Cada vez son más jóvenes los afectados por el VIH en Panamá

Baja la edad de quienes viven con VIH y aumenta el número de pacientes en Panamá. Los indígenas son junto con las trabajadoras sexuales, los hombres que tienen sexo con hombre y los transexuales los grupos más desprotegidos de cuantos viven

Que el Estado se opongo a ofrecer una educación sexual idónea en las escuelas no es un hecho positivo, dijo  Luis Soane, miembro de la Red Centroamericana de Personas que viven con VIH, con motivo de la celebración del Día Mundial de la lucha contra el VIH,  que se celebró este sábado, 1 de diciembre. 

Con una educación integral en sexualidad en los colegios, Soane considera que se “crearía consciencia en los jóvenes que un día se convertirán en la fuerza productiva del país” y añade un hecho relevante  “si antes venían con mayor frecuencia personas de 27 o 28 años a nuestra organización,  cada vez se acercan más chicos de 17 y 18 años que ya padecen VIH”. 

Personas de edades más tempranas afectadas y un aumento progresivo de población que la sufre. Un aumento que se ve más marcado en las comarcas indígenas, zonas en las que a pesar de contar con acceso a los medicamentos, sus habitantes prefieren asumir la medicina tradicional como única opción para tratar el VIH “y no es un método efectivo de lucha”, reconoce Fernando Solís, representante guna en la Red Centroamericana de Personas con VIH. 

Los indígenas son junto con “las trabajadoras sexuales, los hombres que tienen sexo con hombre y los transexuales los grupos más desprotegidos de cuantos viven con VIH en el país”,  puesto que  según explicó el propio Solís  el sistema de salud panameño le da la prioridad a la mujer embarazada y a los niños, obviando a los demás grupos en riesgo. 

Realmente la escalada de mujeres que viven con VIH es alta. “Se ha notado una feminización en las estadísticas. Si bien antes por cada 16 hombres, había una mujer se diagnostica VIH; hoy, por cada 3 hombres con VIH, se diagnostica una mujer”, revela Soane. 

EMPRESAS INCUMPLEN LEY NO. 3

Aún hay empresas en Panamá que continúan infringiendo la Ley No. 3 de 2000, sobre las Infecciones de Transmisión Sexual, el VIH y el sida. La norma, en su artículo No. 37, establece que “ningún patrono público o privado, nacional o extranjero está autorizado para solicitar dictámenes y certificaciones médicas al trabajador o trabajadora, sobre los portadores del virus, para efectos de obtener un puesto laboral o para conservarlo”.

Bernabé Ruiz, también miembro de la Red, revela que continúan recibiendo denuncias de trabajadores, a pesar de que los denunciantes no se atreven a hacer pública su demanda, por el estigma social “no quieren que sus familiares conozcan su estado”.

Por lo menos 20 mil panameños desconocen que viven con VIH en el país y otros 15 mil se tratan periódicamente según las estadísticas. Una cifra que va en ascenso a pesar de las campañas de sensibilización. Soane reconoce que son cifras “alarmantes” y exhorta a la población a hacerse la prueba del VIH, por su tranquilidad y “la de su pareja”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Lo más Visto Nuevo Comentado

Lo último en La Prensa

Elecciones Perredista gana en carrera por la Alcaldía de La Chorrera

El perredista Tomás “Gordy” Velásquez es el nuevo alcalde de La Chorrera, al derrotar a Lilia Batista de Guerra, candidata de ...

caso pan Giacomo Tamburrelli será operado mañana por dolencia cardiaca

El exdirector ejecutivo del Programa de Ayuda Nacional, Giacomo Tamburrelli ingresó esta noche al cuarto de urgencias del ...