IDENTIDAD PATRIA

Los panameños de afuera: José Domingo Pérez

Casi siempre que se menciona a los panameños nos referimos a los que viven en el país, pero no consideramos a los miles que viven en el exterior: los panameños de afuera. Ellos se marcharon un día a estudiar, a establecer una familia con algún extranjero o, simplemente, a buscar un mejor destino. Y por allá se quedaron.

Ellos se fueron con sus esperanzas e ilusiones, pero se llevaron su identidad. Han podido recibir muchas influencias y obtener muchos logros en el país que los recibió, pero por dentro siguen manteniendo los valores, la cultura y su primer pasado: las raíces que los definen como originarios de estas tierras.

Y así, ellos se emocionan con la bandera panameña, la música, los bailes folclóricos, la pollera, el sombrero típico, las canciones y marchas con que crecieron. Les encantan los sabores de la patria: el sancocho, el arroz con pollo, el tamal, los bollos, el “ pescao” frito con patacón, el chicheme, el “ raspao”, las chichas, las dañinas, pero deliciosas frituras, y tantos otros que forman parte de nuestra suculenta cocina. Siguen amando esas “ tantas cosas bellas” que definen nuestra patria, como canta Rubén Blades.

Ellos se desplazan largas distancias para ir a presenciar eventos de panameños o de música tropical que los haga disfrutar lo nuestro y revivir viejos recuerdos. Algunos incluso organizan conjuntos típicos y hacen presentaciones folclóricas para dar a conocer nuestra cultura, pero sobre todo para mantenerse ligados a ella.

Les enseñan español a sus hijos y nietos o, por lo menos, algunas palabras o expresiones, para que no pierdan su idioma; les preparan platos panameños para que se deleiten con lo que a ellos tanto les gusta; les hablan de la familia, de los amigos, de los sitios que dejaron en nuestro país; les narran cuentos y momentos inolvidables que vivieron acá para que formen parte de su imaginación y memoria; algunos tramitan la nacionalidad panameña a sus hijos, más que nada como un sello de identidad. Y en cuanto es posible, traen a esos hijos y nietos a conocer su tierra, el pequeño y hermoso país que los vio nacer.

Así son nuestros paisanos que viven en el extranjero. Ellos están lejos, pero su amor por la patria está vivo, latente y, a veces, aumentado por la distancia, como lo expresara Ricardo Miro: “ Quizá nunca supiera que te quería tanto, si el hado no dispone que atravesara el mar”. De modo que, por los panameños que vivimos en el país y por los de afuera, con la emoción de estos días patrios y, como si se tratara de un brindis, exclamamos: ¡que viva Panamá!

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

Videos del día Estudiarán hielo de los Andes para entender el cambio climático

Estudiarán hielo de los Andes para entender el cambio climático Estudiarán hielo de los Andes para entender el cambio climático Vídeo
Estudiarán hielo de los Andes para entender el cambio climático AFP

Científicos estudiarán en Grenoble, Francia muestras de hielo extraídas de los Alpes y los Andes para comprender mejor la ...

NO HAY FALLECIDOS Luego de colisión retiran los vehículos del tramo marino del corredor Sur

El informe preliminar de ENA detalla que fue una triple colisión en el corredor Sur. El informe preliminar de ENA detalla que fue una triple colisión en el corredor Sur.
El informe preliminar de ENA detalla que fue una triple colisión en el corredor Sur. Tomado de @TraficoCPanama

La Empresa Nacional de Autopista (ENA) informó la tarde de este sábado 19 de agosto que los vehículos que colisionaron esta ...

SALUD PÚBLICA 30 toneladas de alimentos, a la basura

Basura en el mercado agrícola Basura en el mercado agrícola
Basura en el mercado agrícola LA PRENSA

Dieciséis mil panameños complementarían su dieta con las 30 toneladas de vegetales, hortalizas y frutas que por día se pierden ...