Una mirada al ayer

´El Artista´ es una manera fantástica de ver lo grande que ha sido el cine norteño y la crisis del séptimo arte actual.

Temas:

Tanto la francesa El Artista como la estadounidense La invención de Hugo declaran su amor eterno al cine más clásico.

Antes, cuando el séptimo arte apenas comenzaba a gatear por allá a principios del siglo pasado, su relación más íntima era con la literatura y el teatro.

De a poco, la pantalla grande comenzó a rendirse homenaje a sí misma. Más que mirarse vanidosa el ombligo y decir lo lindo que está, El Artista y Hugo plantean que todo verdadero amante de las imágenes debe buscar en el pasado y disfrutar con esas producciones que ahora solo se transmiten en canales de cable especializados en la materia o en ciclos en países donde existen filmotecas respetables (obviamente Panamá no es el caso).

Es muy cómodo cuando escucho, en especial a los jóvenes espectadores, que no conocen de tal película antigua porque no habían nacido para entonces. Es una forma conformista y limitada de concebir el disfrute por el cine, quizás el arte que ha evolucionado más en 110 años que cualquier otro.

Para los que deben mejorar en cultura cinematográfica, el director francés Michel Hazanavicius utiliza magistralmente El Artista como un hermoso pretexto para rendirle las a cintas protagonizadas por inmortales actores de la unión americana como Douglas Fairbanks, Charlie Chaplin, Mary Pickord, Buster Keaton y Gloria Swanson.

Ese mirar al ayer también permite reconocer en varios momentos de El Artista escenas sacadas de clásicos indispensables como El Ciudadano Kane (1941) de Orson Welles y Cantando bajo la lluvia (1952) de Stanley Donen y Gene Kelly.

Hazanavicius sigue los pasos de colegas norteños suyos como Billy Wilder, Joe Dante, Stanley Donen y Herbert Ross, quienes sin cinismo ni revanchismo nos han contado en el pasado tramas sobre las glorias caídas en el olvido de la pantalla grande, sobre los tiempos idos de un cine que antes era menos artificio, y, por ende, más humano y real.

Michel Hazanavicius llega en una época de crisis para la industria audiovisual, donde los efectos especiales, tanto visuales como sonoros, opacan por lo general a los intérpretes, a las historias y a todo lo que trae consigo una producción de valor.

Por eso, la visión de este realizador galo en El Artista, una mirada entre nostálgica y revisionista, rompe intencionalmente los parámetros modernos porque nos trae una cinta en blanco y negro, silente y modesta en su puesta en escena, en la que prima los grandiosos resultados de sus intérpretes, los profundos conflictos de sus personajes y su argumento siempre actual sobre la soledad y el egoísmo, el éxito y el fracaso, la amargura y la desdicha, los sueños desechos y las ilusiones por cumplir. Hay que verla.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

Manuel antonio noriega Una vida de sombras

TÍMIDO Un niño introvertido y silencioso. Así era Manuel Antonio Noriega cuando estudiaba la primaria en la Escuela República de México. TÍMIDO Un niño introvertido y silencioso.  Así era Manuel Antonio Noriega cuando estudiaba la primaria  en la Escuela República de  México.
TÍMIDO Un niño introvertido y silencioso. Así era Manuel Antonio Noriega cuando estudiaba la primaria en la Escuela República de México.

El hombre blande un machete y arenga a una multitud desde un atril en el Centro de Convenciones Atlapa, la tarde del 30 de ...

Obras Públicas A través de adenda, modificarán el diseño de la vía Pedregal-Gonzalillo

La obra lleva 16% de avance. La obra lleva 16% de avance.
La obra lleva 16% de avance.

El diseño  conceptual de la  ampliación de la carretera  Pedregal-Gonzalillo- Transístmica, que se adjudicó a un precio de ...

El exgeneral murió a los 83 años de edad Noriega, el ascenso y caída de un dictador

La invasión a Panamá el 20 de diciembre de 1989 saca del poder al dictador Manuel Antonio Noriega. Esta foto del exdictador fue tomada en marzo 1988. La invasión a Panamá el 20 de diciembre de 1989 saca del poder al dictador Manuel Antonio Noriega. Esta foto del exdictador fue tomada en marzo 1988.
La invasión a Panamá el 20 de diciembre de 1989 saca del poder al dictador Manuel Antonio Noriega. Esta foto del exdictador fue tomada en marzo 1988. Panamá/LA PRENSA/Archivo

15 de diciembre de 1969. Manuel Antonio Noriega, entonces jefe policial en las provincias de Chiriquí y Bocas del Toro, ...