DÍA DEL GUARDAPARQUE. PANAMÁ CUENTA CON 332 VIGILANTES DE LA NATURALEZA.

Un trabajo de la selva

Vigilantes, orientadores, jardineros y también conservacionistas, esos son los guardaparques.

Como parte de la faena, quienes cuidan las áreas protegidas espantan chitras y tienen turnos rotativos.

PARQUES. Jessica Rosas es la jefa de guardaparques del Parque Natural Metropolitano, el cual cuenta con 232 hectáreas y cinco responsables de la vigilancia. PARQUES. Jessica Rosas es la jefa de guardaparques del Parque Natural Metropolitano, el cual cuenta con 232 hectáreas y cinco responsables de la vigilancia.
PARQUES. Jessica Rosas es la jefa de guardaparques del Parque Natural Metropolitano, el cual cuenta con 232 hectáreas y cinco responsables de la vigilancia.

Jessica Rosas es guardaparque. La única mujer entre los cinco que hay en el Parque Natural Metropolitano, y la jefa de todos.

En su oficina, desde donde también dirige el programa de rescate de fauna silvestre, no enciende la luz ni el aire acondicionado. Es su "granito" conservacionista. Su padre es panameño, pero ella nació y creció en Argentina.

Allá se graduó de guardaparque y desde hace ocho años vive en Panamá, donde le tocó volver a aprender nombres de animales y plantas para trabajar en medio del bosque tropical.

Hasta hoy, Día del Guardaparque panameño, la Autoridad Nacional del Ambiente, (Anam) tiene registrados 332 funcionarios en ese cargo, el doble de lo que había hace tres años. Estos cuidan los 16 parques nacionales.

En el Parque Natural Metropolitano, cuando se necesita personal para vigilar sus 232 hectáreas, no se pone un anuncio en el periódico con: "Se busca guardaparques".

Gente amable con machete

Según Rosas, pocos entienden lo que es. Aparecen ingenieros con extensos currículum que cuando comprenden el trabajo y lo que van a ganar por él, no aceptan. En este parque, a pocos metros de la ciudad, se necesitan vigilantes de la naturaleza que estén dispuestos a trabajar turnos rotativos, que sepan agarrar un machete para despejar senderos, que arreglen escalones, que ofrezcan una sonrisa y orienten a los visitantes y que puedan proteger el bosque de cazadores ilegales y otros malhechores. Otra de sus tareas es acompañar a los científicos en sus investigaciones y a las personas que realizan filmaciones en el lugar, para vigilar que no se dañe la naturaleza en el proceso.

A estos vigilantes se les pide como requisito un título de secundaria y licencia de conducir. Los que trabajan en este lugar están entre los 20 y 40 años de edad. El novato es entrenado por los más viejos en el oficio. No muchos de los que contratan aguantan.

Es un trabajo donde hay que espantar chitras y cuidarse de las garrapatas (alcohol con hojas de tabaco es lo mejor contra ellas). Los turnos son rotativos. Se pasan noches en vela en la selva, cuyos ruidos (rugidos, silbidos, aleteos) ponen los pelos de punta al principiante.

Comenta Rosas que "la gente viene al parque de día y dice: ‘Aquí no hay nada, solo palo y monte’. De noche se escucha mejor la vida en la selva".

No se lleve las plantas

Cerquita de la ciudad, el Parque Metropolitano tiene, para los cuidadores, la ventaja de que pueden viajar a su casa con frecuencia, es un parque accesible donde se reciben muchas visitas. Pero, esa accesibilidad lo hace también más vulnerables a cazadores, personas de malvivir que lo usan como refugio o gente que tala. Cuando se sorprende a una persona en una falta se le llama la atención, como el caso de las doñitas que se llevan brotes de plantas, o se le conduce a la Anam, como también se procede con cazadores y taladores ilegales.

Los mejores vigilantes de la naturaleza desarrollan habilidades extraordinarias para el resto de su vida. Pueden diferenciar si se acerca un animal o una persona, y detectan la presencia de esos cazadores que quiebran tallos para no perderse al regreso. También encuentran pisadas humanas, que a simple vista no se ven, sobre una alfombra de hojas.

Rosas dice que las cualidades del guardaparque las tienen los amantes del campismo, que recogen la basura de la playa, así no sea de ellos, y aprecian el espacio verde. No son gente que dice: "Ese monte hay que tumbarlo y tirar cemento".

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

Locales Audiencia a el expresidente Ricardo Martinelli

Audiencia a el expresidente Ricardo Martinelli Audiencia a el expresidente Ricardo Martinelli Vídeo
Audiencia a el expresidente Ricardo Martinelli LA PRENSA/Mónica Palm

El expresidente Ricardo Martinelli conocerá el 31 de agosto si es extraditado o no a Panamá.

CONCERTACIÓN Presidente recibe plan Visión de Estado Panamá 2030

Acto de entrega del documento. Acto de entrega del documento.
Acto de entrega del documento. Cortesía de la Presidencia de la República.

El Consejo de la Concertación Nacional entregó al presidente de la República, Juan Carlos Varela, el plan Visión de Estado a ...

INVESTIGACIÓN Exvicepresidente Felipe 'Pipo' Virzi, trasladado a la cárcel El Renacer

Felipe Pipo Virzi. Felipe Pipo Virzi.
Felipe Pipo Virzi. LA PRENSA/Ricardo Iturriaga

El exvicepresidente de la República, Felipe Pipo Virzi, fue trasladado este miércoles 23 de agosto al centro penitenciario El ...