DOS CARAS DE LA MONEDA

Planificación urbana sostenible

En lo público y en lo privado, la planificación se orienta a establecer políticas, estrategias y acciones para alcanzar objetivos y metas como resultado de la mejor asignación y uso de los recursos disponibles.

Sin embargo, la planificación como tal no está exenta de enemigos. Quienes perciben que este proceso atenta contra su poder y sus ventajas políticas, económicas y sociales (políticos, libertarios, anarquistas, corruptos, visionarios improvisadores, etcétera) hacen lo impensable y lo imposible para estigmatizar cualquier esfuerzo de planificación.

A nivel de un urbanismo sostenible, la planificación es un proceso dinámico y flexible que aborda los retos del crecimiento de las ciudades a través del uso ordenado del espacio para lograr objetivos económicos, sociales, culturales y ambientales. El planificador se vale de políticas, regulaciones, normas y mecanismos participativos para ordenar el uso del suelo y regular las condiciones para su transformación o su conservación.

Los desafíos de las ciudades son muchos y van en aumento: los asentamientos informales, la seguridad ciudadana, la salud pública, la pobreza y la marginalización, la vulnerabilidad del medio ambiente, la movilidad urbana, el manejo de desechos, la disponibilidad de agua, energía y otros servicios, entre otros, y la solución a estos problemas requieren de una planificación sistémica y estructurada.

Algunos expertos definen el crecimiento urbano anárquico como un proceso discriminatorio, que promueve la polarización espacial, la disparidad y el desequilibrio social, donde sectores privilegiados y de poder se benefician de la explotación de las mejores áreas de la ciudad y de la especulación del valor de la tierra.

En este marco, “el mercado” inmobiliario queda a la suerte de una oferta carente de orden y coherencia, que termina por reducir la calidad de vida de los ciudadanos. Y así encontramos el congestionamiento físico, la expansión desordenada, la infraestructura y servicios ausentes o deficientes, y el fraccionamiento y la poca conectividad de nuestras ciudades, sobre todo en los suburbios o la periferia de las urbes.

La planificación urbana sostenible busca modificar físicamente la ciudad para ordenar y mejorar la calidad de vida de los ciudadanos; distribuir adecuadamente la población para crear sinergias y masas críticas; generar las economías de escala que resultan de la aglomeración y la conectividad entre la producción y los mercados; permitir un mejor acceso a espacios públicos, infraestructura y transporte público; aumentar el valor del suelo y la atracción de inversiones mediante la funcionalidad territorial; mejorar la integración, la inclusión y la seguridad ciudadana; identificar y minimizar posibles riesgos frente a desastres naturales en los barrios; facilitar la gobernabilidad democrática a través de la participación ciudadana y la promoción de valores éticos, cívicos y sociales.

La planificación urbana sostenible no pretende modificar el dinamismo y la vitalidad de las ciudades, más bien trata de canalizar y orientar esa fuerza, cambiando lo espontáneo por lo consciente, generando inversiones rentables para el capitalismo inmobiliario, pero que a la vez no sean ajenas a las necesidades e intereses de la sociedad. Es una manera de atender los problemas urbanos, antes que estos se vuelvan más complejos, más costosos y eventualmente no tengan solución.

Algunos de los que se benefician de los procesos de urbanización no comparten la visión de “anarquía urbana” que afecta a la ciudad de Panamá y no anticipan posibles efectos negativos al modelo de negocios existente, tal vez porque se percibe que los beneficios económicos que ahora se reciben seguirán siendo a futuro mayores que los riesgos y las posibles afectaciones económicas.

A mi criterio, esa “clase urbanizante”, como la clasifican algunos, debiera considerar dos posibles escenarios, ambos adversos e indeseables. El primero, de naturaleza económica, donde el caos afecta el mercado, los factores de producción y plusvalía y se pierde el “orden” sobre el cual opera el modelo económico y se arriesga la continuidad del propio sistema. El segundo, de orden político, producto del aumento de las quejas ciudadanas por el desencanto y el descontento ante la inoperatividad de la ciudad y la mala calidad de vida de los ciudadanos, donde el Estado se ve obligado a intervenir para mantener la gobernabilidad y la paz social urbana.

Debemos aprovechar la coyuntura para reflexionar sobre la conveniencia de adoptar un modelo de planificación urbana sostenible, solidario y participativo, como una manera de reordenar y darle otro rumbo al desarrollo de nuestras ciudades. Hablar de un balance entre lo económico, lo social y lo ambiental hace mucho que dejó de ser una entelequia para convertirse en una necesidad.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

Videos Cecilia sigue luchando contra su depresión

Cecilia sigue luchando contra su depresión Cecilia sigue luchando contra su depresión Vídeo
Cecilia sigue luchando contra su depresión

Esta chimpancé, de 20 años, llegó en abril al Santuario brasileño de Grandes Primates de Sorocaba, 100 kilómetros al oeste de ...

DENUNCIA Henrique Capriles atribuye a pugnas en oposición acusación por caso Odebrecht

Capriles ya había sido vinculado con Odebrecht en febrero pasado, cuando un político oficialista lo denunció ante la Fiscalía por presuntamente haber recibido tres millones de dólares del gigante de la construcción. Capriles ya había sido vinculado con Odebrecht en febrero pasado, cuando un político oficialista lo denunció ante la Fiscalía por presuntamente haber recibido tres millones de dólares del gigante de la construcción.
Capriles ya había sido vinculado con Odebrecht en febrero pasado, cuando un político oficialista lo denunció ante la Fiscalía por presuntamente haber recibido tres millones de dólares del gigante de la construcción. AFP/Archivo

El dirigente venezolano Henrique Capriles atribuyó al gobierno y a las pugnas en la oposición las denuncias de que su campaña ...

VIOLENCIA EN VIRGINIA Se multiplican donaciones a organizaciones antirracistas tras Charlottesville

Los acontecimientos de Charlottesville incrementaron la urgencia de enfrentar el odio y la discriminación. Los acontecimientos de Charlottesville incrementaron la urgencia de enfrentar el odio y la discriminación.
Los acontecimientos de Charlottesville incrementaron la urgencia de enfrentar el odio y la discriminación. AP/Andrew Shurtleff

Las donaciones a la Anti-Defamation League (Liga Antidifamación, ADL), una de las más antiguas organizaciones de lucha contra ...