centro comercial el andino

Bogotá: El doloroso retorno a la normalidad

El Andino sigue desértico. Aun cuando hay más presencia policial tanto de uniformados como de civiles, el temor todavía mantiene lejos a los usuarios.

 

PUNTOS IMPORTANTES

Temas:

En el centro comercial se rinde tributo a las víctimas del atentado. En el centro comercial se rinde tributo a las víctimas del atentado.
En el centro comercial se rinde tributo a las víctimas del atentado. LA PRENSA/Flor Mizrachi

Todo pasa, pero no tan rápido. Cuatro días han transcurrido desde el atentado terrorista que le arrebató la vida a tres mujeres jóvenes en el Andino, en Bogotá, y el centro comercial sigue estando desértico.

“No se me ocurre volver a entrar ahí… Hace apenas tres días estuvo un terrorista ahí. No un ladrón, que puede estar en cualquier lado. Un terrorista. Un asesino. Pude haber muerto yo, o usted. Qué horror”, cuenta una Estela aterrorizada desde la acera de la carrera 11, frente al centro comercial. Ni se atreve a decir su apellido: “Ya las cosas no son como antes. Si no, mire lo que pasó el sábado”.

Estela administra la boutique de una diseñadora y almorzaba por lo menos dos veces a la semana en la plazoleta de comidas del Andino.

Jaime, quien tampoco se siente cómodo diciendo su apellido, estaba en el centro comercial el sábado a las 5:10 p.m., cuando explotó el petardo en el baño de mujeres del segundo piso. Él había pagado dos boletos para entrar al cine –con su esposa– y aprovechó que faltaba un ratito para entrar a la sala para comprar soda y chocolates, cuando escuchó un fuerte ruido y vio a lo lejos salir el humo. Todavía sin caer en cuenta de lo que pasaba, igual que quienes estaban a su alrededor, que pensaba que había habido algún problema con el gas o con alguna tubería, se acercó a la caja y preguntó si seguía en pie la proyección de las películas.

La dependienta le respondió que se llevara los boletos y volviera cuando quisiera: que solo las mostrara y podría usarlas. Todavía tranquilo, Jaime y su esposa bajaron. Fue entonces cuando, al ver la histeria colectiva, entendieron lo que había pasado. Aun así, alcanzaron a pagar el parqueadero, entrar a su carro, formar la enorme fila que ya había y salir.

Jaime también asegura que, por lo pronto, tampoco vuelve. “Ya uno no se siente seguro en ningún lado”, piensa.

Pero Marisol piensa distinto. Aunque también piensa, como miles de colombianos, que han vuelto las épocas de los atentados y la vulnerabilidad y que hay que cuidarse más de lo normal, piensa que “en este momento el Andino es el centro comercial más seguro que hay”.

Desde el domingo, el Andino tiene 10 uniformados de la Policía que hacen rondas, más otros agentes de la Seccional de Investigación Judicial, dependientes de la Dirección Judicial que, vestidos de civil, refuerzan la seguridad del sitio y mediante la investigación apoyan a la justicia.

El Andino es un centro comercial  ubicado en el barrio El Retiro, al norte de la localidad de Chapinero. Expandir Imagen
El Andino es un centro comercial ubicado en el barrio El Retiro, al norte de la localidad de Chapinero. AFP/Raúl Arboleda

Marisol aprovechó que el centro comercial iba a estar vacío y se fue de compras. De paso almorzó ahí.

Según el mesero de Rausch, el restaurante donde Marisol almorzó, las ventas han estado un poco más flojas de lo normal, pero no tanto. Pensaron que sería peor, sobre todo tomando en cuenta que los fines de semana con lunes feriado las ventas no suelen ser espectaculares.

En otro de los restaurantes del Andino, Semolina, estaba Mónica sentada con sus dos hijos. Inquieta, pero sin perder el sentido del humor: “Ni a bala los llevo al baño. Prefiero que se hagan encima”.

El baño también es el terror de Elena, quien lleva 10 años como vendedora de una tienda de ropa de bebés en el primer piso. Elena jamás había presenciado ningún acto violento en el centro comercial. Ni siquiera un robo. “Yo he venido a trabajar el domingo, el lunes y el martes y no he ido al baño ninguno de los tres días”, cuenta.

En la tienda de ropa donde ella atiende, calcula, ha entrado el 50% de los clientes que entran siempre. El escenario es igual de triste en una tienda de ropa fina de mujer, que está ubicada en el cuarto piso. A pesar de que está en descuento, ayer en más de cuatro horas solo habían entrado dos clientas. Y a la exclusiva joyería de al lado, que no es una tienda de alto flujo pero a la que generalmente entran unos 30 clientes al día, no entraron más de seis personas ayer.

Para Lisa, otra colombiana desconfiada “porque acá la vida nos ha hecho así” –esta abogada y madre de tres–, esto es un golpe, un golpe muy duro, “porque pasó en el corazón de Bogotá en un lugar muy concurrido, porque nos demuestra que hay mucha maldad todavía, porque nos muestra que el camino que nos falta por recorrer para tener un país en verdadera paz es muy largo, porque no acaba la pesadilla de vivir con miedo y, sobre todo y aunque suene muy tonto, porque hubo algunos ilusos como yo que pensamos que después del difícil proceso de paz, de verdad tendríamos algo de paz”.

No se oye la alharaca de siempre. No se siente el ambiente de la gran metrópoli que es Bogotá. El silencio grita, el silencio enmudece. Sobre todo en el primer piso, donde cientos de personas han llegado a prender velas, escribir mensajes y dejar flores y rosas de papel con mensajes en honor a las víctimas. Todo pasa, pero no tan rápido.

PUNTOS IMPORTANTES

-El presidente Juan Manuel Santos dijo que las investigaciones giraban en torno a tres hipótesis, pero no dio detalles para no entorpecer el proceso.

-Los dos principales sospechosos del atentado –El ELN y el Movimiento Revolucionario del Pueblo- salieron a rechazar y condenar la autoría del incidente.

-Según reportó el Ejército en marzo de 2017, desde 2015 se registraron más de 30 atentados.

-Los ciudadanos dieron alerta ayer en el Portal Las Américas del Transmilenio (uno de los más concurridos) al ver una maleta sospechosa. El perro de la Unidad de Antiexplosivos emitió una señal por sospecha, pero al revisarla, las autoridades descartaron artefactos explosivos: la maleta tenía adentro un gato. Durante el proceso, un tramo fue evacuado y el servicio, suspendido.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

TRAMA DE CORRUPCIÓN Avanza proceso para enjuiciar al vicepresidente de Ecuador por caso Odebrecht

El vicepresidente Glas pidió el lunes a los legisladores autorizar su vinculación en el proceso penal para defenderse en las cortes. El vicepresidente Glas pidió el lunes a los legisladores autorizar su vinculación en el proceso penal para defenderse en las cortes.
El vicepresidente Glas pidió el lunes a los legisladores autorizar su vinculación en el proceso penal para defenderse en las cortes. AFP/Archivo

El Congreso de Ecuador recibió este miércoles 23 de agosto el pedido para autorizar la vinculación del vicepresidente, Jorge ...

Jugador brasileño El efecto Neymar pone de cabeza al Barcelona

El atacante brasileño Neymar ya ha visto acción en dos partidos con el PSG. El atacante brasileño Neymar ya ha visto acción en dos partidos con el PSG.
El atacante brasileño Neymar ya ha visto acción en dos partidos con el PSG. AFP

Cuando llegó todo fue alegría y emoción; en el camino problemas legales y al decidir partir a probar suerte en otros lares se ...

caso odebrecht Nuevo fiscal de Venezuela niega validez de denuncias de Luisa Ortega contra Maduro

El pasado 5 de agosto la Asamblea Constituyente nombró a Tarek William Saab como el nuevo fiscal de Venezuela. El pasado 5 de agosto la Asamblea Constituyente nombró a Tarek William Saab como el nuevo fiscal de Venezuela.
El pasado 5 de agosto la Asamblea Constituyente nombró a Tarek William Saab como el nuevo fiscal de Venezuela. AP/Ariana Cubillos

Las denuncias de la ex fiscal general de Venezuela, Luisa Ortega, quien este miércoles 23 de agosto dijo en Brasilia tener ...