Proyecto folclore Proyecto folclore

24 jul Un concurso de...¿empolleradas?

Temas:

Llegué ayer de Las Tablas, pensando cómo iba a escribir este blog sobre el Concurso Nacional de la Pollera.  Al final, toca decir lo que ví y que juzgue el lector.

El evento, programado para las 3:00 pm, comenzó retrasado.  Inició con la pasarela de las niñas mientras llegaba la reina.  El gimnasio se llenaba poco a poco;  ya para las 5:30 no cabía ni un mosquito más.  El calor era infernal y todos los asistentes sudaban a chorros.  Mi standcito promocional del proyecto de Polleras Panameñas cada vez se apiñaba más a la pared.  Era obvio que se había sobrevendido el evento.  Al ratito comenzó a sentirse un olorcito desagradable.  Los baños estaban al tope y no daban para más.

Al principio estaba super impresionada de ver tantas polleras juntas.  Al ratito se me quitó la emoción, y empecé a verlas con cuidado, al detalle.  Ví muchas cabezas mal arregladas;  en vez de hacerles trenzas dobladas, ví empolleradas con tembleques colocados sobre rodetes (que llamamos tortas) que parecían bolonchones trepados en la parte superior de la cabeza.  Se me antojaban casi como orejas de Mickey Mouse....    También había mucha exageración:  cabezas pequeñas con tal cantidad de tembleques, que parecían cascos de astronautas.    Labores apiñadas y demasiadas prendas, no para demostrar elegancia, sino exceso.  Fatal.

Con las montunas,  ví unas  con monedero y chácara, el equivalente de andar con dos carteras a la vez.   Unaaaaa de pimpollos en la cabeza, lazos en los moños y motas gigantescas.  Way too much, diría mi abuelita de 99 años.

En la entrada del gimnasio tenían fotos de antiguas reinas, y es impresionante el cambio ocurrido en los últimos 15 años con las polleras santeñas.  A mis ojos, se ha vuelto una competencia donde lo que vale es la riqueza y no la tradición.

El otro punto que me entristeció  es que me di cuenta que en realidad no es un concurso de polleras, sino de empolleradas.  Las reinas actuales y pasadas pesan muchísimo sobre el veredicto de los jueces;  habría que controlar esto más.  No es la labor artesanal y el diseño lo que estaba en juego, lamentablemente.  Me tomé el trabajo de preguntarle a los jueces si tenían una hoja control de items a juzgar, y la respuesta fue negativa.  Se deja mucho a la percepción y poco al análisis.

Me chocó no ver polleras de otras regiones de Panamá.  Es que si es un concurso nacional, debe ser VERDADERAMENTE de todo el país.  Eso ya lo esperaba, pero no dejó de molestarme.

No escribo este blog con el ánimo de ofender a nadie, sino con la esperanza de que los errores se corrigan a futuro y logremos un mejor concurso que celebre la tradición, en un ambiente más agradable y justo.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.