ELECCIONES EN ESTADOS UNIDOS

‘¡Que muera la inteligencia…!’: Daniel R. Pichel

El 12 de octubre de 1936, ocurrió un episodio en la Universidad de Salamanca que forma parte de la iconografía de la Guerra Civil Española. Se celebraba el Día de la Raza, y los discursos resaltaban el nacionalismo que propugnaba el franquismo. El tono de las intervenciones hizo que don Miguel de Unamuno, rector de la universidad, interviniera de forma espontánea, destacando la irracionalidad de todas aquellas ideas. Al llamar al general de José Millán Astray “un mutilado de guerra… que pretendía hacer de España una sociedad mutilada, a su imagen y semejanza”, este pintoresco y desagradable personaje, se puso de pie y gritó: “ ¡Que muera la inteligencia!”, seguido de aplausos del auditorio…

Esto lo recordé, al conocerse los resultados de las elecciones de Estados Unidos (EU), porque ocurrió lo impensable. Esa extraña mayoría que define el colegio electoral dio la victoria a un candidato impregnado por todo lo negativo del diccionario. Insultó y faltó el respeto sistemáticamente a latinos, musulmanes, discapacitados, mujeres, veteranos de guerra, afroamericanos, científicos, medios de comunicación y un larguísimo etcétera. Convirtió la mentira en herramienta de campaña y explotó los más bajos instintos humanos para ganar la elección. Valores como honradez, respeto, educación, preparación académica y experiencia pasaron a ser debilidades. Pero la victoria de Donald Trump permite hacer muchos análisis retrospectivos para entenderla. Algo está debilitando el valor de las encuestas como predictoras de resultados electorales. El brexit, el referéndum colombiano y la elección de Trump, así lo demuestran. Técnicamente, el aspecto científico de una encuesta está basado en una adecuada escogencia de la muestra. Pero las respuestas sobre intención de voto ya dependen de la decisión de la persona de decir o no la verdad al encuestador. Eso valida el “voto avergonzado” en que ocultan su intención de votar por una opción que saben cuestionable, aunque después emitan el voto a su favor. Como leí esta semana, “el único lugar donde parece no haber una cámara de vigilancia, es la casilla de votación”.

Trump gana la elección gracias al voto de las regiones rurales, menos educadas y más religiosas del país. Las áreas urbanas, donde se encuentran las universidades y los polos de desarrollo, votaron casi en su totalidad por Clinton. El argumento: son las personas olvidadas por el establishment y que más que un voto por Trump votaron contra Clinton. Pero el voto negativo suele ser más visceral. Ese voto que sale de la vesícula y no del cerebro está basado en el gusto de ver derrotado al enemigo. El problema está en que, una vez disfrutada la derrota de Hillary, con la consiguiente cara triste del sistema, enfrentan cuatro años de un gobierno dirigido por un tipo sin idea de cómo se ejerce la función pública, con un carácter autoritario, que no paga impuestos, y que ha tenido como objetivo en su vida hacer dinero sin importar cómo.

Quienes han tratado de explicar públicamente por qué votaron por Trump, usan argumentos relacionados con impuestos, inmigración, aborto y corrupción del sistema. Todos válidos si son sus prioridades. Obviamente, no mencionan como racional del voto: misoginia, discriminación, acoso, insultos y odio. El problema es que este energúmeno que gobernará EU hasta 2020 es un paquete que viene todo junto. Y ha demostrado de sobra, a lo largo de su vida, que esos últimos aspectos de su personalidad dirigen su visión de la vida, los negocios, la familia y la política. Como dijera Van Jones el día de la elección: “¿Cómo se le explica a un niño que la educación, el respeto, el estudio, el civismo y la honestidad son necesarios para surgir en la vida, cuando el sistema acaba de premiar a quien, con sus acciones, descalifica todos esos valores?”.

¿Y qué papel jugaron los medios en la victoria de Trump? Pues, muchísimo. Durante las primarias republicanas, los exabruptos del “candidato anaranjado” (como le llaman los mileniales) obtuvieron cientos de horas de tiempo aire, que sirvieron para que esa población llena de ira contra el sistema lo considerara una opción. Ahora no se quejen del resultado. Si los medios deben ser responsables a la hora de diseñar su programación, igualmente deben pensar en las consecuencias de su “cobertura noticiosa” antes de que sea demasiado tarde.

En EU, han elegido al héroe de las películas de vaqueros, que llega a la cantina, patea la puerta, saca la pistola y mata al “malo de la película” sin miramientos. Pero, en la vida real, ese disparo puede matar a inocentes que no tienen ninguna culpa. Por eso, el discurso conciliador de Trump poselectoral (que ya fue criticado por sus seguidores del Ku Klux Klan) es poco creíble. Después de un año de insultos y descalificaciones, ese tono racional y educado simplemente impresiona como una falsa piel de oveja sobre la espalda de una hiena. Tanto así, que las absurdas protestas poselección usan una violencia que fue validada como método para lograr objetivos por el mismo presidente electo.

Seguramente, Trump no iniciará un cataclismo nuclear, porque el sistema no se lo permitirá. Pero lo que no debe dudarse es que propiciará retrocesos en logros sociales y de derechos elementales que ha tomado décadas alcanzar. Eso, sin contar lo que puede implicar su presidencia en temas ambientales, de avance científico y de respeto a las minorías. Porque, el problema con alguien que gana basado en la frustración de la gente, es que si incumple sus promesas pudiera profundizar mucho más esa desilusión colectiva y favorecer violencia que él mismo ha validado.

Tras aquel grito de Millán Astray en 1936, Unamuno le contestó: “Venceréis, pero no convenceréis. Porque para vencer necesitáis fuerza bruta que os sobra; para convencer, se necesita la razón...”. Posiblemente, el tiempo nos haga recordar esta segunda parte de la historia...@drpichel

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

CELAP y la Fundación Eleta Periodistas de 'La Prensa' reciben premio de periodismo Fernando Eleta Casanova

Luis Burón y Alexander Arosemena (en el centro) fueron distinguidos con el premio de prensa Fernando Eleta Casanovas. Luis Burón y Alexander Arosemena (en el centro) fueron distinguidos con el premio de prensa Fernando Eleta Casanovas.
Luis Burón y Alexander Arosemena (en el centro) fueron distinguidos con el premio de prensa Fernando Eleta Casanovas. LA PRENSA/Richard Bonilla

Los periodistas Luis Burón y Alexander Arosemena, del diario La Prensa, recibieron el premio de prensa Fernando Eleta ...

CRIMEN Comunidad china cierra negocios por asesinato de joven en Pedregal

Cierre de comercios en la capital. Cierre de comercios en la capital.
Cierre de comercios en la capital. LA PRENSA/Roberto Cisneros

La comunidad china en Panamá decidió cerrar este miércoles 16 de agosto por un periodo de dos horas los comercios en Panamá ...

Fiscalía Séptima Anticorrupción Felipe 'Pipo' Virzi es conducido a la fiscalía, por desvíos de dinero a Financial Pacific

Felipe Virzi. Felipe Virzi.
Felipe Virzi. LA PRENSA/Archivo

El exvicepresidente de la República Felipe Pipo Virzi fue conducido este miércoles 16 de agosto a la Fiscalía Séptima ...