Destacado: 'La Prensa’ es finalista al premio Gabo 2017

Chinchilla cumple medio mandato con baja popularidad y promesas incumplidas

A la vuelta de dos años, una encuesta de la firma Unimer publicada a comienzos de mayo refleja que sólo el 17% de la población califica como "buena" o "muy buena" la gestión de la mandataria, contra un 44% que la califica de "mala" o "muy m

La presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, llega el martes a la mitad de su mandato, luego de dos años gastados en vanos intentos por remendar las fisuras fiscales del país, con la popularidad por los suelos y una extensa lista de promesas electorales incumplidas."Definitivamente son dos años perdidos.

Y uno podría decir peor: son dos años de retroceso en el manejo de la cosa pública y de pérdida de credibilidad de la ciudadanía hacia la clase política", dijo a la AFP el politólogo Víctor Ramírez.

A la vuelta de dos años, una encuesta de la firma Unimer publicada a comienzos de mayo refleja que sólo el 17% de la población califica como "buena" o "muy buena" la gestión de la mandataria, contra un 44% que la califica de "mala" o "muy mala".

"Creo que quienes votaron por Chinchilla, en términos generales están profundamente arrepentidos y decepcionados", expresó por su parte el secretario general de la poderosa Asociación Nacional de Empleados Públicos (ANEP), Albino Vargas, cuyo sindicato representa a uno de cada 15 asalariados del país.

Un largo y fallido combate del gobierno para subir los impuestos exigió "un exceso de atención en los últimos 8 meses, se invirtió un gran capital político e implicó un desgaste muy grande, al punto de que muchos costarricenses consideran que la situación económica no está tan bien como (en realidad) está", opina el ministro de Comunicación, Francisco Chacón.

Pero la variopinta oposición de cinco bancadas parlamentarias también arrastra su cuota de ineficiencia, ya que durante un año destronaron al oficialismo del control de la cámara única pero sin haber logrado en ese periodo hacer avanzar ningún proyecto clave.

Chinchilla, la primera mujer que llega a la presidencia en Costa Rica, inició su mandato el 8 de mayo de 2010 tras haber sido electa con casi 50% de votos representando al Partido Liberación Nacional, que de la socialdemocracia original viró hacia las políticas liberales.

Desde sus primeros días de gobierno, la presidenta --una tecnócrata con un máster en seguridad en la washingtoniana universidad de Georgetown-- se lanzó a batallas mas o menos impopulares.

La primera fue su plan para subas generalizadas de impuestos para paliar un déficit cercano al 5% del Producto Interno Bruto (PIB), el más alto de América Latina.

El plan, basado mayoritariamente en impuestos al consumo, tenía como meta recaudar 900 millones de dólares anuales, o su equivalente de mil dólares anuales por familia en un país donde el salario mínimo es de 400 dólares y aún no se recuperan los niveles de empleo previos a la crisis de 2008.

Pese a la oposición de otros partidos, sindicatos y cámaras empresariales, el proyecto pasó con fórceps la primera lectura en el Congreso, pero naufragó en la sala constitucional de la Corte Suprema de Justicia por tecnicismos.

A la lucha por subir impuestos, se sumó un largo conflicto por una pequeña isla fluvial con Nicaragua, plagado de frases provocadoras --de ambas partes-- que exacerbaron el nacionalismo y crisparon a Costa Rica, donde 1 de cada 7 habitantes es inmigrante nicaragüense o hijo de emigrante nicaragüense.

Los sondeos muestran que actualmente, una gran mayoría opina que la presidenta no ha cumplido sus promesas de campaña, centradas en mejorar la educación, construir viviendas, reducir la inseguridad y mejorar la infraestructura.

Además, Chinchilla ha enfrentado una grave crisis financiera de la Caja Costarricense del Seguro Social, durante décadas emblema del Estado de bienestar de este país, y que como consecuencia de la mala administración de muchos años legó al borde de la quiebra.

El corolario de la larga lista de dificultades han sido recientes escándalos de corrupción que involucran a funcionarios muy cercanos a la mandataria, incluido el exministro de Hacienda Fernando Herrero y su esposa, la exasesora presidencial, Flor Isabel Rodríguez, forzados a dimitir.

Chinchilla ha pedido a diferentes sectores una "tregua" para los dos años que le quedan de gobierno, pero ninguno de los aludidos está dispuesto a concedérsela sin condiciones previas.

"La mejor tregua son los planteamientos de diálogo social con negociación que venimos pidiendo desde hace tiempo y a los que el gobierno no ha respondido más que con un frío acuse de recibo", replicó el sindicalista Vargas.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

La Prensa se lleva tres premios Estudiantes de la Usma premian a lo mejor de los medios de comunicación

Los premios Victoria son organizados por los estudiantes de la USMA. Los premios Victoria son organizados por los estudiantes de la USMA.
Los premios Victoria son organizados por los estudiantes de la USMA. Tomado de Twitter

Los estudiantes de la Universidad Santa María la Antigua realizaron este jueves, 21 de septiembre, la entrega de los premios ...

Videos del día Japón, país de videojuegos, intenta ser potencia en el eSport

Japón, país de videojuegos, intenta ser potencia en el eSport Japón, país de videojuegos, intenta ser potencia en el eSport Vídeo
Japón, país de videojuegos, intenta ser potencia en el eSport AFP

Japón, país puntero en la tecnología de los videojuegos, quiere recuperar su retraso en el eSport, una disciplina con un ...

YOLANDA SANDOVAL PREGUNTA La vida según Majo

Yolanda Sandoval Pregunta:  La vida según Majo Yolanda Sandoval Pregunta:  La vida según Majo Vídeo
Yolanda Sandoval Pregunta:  La vida según Majo

Un ícono, una joven que ha demostrado que una alteración en un cromosoma no es un impedimento para lograr lo que se quiere.