DONDE LOS NÚMEROS TIENEN CARAS ABANDONO.El Estado está ausente de los caseríos más alejados de la carretera.

Salto al país llamado pobreza

La comunidad de Guacamaya está en el distrito más pobre de Panamá, según el MEF.

Ni salud ni educación ni trabajo para indígenas ngöbe, entre los que tampoco hay diferencias de ingreso.

Estas dos mujeres y sus hijos despiertan sobre uno de los tres camastros de esta cabaña, en la que sumados todos los enseres, no se llega a los 100 dólares. Estas dos mujeres y sus hijos despiertan sobre uno de los tres camastros de esta cabaña, en la que sumados todos los enseres, no se llega a los 100 dólares.

Estas dos mujeres y sus hijos despiertan sobre uno de los tres camastros de esta cabaña, en la que sumados todos los enseres, no se llega a los 100 dólares.

Todos trabajan para superar el día a día. Esta niña muele sorgo, que después se usará para hacer una especie de chicheme. El maíz y el guineo completan la dieta básica de estos ngöbe. Todos trabajan para superar el día a día. Esta niña muele sorgo, que después se usará para hacer una especie de chicheme. El maíz y el guineo completan la dieta básica de estos ngöbe.

Todos trabajan para superar el día a día. Esta niña muele sorgo, que después se usará para hacer una especie de chicheme. El maíz y el guineo completan la dieta básica de estos ngöbe.

8pobrezab 8pobrezab

8pobrezab

Los mapas engañan si no se los recorre con cuidado. A simple vista, solo existe un Panamá: geografía retorcida entre dos océanos, habitada por poseedores de un solo pasaporte.

Pero la topografía de la realidad es más contundente. De hecho, si usted está leyendo este artículo, no pertenece al mismo país del que vamos a hablar. En esta nación a la que nos referimos no hay carreteras por las que circular y, por tanto, no son admitidos los carros si no tienen cuatro patas.

En este universo al que usted no pertenece, no hay camas ni cafeteras ni batidoras ni refrigeradoras ni aire acondicionado ni abanicos. En este mundo, la televisión es un holograma de un presente en el que no hay luz eléctrica, la salud es una entelequia lacerante; la educación, una ausencia a ritmo de saloma; la Teletón suena a nombre de río, y el 911 de emergencias una fecha en el calendario del olvido.

El lugar de la estadística

Bienvenido, estimado lector, a Guacamaya, este caserío del distrito ngöbe de Müna, este lugar que, según el Mapa de la Pobreza que publicó el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) en 2005, es el más pobre del país. El 99% de sus habitantes son pobres extremos, y el 1% restante, después de conocer Guacamaya, debe ser algún margen de error del oficinista de turno.

Un momento... Le hemos dado la bienvenida demasiado fácil. Para entrar a Guacamaya, primero deberá cambiar de planeta. Y eso no es tarea fácil. El camino va de más a menos; de autopista de cuatro carriles a desfiladero. Desde ciudad de Panamá, deberá alcanzar Santiago, luego, conducir más de una hora hasta el cruce de Viguí y desviarse para tomar agarrar un camino de tierra que algún desocupado consideraría una pista de pruebas para 4x4 y en el que se demorará, si tiene cierta pericia, dos horas y media más.

Cuando llegue al puente colgado sobre el río Tabasará, deje el carro, de nada le sirve en este país de olvido. Tome un respiro en Llano Ñopo, el último pueblo completo que encontrará, y aventúrese a una caminata de loma y muy señor mío en la que gastará unas nueve horas, un par de botas y todas las reservas de oxígeno y voluntad que ahorraba desde hace años.

En este paraje deforestado de belleza extrema no encontrará Estado y para calcular la dimensión del abandono de Guacamaya, ni siquiera podrá comprar una Coca Cola: único testigo de la civilización en zonas empobrecidas y que en este recorrido solo se consigue –y caliente como el infierno– hasta Cerro Javilla, a unas cinco horas a pie de Guacamaya.

La pobreza de Guacamaya tiene una característica paradójica, como paradójica es el Panamá cuya economía crece al 8% excluyendo a miles de ciudadanos de tan deslumbrante porcentaje: esta comunidad no solo tiene el récord de pobreza sino el de igualdad.

En Guacamaya no hay un solo rico, nadie tiene más que el vecino, e Ignacio Reyes López, el llamado jefe inmediato en la jerarquía ngöbe buglé, luce la misma pobreza que el resto de los 260 vecinos de la comunidad (entre los que hay unos 180 menores de edad).

Las posesiones

Entre todos, juntan 10 caballos, una veintena de vacas, unos 180 pares de zapatos agujereados por el tiempo, 50 pares de sandalias de color indescriptible y unos anhelos que resume en dificultoso español Luis López Javilla: "Maestros para que los niños sean más que nosotros y médico para no morirnos acá".

La mayoría de los indígenas piden solo esas dos cosas. Las exigen porque, hasta ahora, educación es equivalente a una escuela desvencijada en madera carcomida por el tiempo y los insectos a la que están destinados tres maestros que en el pasado curso solo daban clases dos días a la semana a los 105 niños y niñas matriculados.

"Aquí los niños se gradúan de sexto grado sin saber leer. Ni siquiera firman", explica el "presidente de la escuela", Joaquín Robles, guardián de las llaves de una cerca que no cierra y del enfado de los padres que lo eligieron como representante.

‘No es justo’

Hilda, una mujer seria y que solo habla ngobere, se queja de la injusticia: "Los padres y madres de familia tenemos que caminar un día entero para traer los materiales para la mejora de la casa de los maestros y ellos casi ni vienen". La Escuela 2871 –ese es el código del Ministerio– no parece escuela.

El reclamo es generalizado y se conjuga con el hecho de que los maestros son "latinos" y, con ellos, la cultura ngöbe se diluye en los salones de clase.

— ¿Hay algún muchacho de la comunidad que esté estudiando secundaria?

— Había uno, el hijo de Emilio, que estaba en Santiago, pero perdió los papeles de la beca y fue a trabajar a Boquete.

¿Trabajo o esclavitud?

El trabajo como cosechador de café es la única fuente de dólares para estas gentes, que necesitan billetes para comprar azúcar, sal, arroz, querosín, enlatados, zapatos o medicinas. Casi todo, porque lo único que se produce en Guacamaya es guandú, sorgo, guineo chino y maíz –aunque las lluvias de noviembre arrasaron con los cultivos–.

"Mire usted, me da como algo decirlo porque yo soy panameño, pero en Costa Rica nos tratan mejor", explica Benito en voz baja. Se refiere a las condiciones en las plantaciones de café de Boquete. "Nos alojan como animales, sin luz ni baño, y nos pagan a dólar la lata [de 5 galones]". Los hombres explican que alguien con práctica puede cosechar seis latas al día; el lento llega a las dos latas. En conclusión: entre 2 y 6 dólares de salario diario.

"En Costa Rica nos pagan casi el doble por lata, las barracas tienen luz y están buenas y ellos pagan el transporte desde la frontera", continúa otro vecino. El problema, como siempre, es la plata, el radio que dibuja el círculo vicioso de la pobreza. Para llegar a Boquete se necesitan 8 dólares; para alcanzar la frontera, 40.

Educación y trabajo son problemas graves, pero lo de la salud es quizá más sangrante. Hace tres años, el Gobierno invirtió 10 mil dólares en construir un centro de salud con dos salas. Las llaves –siempre alguien las custodia, como quien guarda esperanza– las tiene Alfredo López, al que llaman el "promotor de salud".

Alfredo no sabe nada de medicina ni ha hecho jamás un curso. "En realidad soy más como un auditor social". Un auditor sin nada que auditar porque el centro de salud jamás se inauguró, tampoco se dotó y simplemente es como un monumento a la desidia. Eso sí, es lo único de bloque que hay en kilómetros a la redonda.

Kilómetros para nada

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo más Visto Nuevo Comentado

Lo último en La Prensa

caso odebrecht Exdirector de Pemex dice que su patrimonio es legítimo

Emilio Lozoya garantizó que todo su patrimonio ha sido ganado lícitamente con el trabajo de más de 20 años. Emilio Lozoya garantizó que todo su patrimonio ha sido ganado lícitamente con el trabajo de más de 20 años.
Emilio Lozoya garantizó que todo su patrimonio ha sido ganado lícitamente con el trabajo de más de 20 años. AFP/Alfredo Estrella

El exdirector de Pemex Emilio Lozoya aseguró el jueves que todo su patrimonio es legítimo, lícito y fruto de su trabajo, al ...

CONDENAN VIOLENCIA RACIAL Trump atiza polémica en Estados Unidos al deplorar retiro de estatuas de confederados

El monumento del general Robert E. Lee, es uno de los mil 500 símbolos confederados en el espacio público de Estados Unidos. El monumento del general Robert E. Lee, es uno de los mil 500 símbolos confederados en el espacio público de Estados Unidos.
El monumento del general Robert E. Lee, es uno de los mil 500 símbolos confederados en el espacio público de Estados Unidos. AP/Archivo

Donald Trump, cuestionado dentro y fuera de Estados Unidos por no condenar enfáticamente hechos de violencia racial, atizó el ...

Posibles negociaciones con Stephen Daldry Obi-Wan Kenobi protagonizará el próximo 'spin-off' de 'Star Wars'

El fallecido actor Alec Guinness interpretó al maestro jedi en la trilogía original. El fallecido actor Alec Guinness interpretó al maestro jedi en la trilogía original.
El fallecido actor Alec Guinness interpretó al maestro jedi en la trilogía original. Tomado de @RochdaleHerald

El maestro jedi Obi-Wan Kenobi protagonizará el próximo spin-off de la franquicia Star Wars, cuyos responsables están en ...