prófugo. Hasta mes y medio antes de su captura, las autoridades ticas nunca persiguieron al militar.

Quiel y su vida normal en Costa Rica

Era tan pobre, en Costa Rica, que comía pan y sardina. Luego fue empresario y hasta ganó una licitación.

Ahora denuncia que es un perseguido político, por lo cual comenzó una huelga de hambre.

FAMILIA. La casa donde el capitán (R) vivía con su esposa y dos hijos. FAMILIA. La casa donde el capitán (R) vivía con su esposa y dos hijos.
FAMILIA. La casa donde el capitán (R) vivía con su esposa y dos hijos.

SAN JOSÉ, Costa Rica. - Aunque era un prófugo internacional condenado por homicidio, Evidelio Quiel llevaba una vida tan normal que cualquiera hubiese pensado que era un ciudadano más. Hasta mes y medio antes de su captura, las autoridades ticas nunca persiguieron al capitán (R) de las desaparecidas Fuerzas de Defensa de Panamá. Quizá eso fue lo que provocó la confianza en Quiel, que le permitió desarrollar las actividades más regulares que pudieran imaginarse. Hasta participó en un acto oficial tres días antes de que lo capturaran. Como había ganado una licitación estatal, Quiel apareció en el acto junto al ministro de Hacienda costarricense, Federico Carrillo.

La empresa de Quiel, Full Master S.A., se adjudicó un contrato con el Estado costarricense, en julio de 2005, para implementar un sistema de tecnología informática que consiste en colocarle un marchamo electrónico a furgones para lograr ubicarlos, por satélite, en caso de ser robados. Cada uno de estos artefactos electrónicos cuesta 80 dólares y se espera que al menos unos 20 mil dueños de contenedores compren el producto.

Quiel, incluso, fue invitado por la Cámara de Transportes de Costa Rica para que dictara una charla sobre los beneficios de este sistema tecnológico. Todo fue cubierto por los medios de comunicación de Costa Rica. El 18 de octubre pasado apareció en varios periódicos promocionando sus aparatos.

Sin embargo, Quiel -condenado a 20 años por su participación en la ejecución a nueve militares que intentaron darle un golpe a Manuel Antonio Noriega- ignoraba que el 1 de septiembre pasado un informante anónimo dio a las autoridades los antecedentes del ex militar en Panamá. El informarte pudo haber sido, según se informó, uno de los empresarios competidores de Quiel.

El mismo 1 de septiembre la Interpol de Costa Rica pidió información a su homóloga panameña, la cual contestó siete días después confirmando que, en efecto, Quiel era requerido en Panamá por su participación la denominada "Masacre de Albrook".

Desde ese momento, según el informe de Interpol de Costa Rica, el militar panameño estuvo bajo vigilancia. Se armó todo un expediente sobre sus actividades rutinarias, las personas con las que residía y las que frecuentaba.

El hecho de que Quiel se había casado con un ciudadana hondureña, siete años antes y tenía dos hijos con ella, ambos costarricenses, impedía su deportación a Panamá. El Segundo Tribunal de Justicia de Panamá pidió, a través de Interpol, la detención con fines de extradición. Fue así como el 19 de octubre pasado el Tribunal de Juicio de San José emitió una orden de arresto contra Quiel. Mientras tanto, el prófugo panameño continuaba su vida rutinaria en Costa Rica. Pero solo hasta las 6:00 de la mañana del 21 de octubre. Ese día, Quiel caminaba hacia una tienda que queda a unos metros de su casa, en el residencial Vega del Río, en Aserrí, en el centro de San José. Compró un jugo de cartón para la merienda de su hija, de seis años, a quien llevaba al kinder, y un litro de leche, para su pequeño hijo de cinco meses de nacido. Se despidió, con besos, de su esposa Mariaisabel y su pequeño hijo. Abordó su auto, un Toyota Cresida color gris, y manejó hasta el kinder de su hija, a solo unos minutos de su casa.

Efectivos de la Interpol y de la Policía motorizada observaban de cerca todos sus pasos. Cuando dejó a su hija y conducía por una de las avenidas principales, dos motorizados se adelantaron a su auto y le hicieron señales que se detuviera. Al comandante de la motorizada de Costa Rica, Rogelio Ramos, (quien recibió entrenamiento con la fuerza Lince, de Panamá) le correspondió hacer la captura. Quiel no se resistió y tampoco estaba armado.

Eduardo Guzmán, comandante de la Policía Metropolitana de Costa Rica, declaró que Quiel llevaba una vida normal y que en este país no tiene ningún prontuario policial, pero se investiga cómo obtuvo toda la documentación migratoria que le permitió ser residente en Costa Rica con todos los derechos.

Quiel declaró a La Prensa que ingresó a Costa Rica, por Paso Canoa, en agosto de 1990, y que nunca salió de ese país, pero un informe de Migración de Costa Rica revela que entró a ese país el 11 de agosto de 1997, procedente de Honduras. El 5 de junio de 1999 solicitó su residencia, la cual le fue otorgada tres meses después.

SUS VECINOS

La gente que conocía a Quiel lo considera un excelente vecino, un padre ejemplar y un católico devoto. Adán Mairena, un nicaragüense radicado en Costa Rica, dijo que hasta lloró cuando se enteró de que su vecino era un militar buscado por el homicidio de nueve personas. "No lo podía creer, él era un hombre ejemplar en todo el sentido de la palabra", expresó Mairena.

Siempre iba a misa los domingos, hacía ejercicios matutinos y atendía muy bien a sus hijos y esposa, señaló Marcos Retana, otro de sus vecinos.

Bernal Chinchilla, el dueño de la pulpería del barrio donde residía Quiel, manifestó que nunca se imaginó que se trataba de un militar prófugo de la justicia, pues siempre lo consideró como una persona honesta y correcta en sus actuaciones.

La residencia de Quiel, según sus vecinos, la hizo con mucho esfuerzos y sacrificio, porque en un principio el militar se quedó sin trabajo y su esposa era quien mantenía a la familia.

En ocasiones, Quiel solo comía pan y sardinas para economizar, "aunque le ofrecí ayuda económica, nunca me pidió prestado", dijo Mairena.

Ahora Quiel se encuentra en huelga de hambre, en la cárcel de primer ingreso de San Sebastián, donde hay otros 600 detenidos.

"Estoy dispuesto a librar otra guerra, pero esta vez para demostrar mi inocencia, porque soy un perseguido político", declaró.

Hizo un llamado a sus ex compañeros de armas, en especial a los integrantes de la compañía Macho de Monte, para que digan la verdad de lo ocurrido el día del fallido golpe a Noriega, el 3 de octubre de 1989.

"Asunción Gaitán y Chalo González saben la verdad, yo no tuve nada que ver en esa masacre", declaró.

Calificó como horrible e inhumano lo ocurrido dentro del hangar de Albrook, aquel 3 de octubre. Según dijo, él nunca tuvo comunicación directa con Noriega, quien dijo es el responsable de destruir la imagen de la institución.

Expresó que después de la invasión del 20 de diciembre de 1989, fue detenido, interrogado y torturado por soldados estadounidenses. Pudo escapar de los norteamericanos y solo recibió el apoyo de Balbina Herrera, actual ministra de Vivienda.

Carlos Ibarra, el abogado de Quiel en Costa Rica, manifestó que todavía tiene la posibilidad de presentar varios recursos legales para evitar la extradición de Quiel, y que las posibilidades de que su cliente salga libre, son muchas.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

TRADICIONES Parita sigue festejando los 459 años de su fundación

El primer desfile de Parita se realizó en 1937, siendo su organizador Ildebrando Luna. El primer desfile de Parita se realizó en 1937, siendo su organizador Ildebrando Luna.
El primer desfile de Parita se realizó en 1937, siendo su organizador Ildebrando Luna. Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Con un tradicional desfile de carretas se cerraron este domingo 20 de agosto los festejos por la conmemoración de la fundación ...

Crecida del río Idaan informa que plantas potabilizadoras de Cabra 1 y Cabra 2 están fuera de operaciones

Alguno de los sectores afectados: Jardines de Pacora, Nueva Esperanza, Cerro Azul, Villas de Altamira, Los Rosales y Santa Rita. Alguno de los sectores afectados: Jardines de Pacora, Nueva Esperanza, Cerro Azul, Villas de Altamira, Los Rosales y Santa Rita.
Alguno de los sectores afectados: Jardines de Pacora, Nueva Esperanza, Cerro Azul, Villas de Altamira, Los Rosales y Santa Rita. Tomado de @IDAANinforma

El Instituto de Acueductos y Alcantarillados Nacionales (Idaan) informó este domingo 20 de agosto, a través de su cuenta de ...

emergencia humanitaria Angela Merkel: recibir a refugiados fue una ‘decisión correcta’

La canciller alemana Angela Merkel. La canciller alemana Angela Merkel.
La canciller alemana Angela Merkel. AP/Archivo

La canciller alemana Angela Merkel defendió este domingo 20 de agosto su decisión de abrir hace dos años las fronteras del ...