VENTANA FISCAL

Réquiem para los CAT

/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/03/0_20141203OxJZAo.jpg /deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/03/0_20141203OxJZAo.jpg
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/03/0_20141203OxJZAo.jpg

OPINIÓN

El certificado de abono tributario (CAT) nació “como un instrumento para fomentar las exportaciones no tradicionales de bienes producidos o elaborados total o parcialmente en Panamá”. De la frase copiada, que proviene del primer artículo de la Ley 108 de 1974, ley que le dio vida al CAT, se entiende que el incentivo es para el exportador, quien interviene como intermediario y no necesariamente es el productor.

Después de mucho caminar, con tropiezos, modificaciones y violaciones incluidas, el CAT está a punto de pasar a ser parte de la historia fiscal de Panamá.

La Ley 108/1974 fue derogada con la Ley 37 de agosto de 2007 y vuelta a derogar con la Ley 11 de enero de 2009 que en su momento ofreció a los exportadores un nuevo certificado llamado el eurocertificado, aunque este nació exclusivamente para reponer la pérdida de los beneficios del Sistema Generalizado de Preferencias Arancelarias Plus (SGP+), ocasionada por fallas administrativas y diplomáticas del gobierno anterior.

Aún así, después de dos derogaciones, los CAT vuelven a ser tema en la Ley 82 de 31 de diciembre de 2009, la cual creó el Programa de Fomento a la Competitividad de las Exportaciones Agropecuarias. En su artículo 16 (transitorio) se advirtió a las personas naturales o jurídicas, exportadoras de productos no tradicionales, que disponían hasta el 31 de marzo del año 2010 para presentar la solicitud de CAT sobre las exportaciones realizadas hasta el 31 de diciembre de 2009.

En la referida Ley 82 también consta que el “Ministerio de Economía y Finanzas tendrá sesenta días para la emisión del certificado de abono tributario, contados a partir de la presentación de la correspondiente resolución emitida por el Ministerio de Comercio e Industrias”; advierte, además, que solamente podrán utilizarse después de seis meses desde su fecha de emisión, siempre que no sean utilizados en el año 2010.

Lo más crítico está por venir. Esa misma Ley 82 señala textualmente que “los certificados de abono tributario emitidos por el Ministerio de Economía y Finanzas caducarán el 31 de diciembre de 2011”, lo cual implica que a partir de 2012 pierden todo valor tributario. Tanto los que están emitidos como los que están en trámite. Triste realidad, pero injusta, sobre todo para las solicitudes que no se procesaron dentro de los 60 días que concedió la norma comentada. Una justa prórroga para tales solicitudes y para la utilización del CAT parece imponerse a fin de eliminar controversias legales. Aún así, todavía hay opciones para utilizar los CAT antes de que se vaya el año. Por lo menos nosotros tenemos.

Aprovecho para desearles a todos mis amigos y lectores de este artículo dominical que tengan una muy feliz Navidad, la época del año en que hasta el más duro regala una sonrisa y donde aflora el sentimiento de amor que nos hace compartir con los más necesitados lo que Dios nos ha dado. Feliz cumpleaños Jesús.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.


Tu suscripción viene con regalo este fin de año.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo último en La Prensa

Fotografía Educación vial, los pasos de las cebra

Educación vial, los pasos de las cebra Educación vial, los pasos de las cebra Galería
Educación vial, los pasos de las cebra La Paz, Bolivia/REUTERS / David Mercado

Videos Una bodega urbana en el corazón de París

Una bodega urbana en el corazón de París Una bodega urbana en el corazón de París Vídeo
Una bodega urbana en el corazón de París AFP

La ciudad Luz, la ciudad del amor, la ciudad ¿del vino? Les Vignerons Parisiens producen la bebida favorita en Francia, en el ...

DIÁLOGO CON LA OPOSICIÓN Número dos del chavismo fustiga a secretario de Estado del Vaticano

Diosdado Cabello, acusó al secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin de pretender tutelar a Venezuela, por una carta que el prelado le envió al gobierno. Diosdado Cabello, acusó al secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin de pretender tutelar a Venezuela, por una carta que el prelado le envió al gobierno.
Diosdado Cabello, acusó al secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin de pretender tutelar a Venezuela, por una carta que el prelado le envió al gobierno. AFP/Archivo

El número dos del chavismo, Diosdado Cabello, acusó al secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin, de irrespetuoso y de ...