HÍPICA.MARTÍN TORRIJOS ENVIARÁ AL DIRECTOR DEL INDE.

Clásico sigue sin presidente

El máximo evento hípico del país se efectuará hoy con el Salón Presidencial ocupado tan solo por un director.

Se espera la asistencia de 10 mil personas. El premio al caballo ganador será de 50 mil dólares.

Ernesto Pérez Balladares fue el último Presidente en asistir al popular evento en julio del año 1995, donde fue abucheado. En el mes de noviembre de ese mismo año, el mandatario ordenó la suspensión del clásico.  Ernesto Pérez Balladares fue el último Presidente en asistir al popular evento en julio del año 1995, donde fue abucheado. En el mes de noviembre de ese mismo año, el mandatario ordenó la suspensión del clásico.
Ernesto Pérez Balladares fue el último Presidente en asistir al popular evento en julio del año 1995, donde fue abucheado. En el mes de noviembre de ese mismo año, el mandatario ordenó la suspensión del clásico.

Seguro que Ernesto Toro Pérez Balladares no ha olvidado esa tarde hípica de 1995. Puntualísimo llegó –con su esposa y varios ministros– al Hipódromo Presidente Remón, para "honrar" la carrera de las carreras: el Clásico Presidente de la República.

Creado en 1922 en honor a los presidentes del país, esa tarde era de fiesta. Había alfombra roja, cadetes de blanco y el Salón Presidencial estaba impecable. La Banda Republicana afinaba con esmero. El hipódromo –todavía estatal– tenía como gerente a Eduardo Alfaro. "El hipódromo estaba de bote en bote", recuerda, refiriéndose a las miles de personas que colmaban las gradas.

El Toro fue a la carrera con la misma confianza con la que ganó las elecciones de 1994. Confianza que dejó en evidencia unos días después de ganar las elecciones de mayo de 1994: "me di cuenta de que iba a ganar... lo siguiente fue una confirmación de lo que yo suponía que iba a suceder".

La carrera de carreras

Pero aquel domingo de julio de 1995, en la versión número 68 del Clásico Presidente de la República, al Toro le fallaron las certidumbres.En 1995 había razones de sobra para que la "familia hípica" estuviera hirviendo de emoción. Estaba en juego un premio de 250 mil dólares que era –y sigue siendo– el más abultado de la historia hípica panameña. La fanaticada había puesto a circular, además, 327 mil dólares en apuestas.

La carrera de 2 mil 600 metros pasó rápido y el caballo Jed Forest, de Celestino Carbonell, ganó con ventaja. Ahí iba el alazán con la monta de René Douglas, trotando hacia el círculo de ganadores. Los fotógrafos para inmortalizar la hazaña y allí la familia Carbonell esperaba al presidente que bajó del Salón Presidencial y comenzó a caminar sobre la alfombra roja.

Lo que siguió fue algo que Carbonell dice no recordar. "Yo vi la carrera con mucha alegría porque mi caballo ganó. Del resto no me di cuenta...".

Una silbatina incontenible surgió de las gradas hasta convertirse en un chillido estentóreo. Pérez Balladares llegó al círculo de ganadores en medio de aquel estruendo, mientras los músicos de la Banda Republicana tocaban con fuerza.

"El Presidente no dijo nada pero estaba disgustado", cuenta Alfaro. El acto protocolar duró poco y Pérez Balladares desapareció por la misma alfombra roja por la que llegó.

Ahora no hay presidente

Algunos días después, el gerente del hipódromo recibió una carta. "Me pidió que no hiciera otro Clásico Presidente mientras él estuviera en el puesto y yo estuve de acuerdo", explica Alfaro.

El clásico dejó de realizarse por dos años y no fue hasta 1998 cuando volvió a correrse.

Pero aunque la carrera de carreras sobrevivió a las reacciones del Toro, desde ese día ningún otro presidente ha encabezado el clásico.

¿Qué hará Martín Torrijos? Aunque a su padre, Omar Torrijos, le gustaban las carreras de caballos, todo parece indicar que Martín no le seguirá el paso. Eso es, al menos, lo que dejó entrever el gerente actual del hipódromo, Rubén Lee. "El señor presidente fue invitado hace tres semanas y contestó que no le iba a ser posible venir", explica Lee. La respuesta la envió a principios de la semana pasada. En su lugar irá el director del Instituto Nacional de Deportes (INDE), Ramón Cardoze.

¿Por qué Martín no va hoy al Clásico? Puede ser, simplemente, que no le interese. La otra posibilidad es que, en medio del desencanto de la población por la aprobación de las reformas al Seguro Social, Martín quiera evitarse una situación incómoda. Como dice Bernabé Pérez, hípico muy cercano al Presidente, "en estos momentos no creo que sea muy estratégico".

Con o sin primer mandatario, el Clásico Presidente de la República se correrá hoy, ante la presencia de unos 10 mil espectadores, según cálculos de la empresa. "Esperamos que se apuesten unos 100 mil dólares", dice Lee, una cantidad notablemente inferior que la que se apostó en 1995.

Y es que, aunque las carreras de caballos todavía levantan pasiones –y a veces no precisamente hípicas– parece que los mejores tiempos ya han pasado. Ahora, dice el gerente, la competencia son los casinos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Directorio de Comercios

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo último en La Prensa

Fotografía El elegante galope de los camellos

El elegante galope de los camellos El elegante galope de los camellos Galería
El elegante galope de los camellos Dubai/AP / Kamran Jebreili

POLÍTICA Hijos de Trump dirigen la compañía y analizan expansión

Donald Trump Jr., izquierda, y su hermano Eric Trump.  Donald Trump Jr., izquierda, y su hermano Eric Trump.
Donald Trump Jr., izquierda, y su hermano Eric Trump. AP/Archivo

Ya no son aprendices. Eric y Donald Trump Jr. ahora están al frente de la Organización Trump y se ajustan a una realidad que ...

ESCÁNDALOS Temer promete que escándalo de corrupción no paralizará a Brasil

Michel Temer. Michel Temer.
Michel Temer. AFP

El presidente Michel Temer insistió en que el creciente escándalo de corrupción que afecta a su gobierno no paralizará a ...