Política. Hay un divorcio entre gobernantes y gobernados.

Césares, en democracia

La Organización de Estados Americanos (OEA) advierte sobre la existencia de ‘presidencialismos extremos’ que amenazan América Latina.

Temas:

REELECCIÓN. Ciudadanos de varios países de la región han manifestado su oposición a la reelección presidencial. AP/Archivo REELECCIÓN. Ciudadanos de varios países de la región han manifestado su oposición a la reelección presidencial. AP/Archivo
REELECCIÓN. Ciudadanos de varios países de la región han manifestado su oposición a la reelección presidencial. AP/Archivo

Muchos pensaron que con la caída de Rómulo Augusto (475-476), último emperador romano, los césares dejarían de existir. Todo lo contrario. Evolucionaron.

En pleno siglo XXI y con una soñada democracia, tras varios años de dictadura, los nuevos césares se dieron cuenta de que, para llegar al poder, tenían que cuidar las formas y vestirse de legitimidad.

La reelección en países como Venezuela, Ecuador, Bolivia, Colombia, Nicaragua (en proceso) y Honduras (fallido por ahora) evoca la época cesarista, y algunos analistas piensan que representa un riesgo para la democracia.

Recientemente, la Organización de Estados Americanos (OEA), a través de uno de sus representantes, Dante Caputo, describió este panorama como un “presidencialismo extremo”, que está debilitando los sistemas de control republicanos.

Su frase fue muy directa y crítica: “En América Latina tenemos presidencialismo extremo, en el borde del cesarismo”. Esta preocupación de Caputo se produce cuando varios países de la región se han abierto al debate sobre la reelección o para impulsar iniciativas que eliminen el límite a los mandatos presidenciales.

En ese sentido, los informes que tratan sobre la concentración del poder en América Latina y Panamá hablan por sí solos.

Revelan, entre otras cosas, que el 50% de los 18 países que forman Latinoamérica ha delegado facultades fundamentales de los poderes parlamentarios, al Ejecutivo. Entre otros están: modificar el presupuesto y el cobro de impuestos.

La percepción ciudadana en Panamá está dividida respecto a este tema. Por ejemplo, una reciente encuesta de Unimer para La Prensa arrojó que el 39.1% de los entrevistados consideraba que el presidente de la República, Ricardo Martinelli, se inmiscuye en otros órganos del Estado. Un 39.0% respondió que no y el 21.9% dijo no saber del tema.

En cuanto a la reelección, el 54.4% de los panameños encuestados respondió que Martinelli pretende buscar una reelección como presidente de la República en 2014, mientras que el 32.9% expresó que no.

La experiencia más reciente que tuvo el país con un gobernante obsesionado con mantenerse en el poder, fue en 1997 cuando Ernesto Pérez Balladares aspiró a la reelección y para ello intentó modificar la Constitución. No lo logró. Perdió en el referendo convocado para conocer la opinión del pueblo.

Hace poco, líderes del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y miembros de la OEA sostuvieron reuniones de trabajo en Panamá, con el fin de crear una agenda de democracia para la región.

Una de las conclusiones del encuentro fue que la “democracia de piel” –es decir, aquella que se siente– debe crear ciudadanía. Incluso, se mencionó que esta ha dejado de tener objetivos.

Caputo lo sintetizó de la siguiente manera: “Cuidado con crear Estados, porque ese Estado puede avanzar sobre los individuos. Acá la división de poderes muchas veces no se nota, la independencia de los poderes se nota menos que la división, y el control de los poderes mutuos, menos aún. Y si el Estado no tiene, entre sus órganos, capacidad de control e independencia, podemos crear un Leviatán”.

El virus de la reelección Para alargar su estadía en el poder, líderes de izquierda y de derecha han modificado normas establecidas, citando constituyentes y referendos populares. Se pasó del mesías que nacía de las armas a otro que emergía de los votos. De esta manera, Alberto Fujimori, de Perú, cambió la Constitución y se reeligió en 1995. Luego intentó un ilegal tercer mandato. Su ejemplo fue emulado por varios presidentes de la región. Así, en 1994, Carlos Menem hizo lo propio tras cambiar la Constitución argentina.

Lo mismo hicieron en Brasil, Fernando Henrique Cardoso, y Hugo Chávez, en Venezuela, ambos durante 1998. Con un nuevo siglo, las cosas no variaron. En Ecuador, Rafael Correa hizo lo propio, al igual que Evo Morales, en Bolivia. Muy cercano a Panamá está Colombia, donde su presidente Álvaro Uribe también fue contagiado con este virus.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo más Visto Nuevo Comentado

Lo último en La Prensa

Partidos de hoy Athletic, Milan y Everton dan gran paso hacia la Liga Europa

El portugués André Silva marcó dos goles con el Milan. El portugués André Silva marcó dos goles con el Milan.
El portugués André Silva marcó dos goles con el Milan. AP

El Athletic de Bilbao, el Milan y el Everton, tres de los grandes nombres de esta ronda previa de la Liga Europa, consiguieron ...

Panameño en las Grandes Ligas Rubén Tejada, bajado a la Triple A por los Orioles

Rubén Tejada jugó 36 partidos en el campo corto de los Orioles, entre junio y agosto. Rubén Tejada jugó 36 partidos en el campo corto de los Orioles, entre junio y agosto.
Rubén Tejada jugó 36 partidos en el campo corto de los Orioles, entre junio y agosto. AP/Archivo

Después de 41 partidos esta temporada con los Orioles de Baltimore, el jugador de cuadro panameño Rubén Tejada regresa a las ...

Carrera en España Chris Froome busca el doblete Tour-Vuelta

Chris Froome es el actual monarca del Tour de Francia. Chris Froome es el actual monarca del Tour de Francia.
Chris Froome es el actual monarca del Tour de Francia. AP

Después de conquistar el Tour de Francia por cuarta ocasión, Chris Froome intentará conseguir un doblete ganando la Vuelta a ...