Iberoamérica acuerda reforzar cooperación contra la crisis

Fortalecer el comercio y la inversión y ayudar a las empresas a crear empleo fue la fórmula contra la crisis que propugnaron los líderes iberoamericanos, al término de una cumbre que buscó reequilibrar la relación entre países.
El rey Juan Carlos saluda al presidente Ricardo Martinelli. El rey Juan Carlos saluda al presidente Ricardo Martinelli.
El rey Juan Carlos saluda al presidente Ricardo Martinelli.

CÁDIZ, España. Agencias internacionales.– Fortalecer el comercio y la inversión, con estabilidad jurídica y financiera, y ayudar a las empresas a crear empleo fue la fórmula contra la crisis que propugnaron este sábado, 17 de noviembre, los líderes iberoamericanos, al término de una cumbre que buscó reequilibrar la relación entre países. 

“En estos años América Latina se ha convertido en una de las regiones con mayor potencial de crecimiento", afirmó el presidente del gobierno español, el conservador Mariano Rajoy, al clausurar en Cádiz la XXII Cumbre Iberoamericana”. 

“Europa, por su parte, debe aunar esfuerzos para arrancar el motor común del crecimiento”, agregó, en un momento en que los países de la UE se enfrentan por un presupuesto europeo marcado por la austeridad. 

En este contexto, “queríamos que Cádiz sentara las bases para una relación renovada” que refleje este reequilibrio de fuerzas entre países europeos y latinoamericanos, afirmó Rajoy, considerando que el encuentro culminó con éxito “muchos meses de trabajo y reflexión” entre los 22 miembros de la comunidad iberoamericana. 

El impacto social de la crisis europea, que golpea con especial fuerza a Portugal y España, se convirtió en el tema central de la cumbre, en un contexto de cuestionamiento a las medidas de ajuste como forma de salir de la recesión. 

La austeridad, “aunque aleja el quiste de una quiebra financiera, no aleja la desconfianza de los mercados, y aún más importante, no aleja la desconfianza de las poblaciones”, lanzó la presidenta brasileña Dilma Rousseff. 

Para hacer frente a la creciente insatisfacción social es necesario adoptar una política para incentivar el crecimiento que “obtenga resultados concretos para las personas y presente un horizonte de esperanza, no sólo la perspectiva de más años de sufrimiento”, agregó. 

Abriendo sus mercados y garantizando un marco regulatorio transparente y estable, los países latinoamericanos pueden contribuir a la superación de una crisis que, de prolongarse, podría afectar también a sus economías. 

“Es importante que hay una masa de 600 millones de latinoamericanos que trabajando juntos puedan darse apoyo” en estos tiempos de crisis, destacó por su parte el Secretario General Iberoamericano, Enrique Iglesias. 

Junto a la crisis, los dirigentes iberoamericanos trataron cuestiones de interés regional, y por petición de México y los países centroamericanos, pidieron que se realice una reflexión a nivel internacional sobre la despenalización de la producción, la venta y el consumo de ciertas drogas. 

La XXII Cumbre Iberoamericana se celebró este año en Cádiz coincidiendo con el bicentenario de la Constitución de 1812, promulgada en esta ciudad por diputados de España y América, un texto que fue fundamental para la posterior independencia de los países latinoamericanos. 

Un total de 21 países estuvieron presentes en esta cita, a la que no acudió Paraguay debido al conflicto con sus socios de Unasur y Mercosur a raíz de la destitución del presidente Fernando Lugo. 

Estuvieron también ausentes los presidentes de Cuba, Venezuela, Argentina, Guatemala, Uruguay y Nicaragua, representados por sus vicepresidentes o cancilleres. 

BRÍO

El rey Juan Carlos clausuró hoy, sábado, la XXII Cumbre Iberoamericana en Cádiz, que ha estado dominada por la crisis económica en Europa y el buen momento en América Latina.

“La Comunidad Iberoamericana es una firme realidad” y ahora “debemos mirar con nuevos ojos lo mucho que hemos recorrido y lo mucho también que nos queda todavía por hacer”, dijo el jefe de Estado español en su discurso de la ceremonia de clausura.

Corresponderá ahora a Panamá, que acogerá la cumbre de 2013, dirigir a toda la comunidad de naciones en esa responsabilidad, por lo que don Juan Carlos, anfitrión de la cita de Cádiz, ha confiado en “el brío y la imaginación” que caracteriza al pueblo panameño al entregar hoy el testigo a este país centroamericano.

RELEVO

El presidente Ricardo Martinelli tomó el relevo con un agradecimiento y apuntó como fecha propuesta para la XXIII edición los días 18 y 19 de octubre de 2013.

Martinelli apuntó que la edición que acogerá su país versará sobre el papel político, económico, social y cultural de la comunidad latinoamericana en un nuevo contexto mundial y se celebrará en el marco de la culminación de la expansión del Canal de Panamá, que cumple cien años.

“Allí podrán ver lo que significa el Canal de Panamá para todo el mundo”, señaló, apuntando el aumento del dragado que permitirá “el tránsito de barcos cada vez más grandes, lo que reducirá los costes operativos y hará más competitiva la industria marítima internacionnal”.

“2013 será un año de gran importancia para Panamá (...) que recibe a todos sus hermanos latinoamericanos e iberoamericanos con el corazón abierto para que realicen sus inversiones”, dijo.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Lo más Visto Nuevo Comentado

Lo último en La Prensa

caso pan Giacomo Tamburrelli será operado mañana por dolencia cardiaca

El exdirector ejecutivo del Programa de Ayuda Nacional, Giacomo Tamburrelli ingresó esta noche al cuarto de urgencias del ...

Isla Margarita Exjugador de la NBA herido en Venezuela está fuera de peligro

El venezolano Carl Herrera, exjugador de la NBA, se encuentra "fuera de peligro" y "respondiendo" a los tratamientos médicos ...