El 'escándalo de la silicona' salpica a 65 países

En Francia, unas 30 mil mujeres llevan prótesis de la empresa PIP, fabricadas con silicona que al parecer se emplea comúnmente en la fabricación de colchones.
El Ministerio de Salud francés instaló hace dos semanas incluso un número de teléfono de emergencia para afectadas por los implantes. El Ministerio de Salud francés instaló hace dos semanas incluso un número de teléfono de emergencia para afectadas por los implantes.
El Ministerio de Salud francés instaló hace dos semanas incluso un número de teléfono de emergencia para afectadas por los implantes.

PARÍS, Francia (DPA).- "Mi cirujano trató de tranquilizarme, pero yo no podía dormir. Por ello, decidí sacarme los implantes el año pasado".

La bella mujer de alta estatura que relata su experiencia al diario Libération" se encuentra entre las manifestantes que han protestado durante días ante el Ministerio de Salud en París por el llamado "escándalo de la silicona".

"No quería vivir con dos bombas de relojería en el pecho", asegura.

Las manifestantes, que formaron una asociación de víctimas, consideran una victoria a la perseverancia la recomendación del Ministerio de acudir al quirófano para extraerse las prótesis de mama de baja calidad.

Según un portavoz de las mujeres, las autoridades se negaban a afrontar el problema generado por los implantes baratos de la empresa Poly Implant Prothèse (PIP) en el sur de Francia.

Ahora, la Seguridad Social costeará la extración de las prótesis, aunque la colocación de nuevos implantes sólo se le pagará a víctimas de accidentes o pacientes que precisen una reconstrucción tras una operación por cáncer de mama.

El Ministerio de Salud francés instaló hace dos semanas incluso un número de teléfono de emergencia para afectadas, en el que un funcionario aconseja a las mujeres sobre los pasos a seguir y al final de la llamada les desea felices fiestas.

En Francia, unas 30 mil mujeres llevan prótesis de la empresa PIP, fabricadas con silicona que al parecer se emplea comúnmente en la fabricación de colchones.

En Reino Unido son 40 mil las mujeres que los llevan. La producción y exportación de implantes de PIP fue prohibida en abril de 2010, cuando la empresa se declaró en quiebra. Desde entonces, la utilización de sus productos está prohibida también en Alemania, España, Brasil, Chile y Colombia, entre otros países.

En sus mejores tiempos, PIP producía unos 100 mil implantes por año y llegó a ser el tercer mayor fabricante a nivel mundial. Sus productos llegaban a cirujanos, hospitales y clínicas privadas en más de 65 países, aunque era en América Latina donde PIP hacía sus mejores negocios.

En el año 2007, más del 58% de su producción fue exportada a Venezuela, Brasil, Colombia y Argentina, donde las operaciones de aumento de pecho son cada vez más populares entre mujeres de todos los niveles sociales.

En este caso se puede decir que las autoridades francesas han reaccionado con rapidez, si se compara con otros casos como el de la píldora de adelgazamiento "Mediator".

El medicamento causó hasta 2 mil muertes y no fue retirado del mercado hasta 2009, pese a que sus graves efectos secundarios se conocían desde hacía tiempo.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Lo último en La Prensa

Mundo Director de Apple dona a campaña por derechos gay

Tim Cook, director ejecutivo de Apple, el primer CEO abiertamente homosexual de una compañía ubicada entre las 500 más ...

Entretenimiento Felipe VI cumple seis meses como rey de España con una intensa actividad

El rey Felipe VI de España cumple seis meses de su reinado, durante el que ha estado volcado en una intensa actividad oficial, ...