PAGO DE IMPUESTOS

Derogación del Decreto Ejecutivo 130

El rechazo generalizado al Decreto Ejecutivo No. 130 de 6 de junio de 2017, “Que establece directrices para la actualización de la información catastral”, no obedece a tan inoportuna e inconsulta decisión gubernamental de reglamentar normas existentes, ni mucho menos al supuesto uso político de la medida en contra del Gobierno. La realidad es que el régimen oligárquico de la fracción varelista ha perdido toda credibilidad y en su lugar se ha instalado en el imaginario social, la duda razonable de que los impuestos solo los paga el pueblo y se los roba la oligarquía.

Pero además, los voceros del Gobierno en su defensa a ultranza del decreto de marras han recurrido a la consabida mitomanía, al señalar que el presidente no tiene nada que ver con dicho instrumento legal, en circunstancias en que todo el mundo sabe que un decreto ejecutivo es rubricado por el presidente de la República y el ministro de la cartera que lo emite. Señalar semejante barrabasada es tanto como decir que el mandatario panameño firma lo que le pongan por delante, sin ningún conocimiento del contenido. Ese es el primer absurdo de la explicación del adefesio jurídico gubernamental.

La exposición de motivos de cualquier norma tiene como finalidad explicitar el propósito de la misma. En el caso particular del Decreto Ejecutivo No. 130, es el de reglamentar artículos del Código Fiscal y demás leyes pertinentes a objeto de alinear una serie de instituciones nacionales y municipales de manera que puedan “suministrar los datos e informes para la formación y revisión del catastro de la propiedad inmueble y levantar un catastro único con propósitos multifinalitarios” (uno de esos designios sería actualizar el valor catastral o lo que es lo mismo, revaluar las propiedades o bienes inmuebles), a fin de descubrir las morosidades de más de 12 meses del impuesto catastral, hacerlas públicas y eventualmente proceder al cobro u “obligar” al propietario –por el peso del impuesto inmueble- a vender. Como también levantar la información de mejoras a los bienes inmuebles para la “actualización de su valor catastral”.

Saber cuál es la intención y cómo se va a levantar ese “catastro único con propósitos multifinalitarios”, nos remite a la parte resolutiva del decreto.

Los municipios deben reportar los permisos de construcción otorgados (nuevas edificaciones, anexos, etc.) tanto a la Autoridad Nacional de Tierras (Anati) como a la Dirección General de Ingresos, con la finalidad de mantener actualizado el registro único catastral, de toda modificación de construcción que realicen las personas. Los propietarios deben actualizar dichas mejoras ante la Anati al término de seis meses o de lo contrario esta lo hará“de manera oficiosa”. Para tal diligencia municipal la DGI facilitará los listados de los inmuebles ubicados en sus respectivas jurisdicciones que estén morosos. A su vez, los notarios deben informar de las escrituras de propiedades registradas en estas dependencias.

Finalmente dice el Decreto No. 130, en el párrafo segundo del artículo 3: “En caso de que el desglose inscrito no se ajuste al valor real del terreno y mejoras, la Autoridad Nacional de Tierras podrá ajustar el desglose del nuevo valor inscrito”. Y, en el artículo cuatro señala las reglas para la inscripción de “Títulos de Dominio o Propiedad”. Los inmuebles que no detallen los valores del terreno y mejoras en los casos que así corresponda, incluidos los inmuebles bajo el régimen de propiedad horizontal, no serán inscritos en el Registro Público.

Es claro y no requiere interpretación adicional alguna, que el Estado está alineando a instituciones nacionales y al poder local (municipios) para levantar un catastro único actualizado. Que el Estado a través de la Anati podrá ajustar el desglose del nuevo valor inscrito”. Y, que los municipios proporcionarán los listados de permisos de construcción y de morosos del impuesto del bien inmueble.

La pregunta que se hacen 4 millones de panameños, sobre todo los sectores de capas medias y populares, es: ¿Para qué toda esta parafernalia gubernamental? Sencillo. Para mejorar el cobro del impuesto de bien inmueble (IBI) y para “actualizar el valor catastral de los bienes inmuebles”, dicho en un lenguajes más claro y sencillo, para revaluar la tierra o las casas de los panameños de a pie y cobrar el ignominioso impuesto de bien inmueble a una costosa tasa de 2.1%. Porque los ricos evaden el pago de los tributos y los oligarcas se roban los gravámenes pagados por el pueblo. El estado de cosas anteriormente descrito no se resuelve con insultos a las personas que protestan por este nuevo atraco institucional y mucho menos con la engañosa suspensión de la implementación del decreto; sino con su definitiva derogación y la rebaja de la tasa del IBI de 2.1% a 0.25%.

¡Así de simple es la cosa!

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

TORNEO Panamá va por la medalla de bronce

Los panameños sentenciaron el duelo con una rayita más en el octavo tramo para el definitivo 4-2. Los panameños sentenciaron el duelo con una rayita más en el octavo tramo para el definitivo 4-2.
Los panameños sentenciaron el duelo con una rayita más en el octavo tramo para el definitivo 4-2. Cortesía Fedebeis

Panamá derrotó la noche de este viernes a Colombia 4 carreras a 2 para conseguir la oportunidad de jugar por la medalla de ...

PRECAUCIÓN Se mantiene el aviso de prevención por fuertes lluvias en el país

Las lluvias están acompañadas de tormenta eléctrica. Las lluvias están acompañadas de tormenta eléctrica.
Las lluvias están acompañadas de tormenta eléctrica. Tomada de Twitter @RTtrafico

El Departamento de Hidrometeorología de la Empresa de Transmisión Eléctrica, S.A. emitió este viernes 18 de agosto un aviso de ...