miseria. LOS PEPENADORES SUFREN DE PROBLEMAS RESPIRATORIOS Y DE PIEL.

Reportaje Así se vive en Cerro Patacón

BÚNKERS | Justo donde los camiones vierten la basura, los pepenadores levantan chozas para protegerse del sol o de la lluvia. Allí también guardan toda la mercancía que “rescatan” del basurero. BÚNKERS | Justo donde los camiones vierten la basura, los pepenadores levantan chozas para protegerse del sol o de la lluvia. Allí también guardan toda la mercancía que “rescatan” del basurero.

BÚNKERS | Justo donde los camiones vierten la basura, los pepenadores levantan chozas para protegerse del sol o de la lluvia. Allí también guardan toda la mercancía que “rescatan” del basurero.

513478 513478

513478

Víctor Díaz le convendría, quizás, que su vida fuera un paréntesis. Sólo un suspenso, como diría Mario Benedetti. Pero como la vida de Víctor no es poesía y su hambre es un vagido real, sus rizos convertidos en amasijos de hebras tiesas golpean.

Tirado de cara al sol sobre una docena de bolsas plásticas repletas de papel, a Víctor no lo inmuta ni el calor ni el olor. Nacido en Loma Cová hace 40 años, malvive desde hace 12 en el basurero de la ciudad recogiendo lo que otros desechan. Muy quieto, sobre su bulto de basura, Víctor explica bien su estado: "Si me muevo, me roban el trabajo", dice, mientras sonríe y muestra su diente color plata.

Es casi mediodía en el vertedero de la ciudad y allí los gritos de los pepenadores se funden con el rugir de las orugas. En el relleno sanitario de Cerro Patacón hay un olor perenne que provoca ardor en la nariz y un nudo en el estómago. Cada día se depositan allí mil 200 toneladas de basura, lo que equivale a la carga de 100 camiones recolectores. Una vez que los desechos son vertidos, cientos de personas se abalanzan para tomar cualquier cosa que les sirva.

Muchos de los que allí conviven entre la suciedad y el zumbido de las moscas llegan desde Mocambo, Kuna Nega y San Francisco, comunidades que se han formado en los alrededores de un relleno que empezó a funcionar en 1985 para reemplazar el vertedero de Panamá Viejo.

Hace unas semanas, sin embargo, la rutina varió. Los pepenadores andaban en sus faenas cuando unos vehículos municipales llegaron hasta la cima y los invitaron a bajar a la "base". Algunos salieron corriendo.

Se supone que en el relleno no debería vivir nadie pero, como dice el gerente social del Municipio de Panamá, Hugo Morgado, "como sabemos que, de hecho, la gente está aquí", cada año se realizan tres giras médicas para controlar las enfermedades usuales entre los pepenadores.

En la primera gira de este año se encontró lo de siempre: resfriados y bronquitis, parasitosis y escabiasis, adicciones, anemias e hipertensión. En total fueron 173 personas; 22 de ellas, niños.

Historias del basurero

Llega un día que, de tanto buscar entre material descompuesto, los dedos se convierten en muñones negros que duelen. Otras veces el dolor no es tanto. Tal vez sea porque, entre tanto desconsuelo, unos hongos no importan mucho...

De los más de 200 pepenadores que se calcula merodean por el relleno sanitario, una buena parte vive en los alrededores o ha construido chozas a las que llaman búnkers.

Rosa López yace dentro de uno de ellos. Cubierta con una sábana, su cuerpo es sólo huesos. En cama desde hace cuatro días, Rosa vive de la caridad de otros que, como ella, están en la miseria.

La superficie utilizada de Cerro Patacón son ya 25 hectáreas. La primera fase se clausuró y ahora toda la basura se deposita en lo que se convertirá en el segundo cerro.

Así como Víctor encuentra en el basurero papel, de vez en cuando, entre el avance y retroceso de los tractores, aparecen paquetes extraños.

En 1995, por ejemplo, emergió de entre el basural el tronco de una mujer que resultó ser el de Amparo Morales, asesinada en un apartamento del edificio Tuira, en Tumba Muerto, la noche del 20 de septiembre de ese año.

En otra ocasión, lo que se formó en la cima del vertedero llamó la atención de los empleados administrativos. Era obvio que una "fiesta" se había formado. ¿La razón? Cientos de fajos de billetes aparecieron y todos peleaban por tomar alguno. Al poco rato no quedaba ni un dólar.

Rosa, con todo y sus dolencias, tiene su forma de explicar la esperanza de los que allí viven: "Aquí, yo he encontrado billetes de lotería, plata, de to'o", dice. Por el momento, ella solo intenta pasar los días. Sobrevivir su propio paréntesis. Como Víctor, sobre su montaña de basura. O como Elibardo que, sentado sobre un colchón en su búnker, abre con infantil ilusión la caja de medicinas que le ha tocado. Es como si un poquito de salud les bastara para todo el año.

TEXTO: Ana Teresa Benjamín FOTOS: Bernardino Freire y Maydée Romero

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

Hay dos muertos Atropello masivo en Barcelona es considerado acto terrorista

Este atentado dejó por lo menos dos muertos. Este atentado dejó por lo menos dos muertos.
Este atentado dejó por lo menos dos muertos. AFP

Las autoridades españolas ya consideran el atropello masivo ocurrido en la tarde de este jueves 17 de agosto en Las Ramblas de ...

FUE REPROGRAMADA PARA SEPTIEMBRE Bosco Vallarino y su defensa no comparecen ante audiencia

Bosco Vallarino, exalcalde de la ciudad de Panamá. Bosco Vallarino, exalcalde de la ciudad de Panamá.
Bosco Vallarino, exalcalde de la ciudad de Panamá. LA PRENSA/Archivo

El exalcalde de la ciudad de Panamá Bosco Vallarino no compareció este jueves 17 de agosto de 2017 a la audiencia programada ...

DIPLOMACIA Mike Pence ya está en camino a Panamá

El avión despegó rumbo a Panamá a las 6:26 a.m. El avión despegó rumbo a Panamá a las 6:26 a.m.
El avión despegó rumbo a Panamá a las 6:26 a.m.

El Air Force 2, en donde viaja el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, junto con su comitiva, salió desde la ciudad ...