LA PÁGINA DEL CIUDADANO Culpable hasta demostrar lo contrario

Un periodista venezolano con aventajada experiencia en procedimientos antinarcóticos fue sorprendido en el aeropuerto de Tocumen por un funcionario de aduanas, que en pocos minutos lo hizo sentir culpable.

CHEQUEO. En la revisión rutinaria de inmigración y aduanas, los funcionarios aeroportuarios suelen cazar in fraganti a las llamadas ‘mulas’ del narcotráfico. CHEQUEO. En la revisión rutinaria de inmigración y aduanas, los funcionarios aeroportuarios suelen cazar in fraganti a las llamadas ‘mulas’ del narcotráfico.
CHEQUEO. En la revisión rutinaria de inmigración y aduanas, los funcionarios aeroportuarios suelen cazar in fraganti a las llamadas ‘mulas’ del narcotráfico.

Siempre que se habla de perfiles en relación con el narcotráfico aflora en el ideario colectivo la imagen de los grandes capos en sus haciendas de Colombia, sentados con gigantescos habanos cubanos y vasos desbordantes de escocés de 18 años, o la de las osadas y nerviosas "mulas" tragadas con decenas de pequeños envoltorios atestados de cocaína.

Muy poco se habla, sin embargo, de los funcionarios que, casi en el anonimato, se dedican a contrarrestar los siempre innovadores métodos de los carteles de la droga, cada vez más atomizados y por ende más difíciles de detectar.

Se trata de funcionarios que aplican estrategias engorrosas para la mayoría de la gente, pero que en líneas generales cumplen con el cometido de detectar los embarques de droga.

En el Aeropuerto Internacional de Tocumen hay varios de esos hombres y mujeres. Esta es la historia del ciudadano anónimo:

Arribé a Panamá la semana pasada, procedente de Venezuela, para asistir a un seminario internacional sobre periodismo. Todo iba bien hasta que llegué al área de inmigración y aduanas del terminal aéreo. Delante de mí había dos personas: una mujer catira (fula, rubia) con aires de europea y mi compañero de viaje.

En el área de control aduanero un hombre y una mujer revisaban los equipajes minuciosamente, a pesar de que un hermoso pero hediondo canino de nombre King ya se había encargado de olfatearlos y les había dado "luz verde".

Ambos llevaban puestos guantes quirúrgicos. A mí, me tocó el hombre. Abrió mi equipaje y comenzó a tantearlo, al tiempo que me miraba constantemente, con aire de duda. En pocos minutos sudaría en carne propia lo que durante muchos años había escrito sobre terceras personas.

Sudando frío

Inmediatamente después de que el funcionario le dio una primera mirada a mis documentos, comenzó a sacar mis enseres del equipaje y a bombardearme con preguntas: ¿a qué viene a Panamá?, ¿cuánto tiempo piensa quedarse?, ¿dónde se hospedará?, ¿trae dólares?, ¿cuánto trae?, ¿puedo verlos?, ¿a qué se dedica?, ¿dónde vive?, ¿por qué está tan nervioso?, dígame su número de cédula, ¿número de pasaporte?, ¿es casado?, insisto, ¿por qué está tan nervioso?, ¿ha venido antes a Panamá?, ¿dónde es que se va a hospedar?

Como en un discurso aprendido y mil veces pronunciado, el funcionario formulaba todas esas preguntas en estricto orden y una tras otra, al tiempo que chequeaba mis documentos, me miraba, hablaba con su compañera, divagaba, hurgaba entre mis cosas y volvía con la "cantaleta".

De acuerdo con mi experiencia ajena, lo único que le faltó fue ofrecerme algo de tomar, que bastante falta me hacía, tal como suelen hacer con los sospechosos de llevar drogas.

Aunque transcurrieron varios minutos, el hombre seguía mirándome fijo y volvía a mirar la foto de mi cédula y del pasaporte. Tanta fue la presión que comencé a sentirme culpable y sin darme cuenta de verdad me estaba poniendo nervioso.

Decidí explicarle que era periodista venezolano, pero me miró con desdén, como queriendo decir: "hasta curas he agarrado en estas lides".

Es más, creo que cuando le hablé de mi profesión aquel hombre arreció las preguntas, la miradera y la revisión de mi equipaje. Luego de varios minutos más, sin embargo, comenzó a meter las cosas nuevamente en la maleta, sin arreglarlas, por supuesto y, tras insistir que yo "estaba sumamente nervioso", me dijo que podía continuar.

Debo decir que no me molestó mucho el procedimiento, porque entiendo que es parte de su trabajo y de una técnica especial para sorprender a "mulas" del narcotráfico. Tengo 15 años como periodista policial y sé que esas cosas se manejan de esa manera.

Sin embargo, la rudeza del funcionario, su escasa cortesía y evidente falta de educación me hicieron dudar un tanto del encomiable fondo que guía su jornada. Es por eso que pienso que al terminar su trabajo el perito debió cuando menos explicarme de qué se trataba el proceso y, como todo hombre que trabaja con público, excusarse por las molestias ocasionadas y darme las buenas noches. Nada de eso ocurrió.

A mi juicio, debe haber alguna distinción en el trato brindado a las personas honorables y a las que no lo son.

No obstante, estoy seguro de que en aquel funcionario del aeropuerto de Tocumen priva el criterio de que "todos son culpables hasta que me demuestren lo contrario, vengan de donde vengan".

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

PROYECTO La ecología, un huerto orgánico y los gusanos como terapia

La historia de Jabal e Ismael La historia de Jabal e Ismael Vídeo
La historia de Jabal e Ismael

La percepción sobre el cuidado de la naturaleza de Ismael Tenorio y  Jabal Rodríguez, ambos  estudiantes de  la escuela de ...

PROCESO DE PAZ Entregan 21 restos de desaparecidos en conflicto en Colombia

Las víctimas perecieron a manos de paramilitares, guerrillas y fuerzas estatales en los departamentos de Antioquia, Nariño y Sucre. Las víctimas perecieron a manos de paramilitares, guerrillas y fuerzas estatales en los departamentos de Antioquia, Nariño y Sucre.
Las víctimas perecieron a manos de paramilitares, guerrillas y fuerzas estatales en los departamentos de Antioquia, Nariño y Sucre. AFP PHOTO / JOAQUIN SARMIENTO

Las familias de 21 víctimas del conflicto armado que estaban desaparecidas, recibieron el viernes sus restos en una emotiva ...

COMPRAS Regreso al pasado: prosperan tiendas de juegos retro en Japón

Dado el dominio de Nintendo del mercado de videojuegos local en la década de 1980, no es extraño que buena parte de las compras y las ventas tenga lugar en Japón. Dado el dominio de Nintendo del mercado de videojuegos local en la década de 1980, no es extraño que buena parte de las compras y las ventas tenga lugar en Japón.
Dado el dominio de Nintendo del mercado de videojuegos local en la década de 1980, no es extraño que buena parte de las compras y las ventas tenga lugar en Japón. Bloomberg/Archivo

Un renovado interés en los video juegos japoneses antiguos está llevando a compradores a los mercados online y tiendas que ...