La obra está avanzada en un 89% y será inaugurada el 15 de junio

Cambios en la cinta costera

Un parque completo desapareció del diseño original de la cinta y todavía no se sabe cómo quedará la plaza que sería dedicada a Balboa.

Temas:

FALTAS. Según el pliego de cargos que, en teoría, es de obligatorio cumplimiento, el hotel construiría un túnel-cajón para acceder a su marina y helipuerto. No se ha hecho nada al respecto. LA PRENSA/Carlos Lemos FALTAS. Según el pliego de cargos que, en teoría, es de obligatorio cumplimiento, el hotel construiría un túnel-cajón para acceder a su marina y helipuerto. No se ha hecho nada al respecto. LA PRENSA/Carlos Lemos

FALTAS. Según el pliego de cargos que, en teoría, es de obligatorio cumplimiento, el hotel construiría un túnel-cajón para acceder a su marina y helipuerto. No se ha hecho nada al respecto. LA PRENSA/Carlos Lemos

1195794 1195794

1195794

A mes y medio de la gran inauguración de la cinta costera y cuando el proyecto está avanzado en un 89%, sigue habiendo sorpresas en el diseño final de la obra.

Sucede que el parque que se construiría sobre los estacionamientos subterráneos del hotel Miramar Intercontinental y que recibiría el nombre de “Plaza de la Contraloría”, desapareció del mapa.

En su lugar, se pavimentó para crear estacionamientos para 275 vehículos.

Estos nuevos estacionamientos contiguos al hotel no estaban en los planos que, el año pasado, el Ministerio de Obras Públicas (MOP) le entregó a La Prensa, luego de que el diario presentara un recurso de hábeas data ante la Corte Suprema.

Los planos fueron entregados en octubre, pero está anotado que su fecha de confección es junio de 2008.

Posteriormente, el 12 de marzo pasado, La Prensa solicitó nuevamente los planos, actualizados a la fecha. El MOP recién facilitó las copias, en las que consta que los estacionamientos han sido “reoordenados” a medida que iba avanzando la obra. Y la Plaza de la Contraloría desapareció, sin que se dieran explicaciones.

En total son mil 200 estacionamientos, se supone que de uso público. Los que construyó el hotel, a su costo, son 331, todos bajo tierra.

En los pliegos de cargo también está que el hotel construiría un “túnel-cajón” debajo de la nueva vialidad.

“Este estará ubicado en el área donde se encuentra la escollera de protección de la marina”, señaló el documento oficial, que sirvió de base para la licitación de la obra.

Sin embargo, en una inspección al lugar, este diario constató que no se está construyendo túnel alguno.

En los últimos planos que el MOP entregó, consta que el paso a la marina y al helipuerto del hotel –ambos privados– será “a nivel”, con una entrada con pavimento “rugoso” y un semáforo intermitente, para “seguridad de peatones y ciclistas”.

El acceso es igual al que tendrá la entrada de la marina del Club de Yates y Pesca.

Esto implica que el tráfico en la peatonal y en la ciclovía se interrumpirá cada vez que alguien quiera entrar o salir de las marinas privadas.

“Ahí va a ocurrir un accidente, tarde o temprano”, pronosticó el arquitecto Brooke Alfaro. “La gente que va caminando o en bicicleta está distraída haciendo deporte o contemplando el mar. En el menor de los casos, será una incomodidad para los usuarios”.

Se intentó entrevistar a Herman Bern, representante del hotel, pero éste no atendió el requerimiento.

También se pidió información sobre cómo quedará la estatua de Balboa, pero en su lugar, el MOP remitió un mapa “geométrico” del relleno y la escollera, que no ofrece detalles sobre cómo lucirá el monumento.

Tampoco aportó copias de cómo se rediseñará la plaza que antes estaría dedicada a Balboa y Anayansi.

Norberto Odebrecht señaló que el costo de la obra se mantiene en 189.1 millones de dólares, ya que el dinero que se invertiría en mudar a la estatua, será ahora “compensado” con los trabajos de conservación del monumento, los ajustes al diseño de la cinta y el aumento en la longitud de la vialidad.

Balboa colapsa si lo mudan

La estatua de Vasco Núñez de Balboa se encuentra vandalizada, deteriorada y oxidada.

La culpa la tienen las inclemencias climatológicas, la contaminación ambiental y, particularmente, “la falta de un mantenimiento adecuado y periódico”.

Así está consignado en un informe técnico preparado por el restaurador Jacinto Almendral, en octubre del año pasado.

Desde entonces se sabía que si la estatua –de casi 85 años de antigüedad– era reubicada, se podría desbaratar. Lo que encontró Almendral en sus inspecciones es de terror. El mármol del pedestal (donde está el globo terráqueo) fue pintado varias veces, con acrílico, base de cal o aceite. También se halló una aplicación con cemento blanco.

“Pudimos percibir que bajo las capas de pintura, el mármol presenta manchas de oxidación, así como de pintura roja y azul, que pudo ser resultado de alguna acción vandálica o de protesta”, dijo el restaurador en su informe.

También faltan piezas, como manos, dedos y hasta un pedazo del asta de la bandera que sostiene el descubridor, “que fue cortada y completada con un tubo”. Del mismo modo, hay grietas y fisuras por todo el monumento, y hasta un agujero “por proyectil de arma de fuego”.

Uno de los cuatro individuos que rodean el globo terráqueo tiene un alambre oxidado amarrado, que está manchando el mármol.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa