La guerra de las cuñas tras la ruptura de la alianza por el cambio

Todo comenzó el 30 de agosto de 2011. El Presidente destituyó a Juan Carlos Varela diciendo que tenía “cuatro sombreros puestos a la vez” y había descuidado su trabajo. El tono se hizo más fuerte en enero de 2012; las cuñas le dieron el toq
Seis días antes de la ruptura de la alianza, el presidente de la República, Ricardo Martinelli, y el vicepresidente Juan Carlos Varela asistieron juntos a las honras fúnebres un funcionario de la Autoridad Aeronáutica Civil que murió en un accidente aéreo en Playa Muerto, en Darién. Seis días antes de la ruptura de la alianza, el presidente de la República, Ricardo Martinelli, y el vicepresidente Juan Carlos Varela asistieron juntos a las honras fúnebres un funcionario de la Autoridad Aeronáutica Civil que murió en un accidente aéreo en Playa Muerto, en Darién.
Seis días antes de la ruptura de la alianza, el presidente de la República, Ricardo Martinelli, y el vicepresidente Juan Carlos Varela asistieron juntos a las honras fúnebres un funcionario de la Autoridad Aeronáutica Civil que murió en un accidente aéreo en Playa Muerto, en Darién.

Los enfrentamientos verbales, en noticieros y programas de opinión, y a través de las redes sociales que se fueron haciendo cotidianos entre los líderes de los partidos Panameñista y Cambio Democrático tras la ruptura de la alianza el 30 de agosto de 2011 se movieron a un escenario diferente, en el que los protagonistas ya no son Juan Carlos Varela y Ricardo Martinelli y los mensajes llegan a través de cuñas televisivas que han rebasado el plano político, llegando a los ataques personales.

La situación, que según el analista Jaime Porcell, experto en medios de comunicación, ha sido altamente tolerada por la ciudadanía hasta ahora, podría llevar a un grado de tensión que haga que las personas busquen medidas no pacíficas de resolución de conflictos.

La Iglesia católica ha hecho de mediador en los últimos conflictos y ha pedido al gobierno y a los partidos de oposición bajar el tono del debate. Sus esfuerzos, empero, no lograron cesar la guerra de cuñas de los últimos dos meses.

EL INICIO

Todo comenzó el 30 de agosto.  El presidente Martinelli destituyó a Varela indicando que este tenía “cuatro sombreros puestos a la vez” -presidente de su partido, vicepresidente del país, candidato presidencial y canciller- lo que lo llevó a descuidar sus obligaciones como jefe de la política exterior del país. Varela respondió diciendo que haría "una oposición política responsable y no politiquera”.

Lo que siguió por parte de Varela fue un discurso en el que le decía al presidente Ricardo Martinelli que se dedicara a gobernar y preocuparse de solucionar los problemas del pueblo panameño, como dotar de agua potable a tantas personas que no cuentan con ella en el país y a resolver los problemas del sector Salud.

El tono cambió en enero de 2012. Tras conocerse la renuncia del alcalde capitalino, el panameñista Bosco Ricardo Vallarino -por supuestas presiones del Ejecutivo- Varela llegó a declarar “el mismo pueblo que te eligió te verá juzgado y derrotado”, refiriéndose a Martinelli.

Dos meses después, Varela cuestionó al mandatario por estar utilizando fondos "que le pertenecen al pueblo" para "la compra de diputados", favoreciendo el transfuguismo y el clientelismo. Incluso, se ha referido a su antiguo aliado como un autócrata y a su gobierno como un régimen.

El presidente de la República ha sido menos directo. Al principio, rehuía confrontar los cuestionamientos de Varela sobre su gobierno; a preguntas de los periodistas sonreía. Llegó hasta a decir en los medios de comunicación que lo consideraba su amigo.

Pero el pasado 10 de mayo lo demandó en el Juzgado XVII civil por daños y perjuicios por la suma de 30 millones de dólares. ¿La razón? Varela lo llamó corrupto y lo acusó de estar involucrado en el cobro de coimas junto con su "amigo" Valter Lavítola, quien actualmente está detenido en Italia y es investigado por intento de soborno al exprimer ministro Silvio Berlusconi. 

Entonces llegaron las cuñas. Entre agosto de 2011 y abril de 2012 el gobierno emitió cuñas para resaltar sus obras y proyectos y lo que Martinelli denominó en campaña "sus imperdonables" -proyectos que se cumplirían durante su gestión-. También hubo algunas contra Varela y su labor como vicepresidente, pero no llegaron al nivel de las emitidas entre el 8 de mayo y el 6 de julio de este año, las cuales han sido catalogadas por analistas, políticos y grupos de la sociedad civil como una campaña sucia o negativa.

El diputado panameñista Luis Eduardo Quirós las ubica en la categoría de sucia, es decir, “aquella que busca destruir tanto personal como políticamente” y en la que “se utiliza generalmente la mentira”. 

‘HERMANO MÍO’

El primer golpe desde el gobierno fue el pasado 8 de mayo, con la cuña " Hermano mío", en la que se aducía que Varela negaba la amistad con el empresario detenido en Italia Valter Lavítola.

En el video se muestran fotografías de Varela junto a Lavítola y se escucha una canción en que una voz en off dice “hermano mío que ironía que estés negando la amistad mía”. Y agrega: “hay videos, fotografías, que te desmienten una vez más”. La cuña termina con un rótulo en el que se leía “Juan Carlos Varela no es de confiar”.

Un día después llega el contraataque. En la cuña titulada La verdad se afirma que Martinelli ataca a Varela porque “le tiene miedo a la verdad”. Y una voz en off afirma que Martinelli ha sido involucrado en negocios sucios “con su amigo italiano Valter Lavítola”, mientras se muestran recortes de periódico en los que se leen titulares sobre el caso Lavítola. También se hace alusión a que Varela se negó a nombrar a Lavítola como cónsul y pidió la suspensión del contrato con la empresa Finmeccanica cuando se descubrió la comisión de 20 millones de dólares.

El 29 de junio, tras los enfrentamientos en la Asamblea Nacional por la aprobación en segundo debate de un proyecto de ley que permitiría la venta, en la Bolsa de Valores, de las acciones que tiene el Estado en las empresas eléctricas, y la ratificación de la designación de los tres magistrados para la Sala Quinta de Instituciones de Garantías de la Corte Suprema, se emite una nueva cuña.

En esta se atacaba al Frente por la Democracia -que impulsaron Varela y los presidentes de los partidos Popular y el Revolucionario Democrático-, acusándolos de haber incitado a la violencia. El rechazo a esta cuña  se extendió a la Iglesia católica, porque se usaron imágenes en las que salía el arzobispo reunido con el presidente de la República. 

La reacción de los simpatizantes de Varela no se hizo esperar. El 2 de julio transmiten una cuña en la que resaltan los dotes de líder del vicepresidente de la República, mientras muestran imágenes de sus recorridos por zonas rurales. También se enfatiza que Varela luchó por el programa “100 a los 70” y el aumento del salario mínimo y hasta aseguran que fue destituido como ministro de Relaciones Exteriores por defender los intereses del pueblo. Mientras se hace esta última aseveración se aprecian imágenes de recortes de periódico con titulares del caso Juan Hombrón. 

Los últimos golpes los dio el gobierno. Al día siguiente (3 de julio) y como ha sido la costumbre, emitieron en todos los canales locales “Un político más”, en la cual se recuerda que Varela apoyó decisiones de gobierno que ahora son cuestionadas por la oposición y por él mismo, entre ellas, la compra de los radares.

Y el 6 de julio -tres días después de que la ministra de Trbajo, Alma Cortés, aseguró que en la empresa Varela Hermanos no se pagaba el salario mínimo- aparece un comercial relacionado con este tema, que muestra el rostro de supuestos empleados que pedían que se les pagara lo que indica la ley como salario base. 

Tras la emisión de esta cuña, la exdirectora de Trabajo Ada Romero denunció públicamente que las vistas que aparecían en ese video pertenecían a una inspección realizada por el Ministerio en el mes de abril.

La guerra de cuñas parece haber terminado ayer, viernes 13 de julio. El Tribunal Electoral emitió una resolución en la que dispuso suspender de forma provisional las cuñas que se emiten en las televisoras locales y YouTube contra el vicepresidente de la República, Juan Carlos Varela. 

Más información en Prensa.com

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Lo último en La Prensa

LIGA ITALIANA DE FÚTBOL Juventus sigue firme en el primer lugar tras superar al Cagliari

Juventus de Turín consolidó su liderato de la liga italiana al vencer este jueves en campo del Cagliari (3-1), con goles del ...

ELECCIONES 2014 Renuncian más candidatos

A pocos días para las elecciones de este domingo 21 de diciembre, en diversos puntos del país, varios han sido los aspirantes ...