la persiguen a donde sea que vaya.

Cuando Belén bromea que a veces le dan ganas de poner una oficina, aunque sea para ser capaz de colocar fuera un letrero anunciando que está cerrado, es fácil entender a qué se refiere. Una media hora ininterrumpida con ella pareciera, en realidad, una tarea imposible.

Cuando se sienta en la terraza fuera de su casa, localizada tan solo a unos cuantos pasos del comedor, una sucesión de niños de todas las edades se acercan a su puerta con pedidos que van desde leche o un segundo plato de comida hasta cambios de ropa.

El comedor inició en una casa en 1991, hace más de dos décadas, con el apoyo del desaparecido político Gerardo González, quien era su jefe cuando trabajaba en una azucarera. En ese tiempo tenían un congelador y acondicionaron el comedor lo mejor que pudieron.

Con el pasar de los años mudarse se convirtió en una realidad inevitable y Belén vio, en aquel pedazo de tierra frente a su casa, el potencial de un nuevo hogar para el comedor que lleva su nombre: Belén, Casa de Pan.

El comedor, parte de la organización religiosa Nueva Vida, se fue construyendo poco a poco gracias a pequeñas donaciones que llegaban a manos de Belén. Ya una líder comunitaria establecida, apunta que con frecuencia en tiempos de campaña política hay quienes brindan su apoyo pero que, luego de no obtener los resultados deseados en las elecciones, pocos son los que retoman o continúan sus donaciones.

Pero, a pesar de aquello, Belén siente estar rodeada de bendiciones. A sus 69 años, la impulsa su arraigada religión y la satisfacción que siente al saber que, en su pequeño rincón del mundo, está haciendo algo bueno por los demás.

“Hago las cosas, Él (Dios) sabrá. Yo me siento bien, siento que hice algo bueno y que ayudé con un granito”, cuenta. Aquella facilidad con la que logra desprenderse de las cosas logró que este pasado 2015 fuese una de las nominadas a Héroes por Panamá, iniciativa realizada por TVN, en la que tuvo la oportunidad de exponer la labor del comedor y las dificultades que diariamente enfrenta.

El comedor de la abuela Belén Expandir Imagen
El comedor de la abuela Belén LA PRENSA/Melissa Pinel

Pero, asegura que 2015 fue bueno con ella y con la juventud de Felipillo. Su historia inspiró más donaciones, hasta la de un señor que, aunque no ha visitado el comedor y solo se comunica con ella a través del celular, se comprometió a donar 200 dólares mensuales al comedor. “Por eso han podido comer carne, que está tan cara”, apunta.

UNA ABUELA CON CIENTOS DE NIETOS

El coro de voces que la sigue mientras camina por el comedor corea, tras de ella, el apodo con el que se le conoce en el área: abuela Belén. En un momento, mientras sostiene con delicadeza el mentón de una niña entre sus manos y le reclama el incumplimiento de un trato que habían hecho el día anterior, la complicidad entre ambas es tanta que es difícil creer que en realidad no son familia.

Aquel amor significa, para ella, una lucha y sacrificio diario que va en ocasiones más allá de contar con los insumos necesarios para el día: tiene cientos de nietos por los que se preocupa todos los días. Niños cuyas victorias le causan satisfacción y por los que también derrama lágrimas en ocasiones.

Le han tocado, así, días en los que ha llorado junto a una madre la muerte de un niño que solía frecuentar el comedor y al que no pudo alejar de las malas influencias. Son tantos los casos de hijos de familias problemáticas que ha visto pasar en sus 24 años con el comedor, que muchas veces le causa cierta ansiedad pensar en el día en el que ya no estará y en la persona con un gran corazón que necesitará dejar en su lugar.

Pero, las historias tristes que tiene por contar van también acompañadas por los casos en los que tiene la oportunidad de ver a un niño crecer, mantener un trabajo formal y crear una familia. La posibilidad de más casos así la hacen estar segura de que el esfuerzo vale la pena.

LA OPORTUNIDAD DE UN FUTURO MEJOR

Felipillo, parte del corregimiento 24 de Diciembre, es un área de calles pedregosas, donde los niños manejan sus bicicletas en la calle y en donde se podría deducir, por la cantidad de carros amarillos estacionados fuera de las residencias, que la principal ocupación entre los adultos es la de ser taxista.

Belén mira a su alrededor y resiente que su comunidad sea vista por algunos como un área roja. Es la primera en admitir las dificultades frente a las cuales le toca trabajar cada día: las madres adolescentes y los niños que, en el camino, pierden el rumbo.

Pero, opuesta firmemente a las salidas fáciles, no pide para ellos subsidios ni dinero regalado. Mira el comedor, la comunidad y sus problemas buscando soluciones a largo plazo, que incluyen la mejora del olvidado cuadro de béisbol de la comunidad donde los niños podrían recrearse, encontrando en el deporte un camino positivo, y la creación de una guardería junto al comedor, que permita que las madres jóvenes de la comunidad trabajen para mejorar la situación económica de sus hogares.

Ya con los estómagos llenos, al ánimo de los niños parece haber mejorado y la mezcla de sus voces, altas y emocionadas, son todo lo que se escucha.

Una niña se apoya sobre la mesa y reclama la atención de sus compañeros, regañándolos por que no han dejado hablar a la abuela Belén. Belén le pasa la palabra a la pastora Alicia Facio, quien camina de un lado al otro de la casa invitando a los niños a unirse a una animada rendición de la canción Cristo no está muerto.

“Lo siento en mis manos”, cantan gritando y con dos aplausos siguen el tempo de la música. “Lo siento en mis pies”, continúan y con sus pequeños pies suenan contra el concreto.

Son casi la 1:00 p.m. y fuera del comedor el sol y la temperatura abruman. Dentro, las decenas de niños recién almorzados siguen cantando. Belén se sienta entre ellos, empapándose del confort que sus pequeñas voces le brindan, contenta de saber que en la despensa reposa lo necesario para el almuerzo de mañana.

El comedor se mantiene gracias a donaciones. Expandir Imagen
El comedor se mantiene gracias a donaciones. LA PRENSA/Melissa Pinel

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

caso odebrecht Exdirector de Pemex dice que su patrimonio es legítimo

Emilio Lozoya garantizó que todo su patrimonio ha sido ganado lícitamente con el trabajo de más de 20 años. Emilio Lozoya garantizó que todo su patrimonio ha sido ganado lícitamente con el trabajo de más de 20 años.
Emilio Lozoya garantizó que todo su patrimonio ha sido ganado lícitamente con el trabajo de más de 20 años. AFP/Alfredo Estrella

El exdirector de Pemex Emilio Lozoya aseguró el jueves que todo su patrimonio es legítimo, lícito y fruto de su trabajo, al ...

CONDENAN VIOLENCIA RACIAL Trump atiza polémica en Estados Unidos al deplorar retiro de estatuas de confederados

El monumento del general Robert E. Lee, es uno de los mil 500 símbolos confederados en el espacio público de Estados Unidos. El monumento del general Robert E. Lee, es uno de los mil 500 símbolos confederados en el espacio público de Estados Unidos.
El monumento del general Robert E. Lee, es uno de los mil 500 símbolos confederados en el espacio público de Estados Unidos. AP/Archivo

Donald Trump, cuestionado dentro y fuera de Estados Unidos por no condenar enfáticamente hechos de violencia racial, atizó el ...

Posibles negociaciones con Stephen Daldry Obi-Wan Kenobi protagonizará el próximo 'spin-off' de 'Star Wars'

El fallecido actor Alec Guinness interpretó al maestro jedi en la trilogía original. El fallecido actor Alec Guinness interpretó al maestro jedi en la trilogía original.
El fallecido actor Alec Guinness interpretó al maestro jedi en la trilogía original. Tomado de @RochdaleHerald

El maestro jedi Obi-Wan Kenobi protagonizará el próximo spin-off de la franquicia Star Wars, cuyos responsables están en ...