Manning cuenta el estrés que sufrió tras su detención por WikiLeaks

El soldado Bradley Manning, acusado de filtrar miles de documentos clasificados a WikiLeaks, subió hoy por primera vez al estrado para contar el "estrés" y lo "desmoronado" que se sintió tras su detención en Irak en 2010.
"Estaba en una situación bastante estresante y estaba recibiendo muy poca información" dijo Manning en una esperada audiencia en la que reconoció que llegó a temer por su vida "Estaba en una situación bastante estresante y estaba recibiendo muy poca información" dijo Manning en una esperada audiencia en la que reconoció que llegó a temer por su vida
"Estaba en una situación bastante estresante y estaba recibiendo muy poca información" dijo Manning en una esperada audiencia en la que reconoció que llegó a temer por su vida

FORT MEADE, Estados Unidos (EFE).- El soldado Bradley Manning, acusado de filtrar miles de documentos clasificados a WikiLeaks, subió hoy por primera vez al estrado para contar el "estrés" y lo "desmoronado" que se sintió tras su detención en Irak en 2010 y escenificar el régimen de vigilancia que sufrió al llegar a EE.UU.

El militar, vestido con uniforme azul, compareció tranquilo y respondió con elocuencia a las preguntas de su abogado civil, David Coombs, en el tercer día de las audiencias previas al juicio militar previsto para el 4 de febrero, que se celebran esta semana en la base de Fort Meade (Maryland).

Manning contó durante más de 5 horas los detalles de su detención en Irak en mayo de 2010, desde donde fue trasladado a unas instalaciones militares estadounidenses en Kuwait, antes de ser transferido a la prisión de la base de Quantico (Virginia) en julio.

"Estaba en una situación bastante estresante y estaba recibiendo muy poca información" dijo Manning en una esperada audiencia en la que reconoció que llegó a temer por su vida. "Me acuerdo que pensaba voy a morir. Creía que iba a morir en una celda" en Kuwait, narró.

El soldado evocó los primeros días de su arresto como "difusos", en los que se sintió "perdido" y quedó incomunicado de su familia durante 9 días, después de que le retiraran su teléfono.

Manning, que se mostró compenetrado con Coombs, gesticuló y sonrió en varias ocasiones, aseguró que tampoco recibió ningún tipo de información cuando fue trasladado a Estados Unidos.

No obstante, indicó que sintió "alivio" cuando se enteró en una escala en Alemania de que el destino final era el aeropuerto internacional de Baltimore (Maryland), ya que había especulado con la idea de que lo enviaran a Guantánamo (Cuba).

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Lo último en La Prensa

Padece la enfermedad de Parkinson Mohamed Alí hospitalizado por una leve neumonía

El boxeador Mohamed Alí, de 72 años, considerado por muchos como el más grande de todos los tiempos, fue hospitalizado por una ...