Sistema penitenciario. Proceso se extenderá a 75 cárceles.

Reos serán reclasificados

La idea esencial es separar a condenados de procesados, novatos de reincidentes, jóvenes de viejos.

Las autoridades reconocen que la existencia de pandillas en los penales dificultará el proceso.

PLAN PILOTO. La separación de los internos comenzará en la cárcel de El Renacer y luego se extenderá al resto del país. PLAN PILOTO. La separación de los internos comenzará en la cárcel de El Renacer y luego se extenderá al resto del país.
PLAN PILOTO. La separación de los internos comenzará en la cárcel de El Renacer y luego se extenderá al resto del país.

Los 11 mil 215 reclusos que purgan condenas o esperan por estas en las cárceles panameñas ya no tendrán que vivir "juntos y revueltos", pues luego de incontables intentos –y tras decenas de años de quejas sin eco–, por fin la Dirección General del Sistema Penitenciario implementará un proceso de reclasificación de reos.

La noticia, difundida con muy bajo perfil durante la semana pasada, da cuenta de que el proceso comenzará con un plan piloto en el Centro Penitenciario El Renacer, situado en Gamboa.

Luego, la clasificación se extenderá a los 75 centros de reclusión que hay en el país, de acuerdo con una serie de criterios básicos de separación.

En principio, las autoridades tienen claro que las cárceles poseen una capacidad para albergar a 7 mil 162 internos, pero la población real es, como se dijo, de 11 mil 215 reclusos, de los cuales apenas 4 mil 486 están condenados y los restantes 6 mil 729 esperan las sentencias.

José Iván Guerrero, jefe del Departamento de Tratamiento y Rehabilitación del Sistema Penitenciario, precisó que la primera clasificación global reitera la división entre mujeres y hombres, pero incluye la separación de éstos de los homosexuales.

Luego, los que cumplen condena serán separados de los que esperan juicios, mientras que la población de riesgo, es decir, ex funcionarios administrativos o de entidades de seguridad, gozará de una más precisa subdivisión.

La población joven estará separada de la adulta; y los discapacitados físicos, mentales o funcionales, al igual que los que tienen enfermedades infecto-contagiosas pasarán a lugares comunes. Los "novatos" ya no estarán con los reincidentes.

Períodos y pruebas

El proceso de clasificación se ampara en lo establecido en la Ley 55 del 30 julio de 2003, por medio de la cual se reorganizó el sistema penitenciario.

A fin de desarrollarlo, el Sistema Penitenciario se apoyará en juntas técnicas formadas por psicólogos, abogados, trabajadores sociales, y en los jefes de seguridad y directores de las cárceles donde los detenidos cumplen condena.

Guerrero explicó que la junta técnica se encargará de confeccionar el perfil de los detenidos, para posteriormente reubicarlos, tomando en cuenta cinco niveles o períodos para la clasificación.

Las etapas se iniciarán con la "observación", que permitirá la identificación de detenidos violentos, peligrosos y con menos posibilidades de rehabilitación, para entonces reunirlos en aquellos grupos que tendrán restricciones de movilidad y recibirán "tratamiento especial".

Después vendrá el período "probatorio", en el que las autoridades esperan ubicar en grupos a la mayoría de los presos, que tendrán menos restricciones que los primeros.

Entretanto, en la etapa de "pre-libertad" estarán los reos que gozan de cierto nivel de confianza, es decir, aquellos que laboran en los penales; mientras que el cuarto período estará formado por los reclusos que tienen permiso laboral y de estudio.

El quinto y último período será el de la libertad vigilada e incluirá a los que reciben medidas cautelares distintas a la detención preventiva.

Dificultades y críticas

José Iván Guerrero admitió que el principal problema que confrontará el proceso tiene que ver con el hecho de que casi todos los expedientes de los reclusos están incompletos por diversas causas.

Además, es necesario capacitar a los 800 empleados del Sistema Penitenciario y, finalmente, controlar a las bandas y pandillas que operan dentro de los penales.

A juicio de Javier Justiniani, presidente de la Fundación Pro Ayuda del Detenido, los problemas del sistema carcelario no se resolverán con una clasificación de presos, pues, según su criterio, todo se reduce a un asunto de hacinamiento y malas condiciones en las cárceles.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

Fotografía Homenaje vernacular a la fe

Homenaje vernacular a la fe Homenaje vernacular a la fe Galería
Homenaje vernacular a la fe La Villa de Los Santos/LA PRENSA/ Alexander Arosemena

Estados Unidos Cinco senadores republicanos se oponen a reformar Obamacare

El proyecto de Trump supone que 23 millones de estadounidenses perderán su seguro médico dentro de una década El proyecto de Trump supone que 23 millones de estadounidenses perderán su seguro médico dentro de una década
El proyecto de Trump supone que 23 millones de estadounidenses perderán su seguro médico dentro de una década AP/Susan Walsh

Dean Heller, de Nevada, es el quinto senador republicano en declarar su oposición al actual plan del Partido Republicano para ...

Mafia Subastan canción compuesta por Al Capone

A subasta joyas de Al Capone, Bonnie y Clyde A subasta joyas de Al Capone, Bonnie y Clyde
A subasta joyas de Al Capone, Bonnie y Clyde

Artefactos relacionados con algunos de los gangsters más célebres de Estados Unidos serán subastados durante el fin de ...