Ugaz, carcelero de la corrupción

El exfiscal peruano dice que hay electores que eligen a una autoridad corrupta, pero que va a hacer obras. Eso es una descomposición social muy peligrosa.

Se necesita determinación y gente

Temas:

Gran estratega y un decidido combatiente contra la corrupción, José Ugaz ocupa el cargo de presidente de Transparencia Internacional. LA PRENSA/Jairo Coumelis Gran estratega y un decidido combatiente contra la corrupción, José Ugaz ocupa el cargo de presidente de Transparencia Internacional. LA PRENSA/Jairo Coumelis
Gran estratega y un decidido combatiente contra la corrupción, José Ugaz ocupa el cargo de presidente de Transparencia Internacional. LA PRENSA/Jairo Coumelis

José Ugaz es presidente de Transparencia Internacional. Su elección para ocupar este cargo responde a su larga lucha contra la corrupción. Su mayor logro fue poner entre las rejas al expresidente peruano Alberto Fujimori y a su asesor y mano derecha, Vladimiro Montesinos. 

Esta investigación empezó en su oficina particular, porque al ser nombrado investigador del caso, nada tenía para empezar: ni personal ni oficinas. Los primeros tres o cuatro meses trabajaron gratis porque el gobierno de Fujimori –que fue el que lo nombró– se cayó y Fujimori terminó siendo investigado por Ugaz. 

La gestión de Ugaz duró unos 14 meses, y se abrieron procesos penales contra unas mil 500 personas y se logró recuperar 75 millones de dólares del extranjero. Su presupuesto fue modesto: 1 millón 200 mil dólares. 

Su segundo libro, Caiga quien caiga, describe todo el proceso que llevó a la cárcel a las mafias de Fujimori y Montesinos, así como la compleja investigación que desarrolló tanto local como internacionalmente.

Panamá atraviesa un momento difícil en estos momentos, ya que también se han destapado escándalos de corrupción al más alto nivel del gobierno pasado. ¿Qué aconsejaría usted a la nueva Procuradora General de la Nación en relación con esta espiral de escándalos?

Yo, lo que he visto, es una gran similitud entre lo que está ocurriendo y algunas de las cosas que se descubrieron en el caso peruano: el tema de las escuchas telefónicas; la utilización de los programas de alivio a la pobreza como fuente para el saqueo del Estado; el tema de las licitaciones públicas y las compras como una forma de hacer caja. En fin, creo que hay muchas similitudes. Yo no soy quién para sugerirle nada a la procuradora, pero sí creo que un consejo general para este tipo de investigaciones es, primero, independencia absoluta. Cualquier funcionario que quiera hacer un trabajo eficiente debe tener su carta de renuncia en el escritorio permanentemente, porque a la primera que haya un intento de interferencia o de presión, eso no puede ser tolerado.

En segundo lugar, hay que armar equipos técnicos. La corrupción de estos días es compleja, se utilizan muchos vehículos corporativos, entre ellos, mecanismos financieros, se saca el dinero a otras jurisdicciones; hay complejidad en la forma en que se desarrollan estos esquemas corruptos. Entonces hay que tener el personal calificado para poder llevar adelante esta tarea con eficiencia y rapidez: personas con entendimiento en finanzas, en derecho corporativo, en derecho comercial, en contabilidad. Y hay que buscar alianzas al interior del Estado con los mejores cuadros técnicos. Normalmente uno se encuentra con el absurdo de que al interior del Estado se compite por pequeñas cuotas de poder. Entonces, mientras los corruptos están alineados en una sola estrategia y no tienen problema en sentarse a una mesa o coordinar por internet o por teléfono, para que una institución del Estado se ponga de acuerdo con otra pueden pasar meses de ritualismos absurdos o de competencias ridículas y eso lo que hace al final es cederle terreno a la corrupción.

Apelando a su experiencia como investigador de la corrupción, ¿qué haría usted para llegar al fondo de los escándalos?

Yo diría que lo primero que hay que hacer es avanzar con los elementos que se tienen a mano, pero una lección que nosotros aprendimos rápidamente y que demostró ser una buena herramienta para avanzar en las investigaciones es contar con una norma de colaboración eficaz, en la que se pueda fomentar la disidencia en los niveles no directivos de quienes han estado cometiendo estos delitos, sino en quienes han estado en puestos clave y que conocen cómo se robó, dónde se robó, cuánto se robó, a dónde se llevó ese dinero, quiénes participaron. Todas estas son preguntas que en una investigación que involucra a decenas o centenares de personas pueden tomar años en descubrir. Pero una norma de este tipo, de cooperación, que se canjea información de la organización corrupta a cambio de sanciones más leves, u otra forma de premiación procesal por cooperación, se puede ganar mucho y se puede recuperar dinero rápidamente y se puede lograr identificar a los cabecillas de estos delitos.

¿Cuáles son las consecuencias para una sociedad que hechos delictivos como los que están saliendo a flote en Panamá pueden causar a las nuevas generaciones y a la sociedad?

Pueden ser muy nefastas porque pueden generar una normalización de la corrupción; que la gente diga: ‘así somos’, ‘esto no tiene arreglo’, ‘vamos a ser siempre así’, entonces, ‘adecuémonos a esta situación’. En Perú, el 55% de la población encuestada hace mes y medio, para las elecciones regionales, ha dicho que no tenía ningún problema en votar por una autoridad corrupta pero que va a hacer obras. Y de hecho, así han votado. Eso es llegar a un nivel de descomposición del tejido social que es muy peligroso. A su vez, abre una ventana a la oportunidad, que las nuevas generaciones si ven una investigación que es llevada adelante con voluntad política, con eficiencia y con resultados, pueden decir: ‘las cosas pueden cambiar’. Pero esto tiene que ir de la mano, creo yo... con un componente educativo, para que las nuevas generaciones se formen en valores y vean que hay una forma distinta de vivir que nos beneficia a todos, y no solamente un grupito de sinvergüenzas que se lleva el dinero a los bolsillos.

Hay que gobernar de cara a la opinión pública... la población tiene que estar enterada de cómo se designa a un funcionario, por qué se le designa, quién es, qué méritos tiene.

Jose Ugaz Presidente de Transparencia Internacional

En materia de transparencia, ¿cuál sería su recomendación al nuevo gobierno del presidente Juan Carlos Varela?

Los consejos son universales. Hay que gobernar de cara a la opinión pública... la población tiene que estar enterada de cómo se designa a un funcionario, por qué se le designa, quién es, qué méritos tiene. Hay que establecer una meritocracia en el servicio público, de tal forma que lleguen ahí los mejores y no los que están emparentados o porque son miembros del partido o porque han pagado para tener una cuota. Eso es parte de la desgracia de países con subdesarrollo económico y debilidad institucional. No hemos creado un Estado eficiente y serio, sino un grupo de compadres y amigotes con los que queremos llevar adelante un proyecto de estos, que no es nacional, sino más bien de beneficio personal.

¿Qué pasa cuando un país tiene un Órgano Judicial corrupto, ¿Qué ocurre cuando un pueblo ve la impunidad que patrocinan los magistrados de la Corte Suprema de Justicia?

La impunidad es un elemento pernicioso. En Transparencia Internacional estamos centrando nuestra estrategia hacia 2015 contra la impunidad. Donde la justicia no funcione, porque ha sido penetrada por la corrupción, primero hay que entrar a sanear, hay que investigar, hay que sancionar... Donde no funcione la justicia, hay que buscar la sanción social, y ahí está el rol de las organizaciones como Transparencia Internacional, capítulo panameño, que lo que debemos buscar es que la población reaccione, identifique, señale y sancione socialmente al corrupto. Que no se pueda pasear como un modelo de éxito; que no se nos ponga a estos personajes en las páginas sociales o en los noticieros de la farándula diciendo: ‘miren a esta persona, qué lindo auto tiene, la mansión que consiguió’, cuando todo el mundo sabe que es el producto del delito. Vamos a buscar movilizar la sociedad para evitar que en aquellos casos en que la justicia no cumpla su cometido que los corruptos sigan paseando impunemente.

¿Puede describir el perfil de un funcionario corrupto? ¿Cómo se comporta? ¿Cuál es el destino de sus cómplices? ¿Qué hace con el dinero?

El funcionario corrupto normalmente no es aquel que llega por sus méritos, sino por algún gancho que ha tenido con alguien que ya está dentro de la administración pública. Porque es copartidario, porque es pariente o porque simplemente pagó una cuota. En segundo lugar, una característica típica es la opacidad: siempre va a querer trabajar con las puertas cerradas, en procesos que no entiende la población, en toma de decisiones que no tiene que explicar porque en la medida que ese proceso de toma de decisiones sea transparente, sus márgenes se reducen sustancialmente. En tercer lugar, el funcionario corrupto es aquel que tiene una amplia discrecionalidad y ausencia de supervisión... Eso hace que muchos de estos funcionarios que, incluso, no son corruptos de origen, terminen corrompiéndose, porque ven que no hay ninguna consecuencia para este tipo de actos.

Para investigar la corrupción, ¿qué se necesita, además de voluntad?

Se necesitan recursos, humanos, económicos, equipos técnicos, se requiere de independencia absoluta para poder llevar esto adelante sin interferencias de algún tipo, se requiere de alianzas inteligentes, prensa de investigación, otras instituciones del Estado, con la sociedad civil, con otros países para poder llevar adelante esto, es un mundo global.

¿Cuál cree que debe ser el papel de los medios de comunicación frente a posibles casos de corrupción y cuál el de la sociedad civil?

Los medios responsables deben cumplir un papel de acompañamiento de las agencias de investigación. Primero, respetar la reserva que debe acompañar a toda investigación para no perjudicar el resultado, pero, a su vez, estar monitoreando permanentemente para dar la posibilidad de que los investigadores vayan informando a la opinión pública. Y, por supuesto, que la prensa de investigación que ha logrado obtener evidencia y conocer historias, debe ponerlas a disposición de la justicia para que sus agencias puedan funcionar adecuadamente con esa información.

Dicen que la corrupción es el impuesto que se le tasa a los pobres. ¿Cree usted que ellos se dan cuenta de que tienen que cargar con este seudoimpuesto?

Esta es una frase que yo escuché a una dirigente africana y la hice propia y la vengo repitiendo insistentemente porque creo que es absolutamente cierto. Cada dólar que se desvía por un acto de corrupción es un recurso del que estamos privando a los más pobres: de educación, de salud, de vivienda, en fin, de las necesidades básicas para que pueda vivir en condiciones dignas de ser humano. El problema con la corrupción es que es un fenómeno que no siempre genera reacción en la víctima porque la víctima muchas veces no entiende que está siendo victimizada por quien ha cometido este delito. Yo escuchaba hace poco a una persona pobre en mi país, respondiendo una encuesta pública y decía ‘bueno, a mí la corrupción no me afecta porque como yo no pago impuestos, porque soy muy pobre, solo afecta a los ricos y a los que están poniendo dinero en el Estado’. Y eso es falso. Entonces, allí hay un componente educativo que tenemos, por obligación, que desarrollar en los pueblos, para que la gente entienda que cuando sus gobernantes y sus funcionarios y sus cómplices privados se llevan el dinero del erario público, el gran pagano es, precisamente, el que pertenece al sector más vulnerable del país, o sea, el pobre.

Se necesita determinación y gente

¿Qué se necesita para llevar adelante una investigación contra funcionarios poderosos y temidos?
José Ugaz no titubea: se necesita determinación.

“Uno tiene que tomar la decisión en su fuero interno de llevar esto adelante, sabiendo que es una empresa compleja y en este caso, además, peligrosa”. Pero la voluntad es solo el comienzo, pues lo segundo es contar con un equipo que responda a la investigación.

“Yo tuve la suerte de contar con procuradores adjuntos que eran personas de mi confianza, altamente calificadas, ética y técnicamente. A su vez, pudimos reunir un equipo de jóvenes abogados que le dieron el perfil a la procuraduría que luego avanzó en las investigaciones contra [Alberto] Fujimori y [Vladimiro] Montesinos”.

A partir de ahí, lo que viene está fuera del alcance de los fiscales, pero hay que “plantear la necesidad de ser independiente y hacer alianzas adecuadas con la prensa de investigación, con autoridades extranjeras, con otras instituciones del país, que provean recursos técnicos, como la superintendencia de banca y seguros, y otras instituciones con las que hay que complementar los recursos técnicos”.

Y, finalmente, armar el rompecabezas.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

crímenes de lesa humanidad Histórica condena contra ex jueces argentinos por dictadura

Otilio Romano (en la foto), Rolando Carrizo, Guillermo Petra Recabarren y Luis Miret fueron sentenciados como partícipes primarios de secuestros, tormentos y homicidios por el tribunal. Otilio Romano (en la foto), Rolando Carrizo, Guillermo Petra Recabarren y Luis Miret fueron sentenciados como partícipes primarios de secuestros, tormentos y homicidios por el tribunal.
Otilio Romano (en la foto), Rolando Carrizo, Guillermo Petra Recabarren y Luis Miret fueron sentenciados como partícipes primarios de secuestros, tormentos y homicidios por el tribunal. AP/Archivo

Cuatro ex jueces federales fueron condenados el miércoles a cadena perpetua en un juicio por crímenes de lesa humanidad ...

CUMPLE PROMESA DE CAMPAÑA Donald Trump dona tres meses de salario a la educación

El gobierno de Trump propuso un corte del 13% al presupuesto del Departamento de Educación. El gobierno de Trump propuso un corte del 13% al presupuesto del Departamento de Educación.
El gobierno de Trump propuso un corte del 13% al presupuesto del Departamento de Educación. AP/Alex Brandon

El presidente Donald Trump donará tres meses de su salario al Departamento de Educación, anunció la portavoz de la Casa ...

se extrajeron 792 armas ONU ha extraído armas de más de 300 escondites de las FARC en Colombia

Los excombatientes entregaron a finales de junio la totalidad de sus fusiles -unos 7 mil 132- y actualmente avanzan en su transición a la vida civil. Los excombatientes entregaron a finales de junio la totalidad de sus fusiles -unos 7 mil 132- y actualmente avanzan en su transición a la vida civil.
Los excombatientes entregaron a finales de junio la totalidad de sus fusiles -unos 7 mil 132- y actualmente avanzan en su transición a la vida civil. AP/Archivo

La misión de la ONU en Colombia informó el miércoles que ha extraído armamento de 304 escondites de la antigua guerrilla FARC, ...