Recordatorio El vuelo de la alondra de Penonomé

Gladys de la Lastra  Gladys de la Lastra
Gladys de la Lastra

"¿Sabes que se murió la compositora típica Gladys de la Lastra?", era la noticia que corría de boca en boca el pasado miércoles. Inmediatamente algunas emisoras de radio comenzaron a poner las tamboreras de su extenso repertorio, los medios de comunicación rebuscaban fotografías y datos históricos en los archivos y las asociaciones de artistas de Panamá copiaban modelos de resoluciones que serían presentadas en su sepelio.

Gladys de la Lastra constituye el típico caso de personas olvidadas en vida y recordadas cuando llega la muerte. Esta digna exponente del folclor nacional llevaba años tratando que se le hiciera justicia y se reconocieran sus grandes aportes a la patria que tanto amó y dedicó sus canciones.

Era oriunda de Penonomé, provincia de Coclé. Cursó estudios en la escuela Simeón Conte y la secundaria la hizo en el Instituto Nacional. Desde los nueve años de edad demostró sus aptitudes artísticas. Durante toda la semana se ha escuchado el tradicional pregón "la cultura está de luto", que sale a relucir cada vez que muere un artista. Y es que Gladys de la Lastra es la autora de más de un centenar de composiciones, muchas de ellas con emotivos mensajes patrióticos.

Recuerdo una ocasión cuando cantó "Romance salinero" en el Club Lafayette de Aguadulce. La bañaron con pétalos de rosas. Entre sus tamboreras más famosas figuran "Panamá soberana", "Romance salinero", "Soberanía", "Sueño de verano", "Como el Zaratí no hay". En 1981 fue galardonada con uno de los reconocimientos más importante de su larga trayectoria: el primer premio en el Festival de la canción del Mediterráneo y América Latina, celebrado en la ciudad de Estoril, Portugal. Su melodía "Tengo, tengo, tengo", causó sensación entre los jueces del certamen. A los 17 años compuso su primera canción "La princesa del Zaratí". La larga enfermedad, que debilitó su anatomía pero no su espíritu, nunca pudo despojarla de su entusiasmo. Gladys se empinaba en su silla de ruedas para cantarle a las pocas personas que se acordaban de ir a verla. Ya sólo queda cumplir con el trillado ceremonial de leer resoluciones, lamentaciones tardías y condolencias. Ella vivió sus últimos años en el olvido, pero aún después de su muerte todavía nos regala la belleza de su inagotable e imperecedera inspiración.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

CARRERA Fallece comediante y activista Dick Gregory

Dick Gregory. Dick Gregory.
Dick Gregory. Tomada del nytimes.com

Dick Gregory, quien rompió las barreras raciales en la década de 1960 y utilizó el humor para esparcir mensajes de justicia ...

BÉISBOL Sabathia sale de lista de lesionados y da triunfo a Yanquis

Sabathia (10-5) permaneció en la lista de los lesionados por un dolor en la rodilla derecha. Sabathia (10-5) permaneció en la lista de los lesionados por un dolor en la rodilla derecha.
Sabathia (10-5) permaneció en la lista de los lesionados por un dolor en la rodilla derecha. AFP

CC Sabathia retiró a 13 de sus primeros 14 rivales en el encuentro que marcó su retorno tras dejar la lista de los lesionados, ...