EXPRESIÓN POPULAR

Mi lucha por las bandas independientes: Jaime Porcell

Transcurrieron dos décadas de pulseo, primero, por la recua de tolete y gases lacrimógenos que recetan las autoridades a las bandas independientes.

Segundo, con los medios de micrófonos que sostienen periodistas sordos o plumas de tinta liviana, incapaces de valorar el fenómeno cultural que erupciona ante sus propias narices.

Las apoyé sin absolverlas. Desde estas tribunas solitarias que prestó La Prensa, fui poco tolerante con que las bandas se dejaran ganar por ese ingrediente violento y su enorme gancho con la vanguardia juvenil de los nuevos tiempos.

Eso sí, planté bandera en medio de la agresión contra ellas. No por romanticismo esta pluma blandió su filo cada vez que reprimían y que siguen reprimiendo, a punta de gas pimienta, tolete y carcelazos a las susodichas, donde sea.

Aquí la ilegalidad se paga con cárcel, en el gueto, con la vida. Ciertamente, como sociedad, no sabemos qué hacer con una juventud violenta, ahora sin imperialismo yanqui a quien enfrentar. Una que encontró causa en la defensa de su estilo de vida contracultural.

En 2008, ofendía ver a piquetes de esa policía de tolete siempre listo, que escoltaban las bandas por órdenes del ministro Salvador Rodríguez. Che –me espetó un clarín– estos tongos creen que vamos a fumarnos un potrero.

Y como cerecita, en La Prensa, “el ministro aclaró que estas podrán desfilar, siempre y cuando las tonadas sean nacionales”. Yo compartí con Rodríguez su justa preocupación por el Instituto Nacional.

No me explico qué clase de chauvinismo amanecido lo habitaba para que negase el valor de la música universal.

No importa que los medios las ignoraran y el sistema las rebajara a expresión de rebeldes transgresores, su fuerte conexión popular las hacía evolucionar. Pronto, el angosto redoblante evidenció aquella personalidad demasiado “bullaranguera”. Salió de escena.

Terminó sustituido por una propuesta de cajas de voces profundas. Luego, aparecieron las churucas de metal, ahora son batallones.

Una cámara frente al palco presidencial, en su ingenuidad, nunca captará la belleza popular de todo un culto de dioses profanos en la avenida.

Las televisoras apenas proponen tiros cerrados obsesivos sobre el virtuosismo de los redobles. Ninguna proyecta el liderazgo sonoro de una caja que carga sobre sus cueros la responsabilidad de anunciar la apertura del ritual erótico, con aquel –aquí llegan los sacerdotes de la calle.

Una juventud ansiosa de goce otea el horizonte desde la acera. La visual de banderas, estandartes y batuteros acróbatas, estremece a una muchachada, que acompasa con un “ue, ue”... Entonces, las bandas cantan para su feligresía.

Sueltan bombos prohibidos al aire, ejecutan coreografías, desatan redobles, platillos y clarines, que parecieran convocar a Changó y al trance colectivo.

Si el calipso nutrió a los combos nacionales en la década de 1970, las bandas independientes vuelcan en las tonadas toda la electricidad de los últimos hits del regué y del típico, para magnetizar la juvenil acera.

Año tras año, el ministerio lanza un bozal con forma de reglamento para desfiles.

Allí prende la hoguera contra el contoneo cautivador de batuteras de labios explosivos, escotes estremecedores y minifaldas.

Veda la última moda de botas rimbombantes; aretes, blin-blins o tatuajes, pantalones a la cintura, todos masculinos.

Prohíben bombos voladores –y cáete para atrás– celulares y lentes oscuros.

Yo propongo años de cárcel para quienes exponen a las bandas independientes al cancerígeno sol del mediodía.

El gas pimienta no hizo más que condimentar su desarrollo explosivo: hay más de 49 que agrupan a casi 50 mil panameños. Las hay de corte cristiano, local, comercial y nacional.

Como gaznatón a la mejilla represora, hoy las premian en desfiles de Estados Unidos.

Y todavía obligan a mendigar, tiran a la cola del desfile a unas incomprendidas que resumen en su cadencia rítmica un fenómeno tan panameño como el sancocho.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Destacados

Lo último en La Prensa

ACTOR DE 80 AÑOS DE EDAD Morgan Freeman recibirá Premio SAG a la Trayectoria en 2018

Morgan Freeman ganó el Óscar por su trabajo en la cinta de 2004 'Golpes del destino'. Morgan Freeman ganó el Óscar por su trabajo en la cinta de 2004 'Golpes del destino'.
Morgan Freeman ganó el Óscar por su trabajo en la cinta de 2004 'Golpes del destino'. AP/Archivo

Morgan Freeman recibirá el Premio SAG a la Trayectoria en la próxima gala del Sindicato de Actores de la Pantalla.El gremio ...

ESTUDIO Jóvenes de Estados Unidos cambian Facebook por Instagram y Snapchat

El número de usuarios mensuales activos (que entran al menos una vez al mes en Facebook) en Estados Unidos de entre 12 y 17 años disminuirá un 3.4% en comparación con 2016. El número de usuarios mensuales activos (que entran al menos una vez al mes en Facebook) en Estados Unidos de entre 12 y 17 años disminuirá un 3.4% en comparación con 2016.
El número de usuarios mensuales activos (que entran al menos una vez al mes en Facebook) en Estados Unidos de entre 12 y 17 años disminuirá un 3.4% en comparación con 2016. AFP/Archivo

Los adolescentes y adultos jóvenes estadounidenses han migrado paulatinamente de Facebook a Instagram y Snapchat, atraídos por ...

CRISIS Exfiscal venezolana llega desafiante a Brasil después que Maduro pidiera su captura

Luisa Ortega al momento de llegar a Brasil. Luisa Ortega al momento de llegar a Brasil.
Luisa Ortega al momento de llegar a Brasil. AFP

Luisa Ortega, quien huyó del país denunciando una persecución política, llegó la madrugada de este miércoles a Brasil ...