Proyecto folclore Proyecto folclore

30 sep La edición cachimbona

Temas:

Tengo cien canas de más producto de la edición más difícil de Proyecto Folclore: Vestuario 1, que sale este domingo 9 de octubre en La Prensa impresa.  Aquí están la mayoría de las polleras del país, con su contraparte masculina. Comencemos que este tema apasiona a cientos de panameños. Hay además, muchas peleas de quién tiene la mejor y cuál es la forma correcta de vestir. Además de estos problemas intrínsecos, teníamos mucho más que resolver.

La primera dificultad fue su estructuración. Yo leía y leía libros y folletos folclóricos, y más me enredaba. Pronto descubrí el problema: tenían un nivel de detalle que asumía conocimiento previo. Y claro, yo de conocimiento previo, ¡cero! Así que me dije que había que escribir esto para gente como yo: bruta folclórica. Okey, no bruta, más bien ignorante. Así que comenzamos por definir el palabrerío asociado con el vestuario folclórico.

El siguiente problema: cómo manejar las polleras regionales. La solución fue también pensar fuera de la norma: no estructurar por regiones, sino por TIPO de pollera. Así que dividimos las polleras en basquiñas, monturas, gala con labor y gala sin labor. ¡Bingo!

Luego vino el MAYOR PROBLEMA: la toma de fotos. Claro, la toma de fotos asume la BUSQUEDA y PUESTA de polleras. Algunas eran relativamente fáciles de conseguir. Otras, terriblemente complejas. Cosas como polleras encajonadas o penaconfusas que ya no se ven. Además, el arreglo de empolleradas no es cosa sencilla, y más si uno insiste en hacerlo lo más tradicionalmente posible.

A ese pequeño GRAN problema sumémosle la descripción de las polleras. Había que dominar el vocabulario, y explicar las cosas claramente. Queríamos abarcar mucho, pero el espacio no daba: así que lo dejamos lo más sencillo posible. El detalle quedará para una segunda parte del proyecto (jajaja pa´que queden picados!)

El resultado final me complace sobremanera. No aspiro a la perfección, porque en esto del folclore ello es creerse candidato a santo. Aspiro haber editado un compendio de polleras que cualquiera pueda entender, y que muestre la riquísima variación de vestuarios que tiene nuestro pequeño país.

Un “me quito el sombrero” a Rosmery en Aprendo, que tuvo que corretear decenas de polleras y escribir los textos; y a Alexander, nuestro fotógrafo y diseñador, que hizo un trabajo excepcional con esta edición. Siempre, SIEMPRE excede mis expectativas y con esta edición más que con ninguna.

Aquí les dejo una imagen de lo que verán este domingo 9 de octubre. Y no se pierdan nuestra segunda parte de vestuario el domingo 16 de octubre, con todos sobre bailes afro, danzas representativas e indígenas.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.