LIGA ESPAÑOLA DE FÚTBOL. REAL MADRID Y bARCELONA, LOS MÁS QUERIDOS

España inspira a los fanáticos

El miércoles, Barcelona se coronó en la Liga de Campeones, y en Panamá se vivió como nuestro el triunfo de los azulgrana.

Temas:

FANÁTICOS. Simpatizantes del Barcelona miran atentos por la televisión, en un establecimiento, uno de los partidos de su equipo. LA PRENSA/Gabriel Rodríguez FANÁTICOS. Simpatizantes del Barcelona miran atentos por la televisión, en un establecimiento, uno de los partidos de su equipo. LA PRENSA/Gabriel Rodríguez
FANÁTICOS. Simpatizantes del Barcelona miran atentos por la televisión, en un establecimiento, uno de los partidos de su equipo. LA PRENSA/Gabriel Rodríguez

¿Estamos en España? Es una pregunta que pudiera hacerse cualquier extranjero que visite Panamá, por la manera como la gente sigue, con pasión desenfrenada, la Liga española de fútbol.

Una gran mayoría de panameños se siente identificada con los clubes de fútbol del Barcelona y Real Madrid, principalmente, más que con cualquier otro club europeo o de América. Los dos equipos generan una pasión que va mucho más allá de lo que se siente por el fútbol local y que solo pudiera ser comparable con el sentimiento que genera la selección panameña en tiempos de la eliminatoria mundialista. Muchos parecen sentirse más hinchas del Barcelona o el Real Madrid, que cualquier fanático en España.

Es una situación poco común y es entendible, porque en Panamá no ha habido una cultura futbolística ni mucho menos un campeonato de fútbol que contagie y lleve a la gente a identificarse con sus equipos.

Es más extraño porque Panamá un país beisbolístico, donde la pelota nacional es el deporte número uno y donde los partidos de las Grandes Ligas de Estados Unidos son uno de los pasatiempos favoritos de la afición panameña, que sigue a diario los juegos a través de diferentes medios de comunicación.

La pasión por estos clubes se aprecia en la vestimenta de los aficionados panameños, que usan más camisetas del Barcelona o del Real Madrid que de cualquier otro deporte. En estos momentos el fútbol europeo y, en particular el español, ha calado tanto en la afición nacional, que hace que hoy miles de panameños se sientan identificados con estos dos equipos ibéricos, llevándolos al extremo de que una pregunta común a la hora de entablar conversación es: “¿Eres hincha del Barcelona o del Real Madrid”?

La situación cambia en los países netamente futbolísticos. En ellos, un clásico Real Madrid-Barcelona es noticia, es un partido importante, pero hasta allí. No como en Panamá, donde causa alboroto como si se tratara de un partido de la selección nacional.

El campeonato español siempre será primero, y es poco probable que en otros países dos televisoras nacionales lo transmitan simultáneamente, como ocurría en Panamá antes de que entrara al país una empresa de cable que mantiene la exclusividad sobre las transmisiones de esos partidos.

Real Madrid y Barcelona deben darse por satisfechos con tener en Panamá un país que ha acogido a los equipos españoles como suyos. Hoy, el público en general, entre este el infantil, conoce al dedillo el plantel de los dos clubes europeos, más que cualquier equipo de la Anaprof, lo que originó en una ocasión una protesta de jugadores del Tauro que se sintieron desterrados por la televisión panameña y señalaron que estas preferían más lo de fuera que lo nacional.

Mujeres, hombres, niños, jóvenes, adultos, no importa de qué estrato social sea, todos siguen de cerca las incidencias de esos dos equipos españoles con los que siempre se identifican, por encima de cualquier otro.

Las pocas veces que se dejó de transmitir aquí la Liga española por los canales locales, unos meses antes que llegara la empresa de transmisión por cable, la noticia tuvo un impacto fuerte como si se tratara de un problema más de los panameños.

Cuando se estableció la compañía, las transmisiones cesaron, pero los aficionados se las ingeniaron y optaron por irse a los centros comerciales y restaurantes que se afiliaron al sistema. Los locales experimentaron un lleno en los días y horas en que se transmitían los partidos.

Un día antes de las elecciones presidenciales, el pasado 3 de mayo, se jugó el último clásico español en horas de la tarde, cuando ya imperaba la ley seca. Todos los restaurantes estaban repletos, también las cantinas. En una de ellas, por ejemplo, cobraron dos dólares por entrar al lugar.

Por dos horas esa cantina estuvo llena a reventar, más que si se hubiese tratado de un sábado común y corriente a esa hora de la tarde. La gente vio el partido sin libar, picando algún plato y acompañándolo con soda.

Es un claro ejemplo de lo que genera el clásico español, que hoy en Panamá hace que una inmensa mayoría lo identifique como propio de los panameños. Por espacio de 90 minutos, el público festeja, grita y alienta a su club favorito, convirtiendo al país en un pedazo de España en el istmo panameño.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

CARRERA Fallece comediante y activista Dick Gregory

Dick Gregory. Dick Gregory.
Dick Gregory. Tomada del nytimes.com

Dick Gregory, quien rompió las barreras raciales en la década de 1960 y utilizó el humor para esparcir mensajes de justicia ...

BÉISBOL Sabathia sale de lista de lesionados y da triunfo a Yanquis

Sabathia (10-5) permaneció en la lista de los lesionados por un dolor en la rodilla derecha. Sabathia (10-5) permaneció en la lista de los lesionados por un dolor en la rodilla derecha.
Sabathia (10-5) permaneció en la lista de los lesionados por un dolor en la rodilla derecha. AFP

CC Sabathia retiró a 13 de sus primeros 14 rivales en el encuentro que marcó su retorno tras dejar la lista de los lesionados, ...