Proyecto folclore Proyecto folclore

19 ago ¡Gracias María!

Temas:

Hola, mi nombre es Aida Velasco. Trabajo en Aprendo desde hace dos años, y soy parte del equipo que está haciendo “Proyecto Folclore”. Esta experiencia me ha llevado a conocer mucho más de lo que verdaderamente es FOLCLORE. Yo me consideraba medio experta por ser de Las Tablas y por haber vivido allá. Sin embargo, al empezar a empaparme del proyecto me di cuenta que no sabía casi nada; poco a poco, al ir estudiando y hablando con mucha gente he podido aprender de verdad.

Creo que una de las cosas más difíciles de este proyecto fue la toma de fotografías de los vestuarios del país. Wendy, la coordinadora del proyecto, me envió al festival de Guararé en septiembre pasado junto con mis compañeros Rosmery, Solangel y Alex, el fotógrafo, a buscar estas imágenes. Yo ya había ido como visitante al festival, pero solo un rato… ¡y no es lo mismo que llegar a trabajar!

Al llegar el viernes nos dimos cuenta que el espacio que nos habían conseguido para que Alex tomara las fotos era mínimo: de a milagro cabía la tela que se usa de fondo. ¡Ya empezábamos mal! Encima, comenzó a llover. Con un paragua de esos que usan las niñas que nos prestaron íbamos a buscar los distintos vestuarios. Después de un rato con el paragüita, ni modo, decidimos mojarnos del todo e irnos para la tarima para que apenas los bailarines terminaban, los apañáramos y se los lleváramos corriendo a Alex para que les tomara la foto.

Pero adivinen…. de repente nos salieron con que para subir a la tarima teníamos que estar acorde al lugar, es decir teníamos que estar “chaniao’s de típico”. Claro, ¡nadie nos había dicho nada antes! ¿Qué hacíamos? A eso de las 3 de la mañana decidimos irnos a dizque descansar y pensar, para levantarnos a las 6 de la mañana… Uf, dormir solo 3 horas, creo que esto solo lo había hecho en carnavales.

Fuimos a mi casa en Las Tablas a desayunar. Yo por supuesto como gran carateña comencé a quejarme de lo mal que me habían tratado en el festival. Pero allí saltó mi prima María de los Angeles Acevedo, que me dijo: “Aida: es que tú no sabeis que el director del Festival es primo tuyo, y que yo puedo alquilarles todos los vestuarios que necesitéis… y encima ¿no te acordáis que uno de los miembros del patronato es tu tío Felito?”.

¡Fueron palabras tan reconfortantes para Ros y para mí! Enseguida nos fuimos con María a buscar los vestidos y de ahí al hotel para que nos ayudara a vestirlos. Recuerdo que María llamó al director y le dijo: “Lijo cómo está, por ahí le mando a Aida su prima, nieta de Guillermo pa’ que me la ayude a subir a la tarima”. ¡Y al fin pudimos hacer nuestro trabajo… eso sí, hasta las 3 de la mañana! Regresando el mismo el domingo a Panamá con cientos de fotos de diferentes vestuarios, cansados pero felices, solo me quedo decir “gracias María! – a la prima y a la virgencita, por ayudarnos tanto.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.