POLÍTICAS PÚBLICAS

¿Es posible salvar nuestro sistema de salud?

¿Es posible salvar nuestro sistema de salud? ¿Es posible salvar nuestro sistema de salud?
¿Es posible salvar nuestro sistema de salud?

Los panameños hemos desarrollado un conocimiento basado en la experiencia y en la observación de los hechos de la salud pública que nos permite expresarnos con soltura sobre la problemática del sistema de salud. Así, no es raro escuchar a los ciudadanos afirmar que el sistema de salud está en crisis, y ofrecer opiniones, muchas veces acertadas, sobre cómo coordinar de mejor manera las intervenciones de los establecimientos de salud del Minsa y de la CSS, haciendo más eficientes los servicios que estas instituciones brindan, de modo que los doctores cumplan con sus horarios y estén allí cuando se les necesite, que se les atienda con prontitud, oportunidad, calidad y calidez, que no haya listas de espera para verse con un especialista o para ser operado, que no falten medicinas, que no los induzcan a buscar la atención en una clínica privada.

Ese conocimiento empírico nos permite saber también que no es suficiente para satisfacer nuestras necesidades en salud, que el presidente, al calor de las críticas por el uso de la partida discrecional, anuncie de forma apresurada, sin planificación previa alguna, que el Ministerio de la Presidencia, a quien no le corresponde, “implementará acciones concretas para la eliminación total de la mora quirúrgica en el país”, aclarando, eso sí, que lo hará en conjunto con el Minsa y la CSS, responsables directos por el asunto, quienes debieron hacerlo mucho antes. A estas alturas del campeonato no nos dejamos seducir por esa noticia de corte populista, que todavía habrá que evaluar si se cumple y cuál será su costo. Esperemos que no se persiga externalizar las cirugías, garantizando el negocio a los hospitales privados más grandes del país.

Y no es por falta de financiamiento que el sistema de salud está en crisis, pues es harto conocido que en Panamá el gasto público en salud se mantiene en aumento desde 2009, llegando a cifras que según los expertos son suficientes para alcanzar los resultados en salud que deseamos. Los problemas surgen de la ineficiencia producto de la desorganización, propiciada por el descontrol y la corrupción, y en no pocos casos la ineptitud y falta de compromiso de muchos de nuestros funcionarios públicos, pues llegaron al puesto gracias al clientelismo con la misión, a veces única, de apoyar las necesidades y mandatos del político que los colocó en el puesto. Por ese motivo los panameños nos vemos obligados a acudir a clínicas y farmacias privadas a recibir, pagando elevados costos, los servicios que el sector público debería ofrecer de forma eficiente y gratuita, lo que genera un gasto privado en salud que supera el 25% o más del gasto total en salud.

Esa ineficiencia y corrupción castigan el sistema y a sus usuarios, privilegiando los intereses de un grupo, al punto que en ocasiones dan la impresión de estar ocupados haciendo negocios hasta con los asuntos de la salud, como lo demuestran las cotidianas denuncias de privatizaciones innecesarias; construcciones redundantes, o algunas que se necesitan, pero muchas veces ni siquiera llegan a inaugurarse porque no tienen el personal, o falta la luz y el agua; contratos a favoritos para el suministro de equipos y medicamentos, con sobreprecios en todos los pagos, etc. Al final se drenan los recursos del Estado y se impide que este cumpla con su principal función de llevar bienestar social a la mayoría de la población.

En ese contexto, el “qué hacer” desde el punto de vista técnico y estratégico para avanzar hacia la cobertura universal de salud con calidad, calidez, eficiencia y equidad está escrito desde hace algún tiempo, y bastaría con darle todo el respaldo político a los acuerdos del Diálogo Nacional para la Transformación del Sistema de Salud Pública, recogidos en el documento Lineamientos propuestos para la Mejora y Fortalecimiento del Sistema Nacional Público de Salud integral, en el marco de una política de estado. Eso sí, habría que incluir un capítulo adicional describiendo el abordaje de los determinantes sociales de la salud, lo que nos llevaría invariablemente a enfrentar el espinoso tema de la profunda desigualdad que prevalece en nuestro país.

En todo caso, la transformación requiere obligatoriamente del saneamiento de las instituciones gubernamentales, lo cual no va a ocurrir de forma espontánea, pues el fortalecimiento de lo público, parece no ser la prioridad de nuestros gobernantes. Demandará de nuestra lucha organizada y sistemática contra la corrupción, la impunidad, el clientelismo político, la falta de transparencia; recuperando para los sectores sociales los dineros que han ido a parar a los bolsillos de muchos políticos que han disfrutado del poder desde hace casi un cuarto de siglo.

Para ello tenemos que superar la cómoda apatía que nos caracteriza, recuperar nuestros valores y actuar en forma organizada, utilizando los mecanismos que la democracia ofrece para salvaguardarla y adecentar nuestro país, y garantizar que en los dos años que le quedan al actual gobierno, los considerables recursos del Estado sean manejados de forma más transparente, y mejor canalizados para el desarrollo solidario y el bienestar social de todos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

DENUNCIA La Iglesia ortodoxa rumana implicada en dos escándalos sexuales

Otro sacerdote del noroeste de Rumania fue expulsado definitivamente de la Iglesia ortodoxa a finales de julio. Otro sacerdote del noroeste de Rumania fue expulsado definitivamente de la Iglesia ortodoxa a finales de julio.
Otro sacerdote del noroeste de Rumania fue expulsado definitivamente de la Iglesia ortodoxa a finales de julio. AFP

La Iglesia ortodoxa rumana estuvo implicada en las últimas semanas en dos escándalos sexuales, de los cuales el más reciente ...

TERRORISMO Manifestación el próximo sábado en Barcelona contra los atentados

La manifestación es para rechazar el terrorismo. La manifestación es para rechazar el terrorismo.
La manifestación es para rechazar el terrorismo. AFP

El ayuntamiento de Barcelona y el gobierno regional de Cataluña anunciaron, este sábado, la convocatoria para el 26 de agosto ...

polémica Perú: Siete meses de prisión preventiva a un sacerdote español por abuso sexual

Santiago Martínez Valentín-Gamazo. Santiago Martínez Valentín-Gamazo.
Santiago Martínez Valentín-Gamazo. Tomado de La República

Un tribunal peruano de justicia dictó siete meses de prisión preventiva al sacerdote español Santiago Martínez ...