DISTORSIÓN

Ser político es el mejor y más rentable negocio

¡Formar parte o estar dentro de un partido es más lucrativo que invertir en colocar latas en supermercados, construir edificios, sembrar yuca o pelar gallinas! Así se expresaba mi amigo Castillito, que ha visto correr mucha agua bajo el puente en materia política y al que, a estas alturas de su vida, nadie le puede echar cuentos de camino.

En lo que respecta a mi persona, debo confesar que estoy lejos de declararme un analista de primera fila, porque todavía mi siempre confusa masa cerebral se dispara, de un lado a otro, y esto hace que no pueda entender o cuadrar ciertos hechos que en materia política saturan diariamente los medios informativos. Pero, debido a mi naturaleza de no claudicar ante los caprichos de mis neuronas, me siento, respiro profundamente y trato de poner en orden lo que percibo, día a día, en mi bendecido país.

Ahora bien, levantemos el telón y demos un vistazo al panorama nacional. Me asombra y no encuentro explicación lógica al observar los demenciales proyectos esgrimidos por algunos personajes de nuestra “fauna política” (conjunto de gente caracterizada por un comportamiento común y que frecuenta el mismo ambiente) que anuncia la intención de crear nuevos partidos políticos. Estos personajes, carentes de creatividad, utilizan la misma y aburrida letanía que ya es un clásico de todas las campañas políticas... “¡por el bien del país!”. La ingenuidad de muchos panameños cae en redondo, al escuchar promesas electorales que jamás serán cumplidas, porque la gran verdad es que el principal fin es ir en busca de enriquecimiento individual o colectivo.

Pero no todo está perdido en nuestra clase política. Llegó a mis manos un documento que demuestra cómo debe ser un buen político, y que comparto con los lectores de esta sección de opinión. Dudo que los políticos de hoy encuentren tiempo para leer lo que a continuación aparece, y más bien creo que no les interesa para nada ser políticos de altura, porque están conformes con el viejo y ajado manual de “ser farsantes y ganar las elecciones”. Decálogo para el buen político:

1. No basta con ser un buen profesional de la política, hay que amar la profesión y creer, firmemente, en lo que se promete.

2. Es necesario poseer talento político para adelantarse a los acontecimientos.

3. Debe estar bien informado y asesorado.

4. Ser realista y capaz de marcarse objetivos fáciles de alcanzar.

5. Ser innovador en todos sus actos.

6. Tener carácter en la toma de decisiones.

7. Ser sensato y prudente.

8. Astucia en su manejo con electores y no engañar ni ser engañado.

9. Responsabilidad asumiendo lo bueno, lo malo y lo feo.

10. Es básico el dominio del lenguaje y una alta capacidad para explicar de manera comprensible y razonable, utilizando argumentos honestos y fiables.

¿Tendremos vida para ver esta clase de políticos funcionando en Panamá?

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

CARRERA Fallece comediante y activista Dick Gregory

Dick Gregory. Dick Gregory.
Dick Gregory. Tomada del nytimes.com

Dick Gregory, quien rompió las barreras raciales en la década de 1960 y utilizó el humor para esparcir mensajes de justicia ...

BÉISBOL Sabathia sale de lista de lesionados y da triunfo a Yanquis

Sabathia (10-5) permaneció en la lista de los lesionados por un dolor en la rodilla derecha. Sabathia (10-5) permaneció en la lista de los lesionados por un dolor en la rodilla derecha.
Sabathia (10-5) permaneció en la lista de los lesionados por un dolor en la rodilla derecha. AFP

CC Sabathia retiró a 13 de sus primeros 14 rivales en el encuentro que marcó su retorno tras dejar la lista de los lesionados, ...